tendencias

Los colombianos están dejando de comprar chicles en tiendas, ¿por qué?

No obstante, según un estudio, este es uno de los snacks más consumidos en el país.


Consumir chicle ya dejó de ser un tabú para muchos y con el paso del tiempo este producto se ha librado de prejuicios que durante años lo siguieron, como que daña los dientes (por su alto contenido de azúcar) o que afecta el sistema digestivo si se traga.

Ya sea para bajar el estrés, esconder el tufo del cigarrillo, poner en actividad el metabolismo (algo no recomendado) o por simple hábito de mascar o tener algo en la boca, los chicles han ganado mucho terreno en el tiempo reciente, a tal punto que en muchos casos fueron incluidos en el presupuesto diario por muchas personas.

Es por esto que, con el fin de conocer la cantidad y formas de consumo de chicle en Colombia, Mondelēz International, empresa detrás de marcas como Oreo, Trident, Chiclets, Bubaloo y Halls, en alianza con Offerwise, presentó el estudio GUMS 2022, que evidencia los hábitos del consumidor de chicles en Colombia. La muestra poblacional se llevó a cabo con hombres y mujeres de Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla.

Cabe destacar que a pesar de las restricciones que surgieron a raíz de la covid-19, el consumo se mantuvo con algunos cambios en sus dinámicas. En este sentido, los compradores optaron por visitar en menor medida las tiendas y abastecerse por períodos de tiempo más largos. Lo anterior se evidencia en una baja del 17 % de visitas presenciales a tiendas, en contraste con 37 % de aumento en el gasto por cada ticket de compra.

“En cuanto a los espacios de mayor preferencia para el consumo de chicle, se destacan el lugar de trabajo y estudio, lo que demuestra el rol adaptable de este producto. Así mismo, el estudio realizado también detalla que el chicle ocupa un lugar importante en la cotidianidad de los colombianos, ya que pasó de garantizar momentos a solas y ahora, en adición a esto, también permite la unión con amigos y familias”, dice el informe.

Esto último, según la firma que realizó el estudio, representa para los consumidores una amplía fuente de conexión, puesto que su consumo se está empezando a asociar con experiencias de vida. También se identificaron como razones principales de compra: la intención de refrescarse, darse un gusto o satisfacer un antojo y aliviar las preocupaciones.

Ahora bien, en relación con las marcas que prefieren los consumidores colombianos se encuentran Trident, Xtime, Chiclets y Tumix. No cabe duda de que entender los cambios en los hábitos de consumo permitió que durante el 2021 se desarrollaran empaques y presentaciones de mayor tamaño para abastecer las tiendas de barrio con el fin de responder a las nuevas exigencias del consumidor.

“Por ejemplo, Trident lanzó su presentación de 18 unidades y su alternativa de consumo en botella de 35 unidades. Cabe destacar que esta última tuvo resultados notables de incremento para las ventas de la marca, debido al encuentro con un perfil de consumidor caracterizado por una alta disposición para abastecerse al encontrar alternativas de consumo innovadoras, versátiles y aptas para compartir”, agregaron.

Según Julián Solarte, gerente general de Mondelēz International Región Andina, estos cambios en las dinámicas de consumo están llevando a que muchas empresas, nacionales y extranjeras, modifiquen sus estrategias de marketing, para llegar a más personas y de esta forma aumentar sus ventas en el mercado.

Hemos identificado que el valor de los chicles radica en que se ajustan a diferentes momentos y personas que buscan, ya sea tener una mejor sensación bucal o tan solo satisfacer sus antojos. Por eso, trabajamos en el desarrollo constante de un portafolio variado que se ajuste a los cambios que puedan surgir en las necesidades y preferencias del consumidor colombiano”, dijo este personaje.

Sin duda alguna, la elección de los consumidores es la que motiva el esfuerzo por ofrecer alternativas diversas de snacks, que deben ser desarrollados desde la innovación puesta en marcha dentro de cada portafolio. Este trabajo garantizará la entrega de opciones de consumo que, por un lado, satisfagan las exigencias de los colombianos, y por el otro, sean una fuente de conexión e indulgencia adaptable a cualquier situación.