opinión

Andrew Carvajal.
Andrew Carvajal. - Foto: Andrew Carvajal

Canadá les dice sí a los colombianos

El tener una oferta laboral canadiense puede abrir dos posibles alternativas migratorias a Canadá.


Por: Andrew Carvajal

Teniendo en cuenta los momentos que vive nuestro país y el mundo, para nadie es un secreto que muchos colombianos ven a Canadá como uno de los principales destinos para apostarle a un futuro próspero en términos de calidad de vida, educación y trabajo. Sin embargo, ya que existen más de 100 formas a través de las cuales se puede solicitar la entrada a Canadá, el trazar una estrategia migratoria resulta ser algo complejo y que requiere mucho conocimiento.

El primer camino migratorio es el de solicitar la residencia permanente de manera directa. Aunque este es el camino más llamativo, es también el más competido. En la mayoría de los casos, el candidato ideal es una persona de 30 años o menos, dos títulos post-secundarios, un excelente nivel de inglés o francés y 3 años de experiencia profesional extranjera. Desafortunadamente, la mayoría de las personas no cumplen con este perfil, por lo cual se deben explorar alternativas.

El tener una oferta laboral canadiense puede abrir dos posibles alternativas migratorias a Canadá. La primera es la opción de migrar a través de un programa de nominación provincial con el apoyo de un empleador. La segunda es la de obtener un permiso de trabajo temporal y conseguir experiencia laboral canadiense para eventualmente hacer un proceso de residencia permanente. Este proceso se facilita para muchos colombianos debido a que Canadá y Colombia tienen un Tratado de Libre Comercio, el cual abarca ciertas ocupaciones profesionales y técnicas.

La siguiente alternativa para aquellos sin un camino directo a la residencia permanente son los estudios en Canadá. Los programas post-secundarios le brindan la oportunidad a un colombiano de sacar un permiso de estudio y trabajar a medio tiempo mientras estudia. La pareja del estudiante puede obtener un permiso de trabajo y los hijos menores de 18 años pueden estudiar en un colegio público de manera gratis.

Al finalizar los estudios, el estudiante es elegible para un permiso de trabajo de hasta tres años. Ya con un año de experiencia laboral canadiense, además de estudios en este país, la persona va a tener un excelente perfil para hacer un proceso de residencia permanente.

Por otro lado, existen diversas opciones migratorias para empresarios. Las más llamativas para los colombianos tienden a ser la creación de una filial o subsidiaria de su empresa en Canadá, o el llevar a cabo una inversión a través de la compra o apertura de una empresa canadiense. Ambas opciones ofrecen la posibilidad de obtener un permiso de trabajo como empresario, al igual que un permiso de trabajo para la pareja y permisos de estudios para los hijos. El Tratado de Libre Comercio entre Canadá y Colombia juega un papel importante en estos permisos de trabajo, los cuales pueden eventualmente ser un puente a la residencia permanente.

De esta manera, bajo la incertidumbre actual y con el manojo de oportunidades que brinda Canadá, este país se convierte en una alternativa muy tentadora debido a los miles de beneficios que podrían disfrutar las personas que decidieron escoger este nuevo destino para construir una nueva vida de una manera legal.

Andrew Carvajal

Abogado canadiense | Socio & Fundador – Desloges Law Group