hollywood

Así será la boda de Jennifer Lawrence

La ganadora del Óscar, y una de las solteras más cotizadas de Hollywood, aceptó la propuesta de matrimonio de su novio, Cooke Maroney a comienzos de este año. Varios medios ya han adelantado detalles de la ceremonia. Este artículo hace parte de la revista Jet-Set.


Por estos días, Jennifer Lawrence anda alejada de los rodajes y concentrada más bien en los preparativos de su boda en Nueva York.

La ceremonia la sacará de la lista de las solteras más codiciadas de Hollywood, para desconsuelo de los millones de fans que empezaron a amarla desde que la vieron en la serie Los juegos del hambre o en el filme Escándalo americano.

Puede interesarle: La decadencia de Mathew Perry, el protagonista de Friends

Revistas como W aseguran que el casamiento, cuya fecha aún no se conoce, será de bajo perfil, dado que ella, a pesar de ser una de las actrices más prestigiosas de la meca del cine, es muy sencilla, le rehúye a la ostentación y es celosa de su vida privada.

Su novio, por su parte, no tiene nada que ver con la farándula y, al igual que ella, no le gusta ser el centro de atención.

“Será algo tradicional, pero en una atmósfera relajada, en la que ellos compartan su felicidad con sus familiares y amigos más cercanos”, le dijo un allegado de la pareja a People.

La actriz ganó el Óscar a mejor actriz en 2013 y tuvo relaciones amorosas con el director Darren Aronofsky, y el hombre de radio y televisión Howard Stern.

De todos modos, no faltará gente del espectáculo y W asegura que invitadas fijas serán las actrices Emma Stone y Amy Schumer, las mejores amigas de Lawrence, al igual que la cantante Adele, quien está preparando la despedida de soltera de la novia.

Sugerimos leer: ¿Por qué acusan a Meghan Markle de ser la nueva María Antonieta?

Cooke Maroney, marchante de arte, se crio en Vermont, trabajó en la galería Gagosian, quizá la más célebre del mundo, y hoy dirige Gladstone 64, que pertenece a una renombrada cadena de galerías en Manhattan.

Conoció a Jennifer el año pasado a través de una amiga común, Laura Simpson, y, según le reveló una fuente cercana a la revista Page Six, del New York Post, la actriz está prendada de él porque la hace reír y no la trata como una celebridad, como lo hicieron otros novios, sino como una persona normal.

La boda, seguramente, será uno de los grandes eventos del año.

* Este artículo hace parte de la última edición de la revista Jet Set. Puede leer otros aquí