Imprudencia y vehículos poco seguros, las principales razones de los accidentes de tránsito en Colombia

Contar con carros  que protejan tanto a los ocupantes como a los ciclistas, motociclistas y peatones es fundamental para reducir el número de muertes y lesionados por accidentes de tránsito en las vías del país.


En Colombia mueren cada año alrededor de 7.000 personas en accidentes de tránsito; además, se registran unos 700.000 lesionados, de los cuales 40.000 quedan con lesiones graves y secuelas para toda la vida. A la fecha, el 83 por ciento del total de las defunciones son peatones, motociclistas y ciclistas que sufrieron un accidente de tránsito y fueron arrollados por algún vehículo.

¿De quién es la culpa? Hay quienes la atribuyen a la imprudencia de los usuarios de vehículos, otros dicen que posiblemente el conductor estaba distraído, pero pocos saben que a Colombia llegan carros con una sola estrella de seguridad o ninguna, según las pruebas de choque realizadas por Latin NCAP, que también contribuyen a aumentar el riesgo en las vías.

Es por esto que desde marzo de este año cursa en el Congreso de la República el proyecto de ley (PL 408 de 2021), encaminado a la adhesión de Colombia al Foro de Armonización Vehicular de las Naciones Unidas, donde se fija el equipamiento de base que deben tener todos los vehículos. Este proyecto de ley busca, junto con la iniciativa de Carros Más Seguros, fortalecer la reglamentación en materia de seguridad vehicular y garantizar los mínimos estándares que contribuyen a proteger la vida.

La iniciativa busca que los carros que se vendan en Colombia sean cada vez más seguros para todos los actores viales y que incluyan de manera obligatoria, por lo menos, el sistema inteligente de velocidad, la norma de peatones y el frenado autónomo de emergencia, tal como sucede en los países europeos.

De acuerdo con la directora ejecutiva de la Liga Contra la Violencia Vial, Mary Bottagisio, además de programas de gestión de la velocidad, de trabajar en las conductas de los actores viales y en la infraestructura, se necesitan carros más seguros que perdonen el error humano y limiten el daño a los más vulnerables en las vías en caso de un atropellamiento.

Lamenta que Colombia lleve más de una década intentando dar el paso para ser parte de los acuerdos del Foro Mundial para la Armonización de las Reglamentaciones sobre Vehículos WP29. No obstante, destaca el compromiso reiterado por la ministra de Transporte, Ángela María Orozco, en la reciente rendición de cuentas, en vista de la firma de estos acuerdos antes de finalizar el Gobierno actual.

Dice que en la medida que haya voluntad política y compromiso por parte de los fabricantes e importadores de vehículos automotores es posible salvar vidas en la vía, como lo han hecho Francia y España en los últimos años.

“Hace un año se hundió el proyecto de ley 127 que buscaba ese mismo objetivo y llevamos seis meses esperando a que inicie el debate en plenaria del PL 408 de 2021, y mientras tanto seguimos contando lesionados y fallecidos”, puntualiza Bottagisio.

La expectativa es que en esta ocasión se cumplan los compromisos y que el Gobierno logre dejar los acuerdos firmados, avalados y con los vistos buenos para que Colombia, como otros países, también pueda luchar contra la mortalidad y morbilidad en las vías.