Tendencias
Por lo menos 5.000 peces muertos fueron encontrados en las playas de Manaure (La Guajira). Foto: Corpoguajira I Colombia hoy

medioambiente

Alerta por mortandad de cerca de 5.000 peces en La Guajira

Autoridad ambiental de la región dijo que la emergencia fue causada por malas prácticas de pesca y que no se trata de un envenenamiento masivo. Comunidad pide al Gobierno nacional adelantar de forma urgente un plan de limpieza en las playas de Manaure.

La población de bagres en La Guajira podría registrar una notable disminución en los próximos meses. La mortandad de cerca de 5.000 peces de esta especie, en su mayoría juveniles, pone en riesgo no solo la seguridad alimentaria y el sustento de los habitantes de la zona, sino la supervivencia de los bagres, pues su desarrollo y proceso reproductivo se truncan. 

En las playas del municipio de Manaure amanecieron muertos miles de peces de esta especie hace un par de días, situación que generó alerta. 

Le sugerimos: Bagre y bocachico, las especies más amenazadas por la sobrepesca en Colombia

Ante el llamado de la comunidad por el hallazgo, la Corporación Autónoma Regional de La Guajira (Corpoguajira) realizó una visita de evaluación para identificar las posibles causas. 

"Se logró determinar que todos son de la misma especie conocida como bagre, de bajo tamaño. Hemos tenido conversación con los pescadores de la zona y nos comentan que algunos pescadores tienen unas prácticas de arrastre con mallas de pequeño diámetro que están extrayendo pescados de muy bajo tamaño y de poco valor comercial, por lo cual son arrojados muertos en el mar, pero al parecer el oleaje los está arrastrando hasta acá", manifestó uno de los profesionales de Corpoguajira que adelantó la inspección. 

El funcionario enfatizó en que en este caso no se trató de un envenenamiento masivo ni un fenómeno natural, sino de mal manejo de las prácticas de pesca. 

Opinión con la que coincidió Farid Redondo, presidente de la Federación de Pesca de La Guajira, quien afirmó que algunos pescadores irresponsables utilizan ciertas mallas que tienen orificios muy pequeños y que provocan grandes e indiscriminadas capturas.

Sostiene que es necesario saber pescar para no afectar a las especies que aún no están listas por peso y tamaño. 

Le recomendamos: Pangasius: la plaga que amenaza al emblemático bocachico colombiano

Samuel Lanao, director de Corpoguajira, aseguró, entre tanto, que articularán acciones con la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca para que no se vuelvan a presentar este tipo de emergencias que pueden afectar a futuro a las poblaciones de peces, así como causar un fuerte impacto ambiental y de salud pública.

Y es que si a este problema se le suma la gran cantidad de residuos que arriban a esta zona arrastrados por el mar, el problema tiende a complicarse, razón por la cual las comunidades le solicitan al Gobierno nacional la realización urgente de un plan de limpieza no solo de los peces muertos. 


Los peces de tamaño pequeño y bajo peso son devueltos al mar por los pescadores debido a su bajo valor comercial. Foto: Corpoguajira. 

Desde la corporación informaron que la pesca de arrastre está regulada en Colombia para garantizar que los individuos de peces alcancen su adultez y, de esta forma, evitar la disminución de las poblaciones de especies con potencial pesquero, al igual que aquellas que representan un alto valor para el equilibrio biológico. 

La pesca se ha constituido en una fuente de sustento para las comunidades habitan esa región, incluidos los indígenas de la comunidad wayúu, ante la falta de opciones laborales por cuenta de la pandemia del coronavirus.