Tendencias
Varios países europeos han decidido unirse para desarrollar una economía compatible con el medioambiente. Foto: Pixabay.

actualidad

Europa le apuesta a salir de la pandemia para emprender una economía amigable con el ambiente

Trece naciones, entre las que se encuentran Alemania, Francia, Italia, España y Holanda se unieron a la petición remitida a la Comisión Europea para que, una vez superada la crisis sanitaria, se apueste por reforzar la economía circular, recuperar la diversidad biológica e invertir en investigación e innovación, entre otros.

La pandemia del coronavirus le ha dado un respiro al planeta. El cierre de industrias, el confinamiento en los hogares, la restricción del tráfico aéreo y terrestre, entre otras medidas, han permitido que los niveles de contaminación hayan reducido notoriamente en varias regiones del planeta. 

Le puede interesar: El reto: vincular la sostenibilidad a la economía 

En China, el país que ocupa el primer lugar del ranking de los que más contamina en el mundo, según Global Carbon Project, por ejemplo, la NASA y la Agencia Espacial Europea publicaron recientemente una serie de imágenes satelitales a través de las cuales se comprobó cómo entre enero y febrero de este año los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) en el aire tuvieron una fuerte caída.

Entre tanto, el Centro de Investigación en Energía y Aire Limpio (CREA), en Estados Unidos, sostuvo que el gigante asiático había registrado una disminución de al menos un 25% de las emisiones de dióxido de carbono (CO2), en las dos semanas siguientes a las vacaciones del año nuevo chino (fines de enero), producto del descenso en la actividad industrial y comercial de ese país. Esta reducción equivale a una disminución del 6% global.


En China los índices de contaminación han reducido notoriamente por las medidas para contrarrestar el coronavirus. Foto: archivo/Semana. 

Sin embargo, el temor que existe entre los activistas ambientales es que la recuperación económica que, se supone, debe darse una vez se supere la pandemia, no solo borre el impacto positivo que se ha generado hasta ahora, sino que incremente la contaminación por el afán de los gobiernos por salir de la crisis

No obstante, ya comienza a brotar una luz de esperanza. Trece países europeos, entre los cuales se encuentran Alemania, Francia e Italia, que han sido duramente golpeados por la covid-19, mostraron su disposición de adelantar una recuperación económica acorde con estipulado en el Pacto Verde Europeo (European Green Deal), que señala una hoja de ruta para dotar a la Unión Europea de una economía sostenible, la cual exige una serie de transformaciones de los retos climáticos y medioambientales, en oportunidades en todos los ámbitos. 

Le sugerimos: El poder escondido de la Amazonia

De esta forma, son 13 los ministros que ya han optado por firmar la carta que fue remitida por la Comisión Europea para que las medidas que marquen la recuperación financiera se adelanten con base en el plan presentado en diciembre del año pasado por Ursula von der Leyen, presidenta de dicha Comisión. 

"Se debe ir hacia una economía compatible con el medio ambiente, una economía que genere empleo, bienestar y permita una resiliencia y una sostenibilidad en los modelos de negocio y producción, pensando como siempre en la transición justa", comentó Teresa Ribera, vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica de España a la Agencia EFE. 


Varios países de Europa le apuestan hacia una transición económica verde. Foto: Pixabay.  

Dinamarca, Austria, Finlandia, España, Letonia, Holanda, Portugal, Suecia y Luxemburgo ya habían firmado la carta que fue denominada "Hacer de la recuperación de la UE un Green Deal", en la que sostiene que el mundo debe efectuar una recuperación sin cometer los mismos errores de antaño.   

Lea también: El país que más se ha beneficiado con el cambio climático

Dentro de las propuestas promovidas se encuentran reforzar la economía circular, recuperar la diversidad biológica, invertir en investigación e innovación, al igual que en movilidad sostenible, energías renovables y rehabilitación de edificios. 

Se espera que esta señal política sea también adoptada por otros gobiernos como el chino y el estadounidense de cara construir un mundo más amigable con la naturaleza.