Para Ingrid Perez, directora corporativa de Marketing y Comunicaciones de Claro Colombia, es necesario que la conectividad esté acompañada de acceso a dispositivos tecnológicos y ecosistemas digitales.
Cobertura y acceso, los grandes retos en conectividad en Colombia - Foto: Getty Images/iStockphoto

entrevista

Avanzar en cobertura y acceso: las tareas para mejorar la conectividad en Colombia

Juan Carlos Archila, presidente de América Móvil Colombia, analiza los logros y retos en materia de conectividad para el país. Tener un marco regulatorio que promueva la inversión en el sector debe ser una de las prioridades.

¿Cómo está hoy Colombia en términos de conectividad con respecto a la región?

Juan Carlos Archila: Hoy solo el 73 por ciento de los colombianos acceden a Internet móvil y hay una penetración de 61 por ciento en Internet fijo. Y digo solo porque el reto está en ir más allá y llegar a la totalidad del país. Debemos avanzar en cobertura y acceso, en línea con las recomendaciones de la Comisión de Banda Ancha para el Desarrollo Sostenible, que indica que los mercados TIC deben estar al servicio de los ciudadanos, que los gobiernos deben promover un aumento significativo en el uso de la conectividad del internet, que se deben liberalizar los mercados con el objetivo de minimizar la intervención regulatoria y establecer mejores prácticas de competencia. Además hay que ofrecer un ambiente sano para la inversión con visión de largo plazo, procurar el uso más eficiente y de bajo costo de la infraestructura y el espectro, y garantizar la adecuada compensación de las inversiones.

¿Cuáles son los principales retos en cuanto a la legislación?

J.C.A.: Es necesario tomar acciones que permitan corregir las distorsiones del sector en temas de independencia de los formuladores de las políticas, quienes las vigilan y quienes adoptan la regulación. Normas que incentiven el despliegue de la infraestructura de manera ordenada, fácil y con compensación de las inversiones. De manera paralela, es necesaria la formulación de una política de inversión en infraestructura con obligaciones por hacer y obras por impuestos y regalías, así como una regulación de los aranceles para que los colombianos puedan acceder y usar la tecnología.

También se debe promover la digitalización de la sociedad, empezando por los diferentes sectores del Gobierno, desarrollando programas de apoyo a la digitalización de las MiPymes y creando un ecosistema integral en el que todos los actores hagamos parte y logremos que el país avance en temas de ciberseguridad, nube y soluciones digitales, por nombrar algunos.

¿Qué expectativas tienen en materia de telecomunicaciones con el nuevo Gobierno?

J.C.A.: El Gobierno actual se ha trazado la meta de lograr un 85 por ciento de acceso a internet de banda ancha para 2026 e incluir a aquellos que han sido excluidos de estos servicios. Para alcanzarla, el contexto regulatorio del sector tiene que dar pasos rápidos y ágiles en fomentar e incentivar las inversiones y evitar las distorsiones que se presentaron en el pasado. Somos positivos en que estas transformaciones se darán y que eso nos permita llegar a ese objetivo de conectividad. Creemos que sí se puede, pero es necesario realizar todos los ajustes en el entorno regulatorio para que la inversión fluya en el país, de lo contrario, las inversiones se irán a otros como ya lo estamos viendo.

La conectividad cada vez es más importante para la productividad de un país, ¿cómo está Colombia en términos de oferta y costos?

J.C.A.: Por fortuna, el país presenta hoy un contexto bastante dinámico con varios actores, públicos y privados, quienes, de manera conjunta pero independiente, hemos logrado avances significativos. Por ejemplo, el sector ha conseguido integrar ocho nuevos millones de accesos a la banda ancha móvil en los últimos dos años, resultado de una alta competencia compuesta por 17 prestadores de servicios móviles en el país. La competencia tan agresiva ha hecho que las tarifas de los datos se hayan reducido un 70 por ciento en los últimos tres años, a tal punto que en 2021 Colombia se situó en el cuarto lugar más económico de las tarifas de los 34 países de la región, según la medición de la ITU y que la misma CRC ha publicado.

Si bien el desafío para el sector privado es consolidar las inversiones, en Colombia también el sector público tiene responsabilidad, ¿cuáles son sus retos?

J.C.A.: Estimamos que desde ambos sectores debemos invertir para lograr un 85 por ciento de acceso a Internet de banda ancha para 2026 y tener redes comerciales de 5G en el primer trimestre de 2024. Claro, por casi tres décadas, ha invertido en Colombia para tener un país más conectado, pero también, se ha fijado el propósito de generar oportunidad de acceso y una correcta adopción digital para que los colombianos puedan transformar su vida con tecnología. Estos también son parte de nuestros retos, por eso, en el último año, se ha llevado Internet móvil 4G a más de 473 zonas rurales del país, y se ha conectado a internet sin costo a más 120 colegios con nuestra iniciativa Escuelas Conectadas, beneficiando a más de 200 mil estudiantes de todo el país.

Además, estamos promoviendo el uso de plataformas virtuales y gratuitas como PruébaT, que ya cuenta con un millón de usuarios en Colombia, y apoyamos el proceso de transformación digital de las empresas en el país. Este conjunto de acciones integra el fundamento para poder transformar una sociedad: conectividad, acceso a esa conectividad y a la tecnología, y ecosistemas digitales que estén acordes a las necesidades de las personas, las organizaciones y los gobiernos.

Lea también: El metaverso y los NFT, la forma de hacer negocios del futuro