Home

Mundo

Artículo

Debate presidencial realizado la semana pasada.
Debate presidencial realizado la semana pasada. - Foto: AFP

mundo

A boca de urna: seis candidatos con posibilidades de pasar a segunda vuelta para la presidencia de Perú

Las proyecciones de los analistas peruanos señalan diferencias muy estrechas entre Pedro Castillo, Hernando de Soto, Keiko Fujimori, Yonhy Lescano, Rafael López Aliaga, y Verónika Mendoza.

Los primeros minutos después del cierre de las urnas, como durante toda la campaña y la jornada de elecciones presidenciales en Perú, siguen siendo de incertidumbre. Las proyecciones iniciales hechas por analistas políticos y encuestadoras para medios nacionales peruanos dan un estrecho margen de diferencia entre seis candidatos.

Según la proyección hecha por la firma Ipsos Perú, publicada por el canal América Televisión, el candidato de Perú Libre, Pedro Castillo, encabeza las preferencias con el 16,8 % de la votación.

El profesor Castillo, que tuvo el más alto repunte e los últimos días es seguido Hernando de Soto, de Avanza País con el 11,9 %; Keiko Fujimori, de Fuerza Popular, aparece con un 11,9 %; Yonhy Lescano, de Acción Popular, tiene el 11 %; Rafael López Aliaga, de Renovación Popular, el 10,5 %; y Verónika Mendoza, de Juntos por el Perú, aparece con el 8,8 %.

Por la pandemia del coronavirus y para evitar aglomeraciones en esta ocasión el horario de votación fue extendido de 7 de la mañana a 7 de la noche, cuatro horas más que en anteriores ocasiones que los puestos de votación han solo permanecían abierto entre las 8 de la mañana y las 4 de la tarde.

La jornada inició esta mañana sin un favorito y con múltiples opciones para los peruanos, que llegaban a las urnas en medio de la pandemia de la covid-19 para definir, por lo menos, quienes pasarían a la segunda vuelta. Los punteros estaban muy cerca y lo único seguro que había era que no había una preferencia mayoritaria.

En Perú el voto también es obligatorio, excepto para los ciudadanos mayores de 70 años, y quien no cumpla con ese deber puede tener multas que varían de acuerdo al barrio en que habita y su clasificación económica.

Los seis principales candidatos mostraban una gama de colores y propuestas muy variopinta. Para las encuestas el panorama estaba muy abierto y había que esperar los votos reales en las urnas.

Según la encuesta telefónica del Instituto de Estudios Peruanos (IEP) del diario peruano de La República, ningún candidato superaba el 10 % de intención de voto, para ser el sucesor del presidente Francisco Sagasti.

Elecciones Perú
Elecciones Perú - Foto: AFP

Aún así el domingo empezó con 6 favoritos para pasar a la segunda vuelta. Y entre estos, con más favorabilidad llegaron e intención de voto llegaron Yonhy Lescano con el 10 %, Verónika Mendoza 9 % y Hernando de Soto con el mismo número, según encuestas de hace menos de una semana.

Lescano, de 62 años, es un experimentado legislador que ha demostrado tener un pensamiento económico liberal mientras que en políticas sociales es más conservador. Mendoza, de 40 años, es vista como la representación de la izquierda en ese país y ya había participado en las elecciones de 2016, en las que quedó en el tercer lugar. Soto, por su parte, es un economista de 79 años que ha propuesto mayores medidas en políticas migratorias para el país.

Otra de las candidatas en disputa en Keiko Fujimori, la hija del recordado expresidente Alberto Fujimori, quien suma varias participaciones en la carrera por la presidencia. Su propuesta ha sido la generación de empleo y la apuesta porque el sector privado pueda reactivarse, pero enfrenta cuestionamientos por casos de corrupción relacionados con la empresa brasileña Odebrecht.

Según algunos analistas la evidente falta de de confianza de la gente podía abrir un espacio claro para el populismo, lo que sumado a la crisis de la pandemia crearon un escenario político especial en el país.

En la lista de favoritos también estaba George Forsyth, un exfutbolista que en determinado momento llegó a puntear en las encuestas pero que fue bajando en las últimas semanas; y Rafael López, un multimillonario miembro del Opus Dei, que tiene negocios en el sector hotelero y ferroviario.

Para algunos analistas el otro protagonista podía ser el abstencionismo, como reflejo de la indignación por los hechos de corrupción que se han conocido o que son investigados en el país suramericano.