Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Según la policía local, el joven, tras asesinar a su mamá, corrió a casa de un amigo para pedirle que se deshiciera del arma.
Según la policía local, el joven, tras asesinar a su mamá, corrió a casa de un amigo para pedirle que se deshiciera del arma. - Foto: Foto: Policía del Condado de Polk

estados unidos

A la cárcel joven que mató a su mamá después de que le recriminara por fumar dentro de la casa

Aunque el joven afirmó que su arma se disparó por accidente, la Policía señala que la reacción del joven responde a otro panorama, pues no intentó auxiliar a la mujer.

Autoridades policiales del Estado de Florida, en Estados Unidos, confirmaron la captura de un hombre de 19 años, identificado como Seth Settle, quien es el confeso asesino de su madre, una mujer de 52 años, a quien familiares encontraron muerta al interior de su casa, en el condado de Polk, el pasado jueves.

De acuerdo con el informe de la policía, en palabras del alguacil del referido condado Grady Judd y recogidas por medios locales, Seth sería el responsable de la muerte de su madre, en una inesperada y violenta reacción después de que la mujer le recriminara por fumar al interior de la vivienda en que habitaban, más precisamente en la habitación del joven.

En la reconstrucción de los hechos, realizada el domingo pasado por el diario estadounidense The New York Post, los hechos ocurrieron en horas de la mañana, cuando la mujer y su hijo se encontraban solos en la casa, pues el padre había salido ya hacia su lugar de trabajo, donde, al llegar, fue informado de que su esposa había tenido que ser conducida a un hospital.

Según la reconstrucción del caso, la alerta a las autoridades fue entregada por otro de los hijos de la mujer, quien habría llegada a la casa, y habría encontrado a la mujer que yacía en el piso, quienes tras acudir al lugar, decidieron trasladarla hacia el hospital, donde finalmente falleció.

Inicialmente, las autoridades habrían trabajado en intentar descartar un caso de suicidio, no obstante, no evidenciaron otro tipo de lesiones que pudiese haberse autoninfringido la mujer, así como tampoco rastros de sangre en la vivienda.

En los procedimientos adelantados en el hospital, tras declararse la muerte de la mujer, una enfermera encontró rastros de aparentes heridas punzantes, pero la herida de arma de fuego también indicaba que había recibido un disparo directo a su corazón, que además de detenerlo, había derivado en la detención del flujo de sangre.

En medio de la investigación, y tras ser indagado por las autoridades, Settle, quien había escapado de su casa tras matar a su mamá, confesó que él era el responsable de la muerte de la mujer, afirmando que, tras lo sucedido, había decidido evadir la realidad y sus responsabilidades.

De acuerdo con las declaraciones del alguacil local, tras entrevistar al autor del asesinato, el joven había afirmado que, al momento de los hechos, él se encontraba en estado de depresión, y que incluso, había estado apuntando a su cabeza con un arma de fuego, no obstante, cuando ella llegó a la habitación, el arma se disparó accidentalmente en contra de ella.

Pese a la confesión, el alguacil afirmó que la versión que manejan las autoridades es que el disparo se generó por enojo, y sin revelar más detalles de la investigación, apuntó a que habría existido voluntad en el asesinato, refiriendo a su vez que en la reacción del joven se evidencia que, tras asesinar a su mamá, ni siquiera intentó auxiliarla, sino que, por el contrario, decidió abandonarla, dirigiéndose a la casa de un amigo, a quien le confesó lo ocurrido, y le pidió que se deshiciera del arma.

No ayudó, no llamó al 911, en vez de permanecer junto a ella”, cuestionó el policía, quien señaló que, dentro de los otros miembros de la familia hay gran conmoción, pues es una situación que “no se veía venir”, por lo que pidieron la pronta judicialización del joven.

“Estas no son las acciones de un hombre que accidentalmente mató a alguien. Sabía exactamente lo que estaba haciendo”, afirmó el policía, quien en su descripción señaló que los hechos ocurrieron cuando, tras llevar a su hija menor a la escuela, y al regresar a la casa, la madre percibió un olor a humo, y subió a reclamar a su hijo, quien en un hecho aireado, disparó, e intentó negarse a sí mismo la culpabilidad afirmando que había sido un accidente.

Frente al particular, el policía advirtió que se trataría de un hecho premeditado, en tanto el joven tenía el arma cargada.

Tras ser presentado ante las autoridades, el joven fue imputado con el delito de asesinato en segundo grado. No obstante, también le fueron impuestos otros cargos, entre los que se apunta la manipulación de pruebas, entregar información falsa, y disparar una pistola de fuego al interior de una residencia.