Tendencias
Jeanine Áñez
Jeanine Áñez - Foto: AP/Juan Karita

mundo

Afirman que Jeanine Áñez, expresidenta de Bolivia, se declaró en huelga de hambre en la cárcel

Según contó la directora de una ONG, quien la visitó en la cárcel, Áñez “tiene una depresión muy fuerte, profunda”.

La expresidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, encarcelada preventivamente por presuntos delitos de sedición, conspiración y terrorismo tras la crisis postelectoral de 2019, se declaró en huelga de hambre, ya que “no quiere luchar”.

Áñez también estaría deprimida, según reveló la presidenta de la Asamblea de Derechos Humanos (APDHB), Amparo Carvajal, después de visitar a la exmandataria en la cárcel de mujeres de Obrajes, donde ingresó el pasado lunes.

Según dijo Carvajal, Áñez “está en huelga de hambre. No quiere luchar. Tiene una depresión muy fuerte, profunda. Nadie pudo visitarla, ni sus familiares, solo su abogado”, recoge el diario local Los Tiempos.

A pesar de los intentos de animarla de la activista, cuenta la propia Carvajal, Áñez reiteraba una y otra vez que “quiere morirse, porque, ¿para qué vivir?”.

Carvajal visitó el establecimiento penitenciario junto a una delegación de la Defensoría del Pueblo tras la negativa de las autoridades de la prisión a autorizar la hospitalización de la expresidenta, cuyos familiares han denunciado que presenta problemas de hipertensión y depresión.

Áñez fue detenida el sábado pasado y cumple cuatro meses de prisión preventiva a la espera de un juicio en el marco del ‘caso golpe de Estado’, por lo sucedido tras las elecciones generales bolivianas de 2019.

Por otra parte, la hija de Áñez, Carolina Ribera, permanece en “vigilia” fuera de la prisión, esperando que se le autorice visitar a la expresidenta, según recoge El Deber, donde también se han congregado simpatizantes de la exmandataria para exigir que sea trasladada a un centro médico.

Ribera también informó que se reunirá con representantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para exponer el caso de su madre. Desde la oposición han criticado duramente la detención de Áñez y otros miembros de su gabinete al tildarlo de una detención política, mientras que el Gobierno ha reiterado que se están respetando todos los derechos de la expresidenta.

Jeanine Áñez
Jeanine Áñez - Foto: AP/Juan Karita

“No intervengan”: la advertencia de Bolivia

Entre tanto, este jueves el gobierno de Bolivia pidió a Estados Unidos y Brasil “no intervenir” en sus asuntos internos, luego de que esos países expresaran preocupación por la encarcelación de la expresidenta.

La Cancillería boliviana informó en dos comunicados que había tenido reuniones separadas en La Paz con diplomáticos de Estados Unidos y Brasil, y les recordó los acuerdos internacionales que llaman a los países a no intervenir en materias de “jurisdicción interna” de otras naciones.

A la encargada de Negocios de Washington en La Paz, Charisse Phillips, le “recordó el deber de abstenerse de intervenir en asuntos internos” de Bolivia, y al embajador brasileño, Octávio Henrique Dias, la “no intervención” en los procesos judiciales en marcha, según los textos.

El Departamento de Estado había expresado “preocupación” por el arresto de Áñez, mientras que el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, había llamado a que “el Estado de derecho sea plenamente respetado en Bolivia”.

La Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea también han pedido respeto a las garantías judiciales y transparencia en el proceso.

La Paz criticó el miércoles al secretario general de la OEA, Luis Almagro, por plantear que se lleve el caso boliviano a la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya.

El miércoles se informó que Áñez sufrió una descompensación en la cárcel. Norka Cuéllar, abogada de la exmandataria, dijo a la prensa local que ella estuvo “en estado crítico” por una subida de presión. “Está en este momento con oxígeno y está bastante afectada”, señaló la letrada, aunque autoridades de la prisión aseguraron posteriormente que se encuentra estable y bajo supervisión médica.

Con información de Europa Press y la AFP.