Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Entierro reina Isabel II
Queen Elizabeth 
Funeral
La reina Isabel II fue despedida en medio de unos fastuosos funerales de Estado el pasado 19 de septiembre. - Foto: AP

reino unido

Así es la última morada de Isabel II en la que reposa junto a su esposo

Tras el inicio de una ‘nueva era’ en la monarquía británica, la Casa Real también dio a conocer el monograma que distinguirá la corona de Carlos III.

Transcurrida menos de una semana desde la ceremonia privada en la que la familia de la reina Isabel II finalmente inhumó los restos de la fallecida monarca, tras más de diez días de sus funerales de Estado, la Casa Real reveló, a través de sus redes sociales, el pasado fin de semana, las imágenes de la que es la última morada de la histórica y carismática líder mundial.

La lápida de la monarca fue exhibida al mundo a través de una sencilla publicación realizada en las plataformas sociales de la Casa Real, en la que se puede ver la fotografía de la última morada de la monarca, quien fue sepultada en la misma cripta en la que ya reposaban sus padres: el rey Jorge VI, fallecido en 1952, y la llamada reina madre, Elizabeth, quien falleció en 2002.

Tras la sepultura de la reina Isabel II, a la misma cripta fueron llevados los restos del príncipe consorte, Felipe, duque de Edimburgo, quien había fallecido en 2021, y quien fue puesto en una cripta provisional hasta el día en que falleciera su esposa, pues, por disposición de ellos, sus restos debían reposar juntos.

La cripta de la reina Isabel II está ubicada en el mausoleo memorial del rey Jorge VI, situado a su vez en el interior de la capilla de San Jorge, en el palacio de Windsor, lugar hasta donde fueron trasladados los restos de la monarca el pasado 19 de septiembre.

Según refieren medios internacionales, en dicho lugar también reposan los restos de la princesa Margarita, hermana de la reina Isabel II, quien, al igual que ella, había solicitado que sus restos reposaran junto a los de sus padres. Así, los restos de la recordada princesa Margarita, reconocida por su vida excéntrica, fueron llevados al lugar en 2002, tras ser cremados.

La última morada de la reina Isabel II reposa ahora bajo una gran placa de mármol negro belga, en la que, con letras doradas en latón, están inscritos los nombres de ella, sus padres y su esposo, en un lugar en el que aún se pueden ver algunos arreglos florales llevados durante su funeral.

De igual modo, también a través de las redes sociales de la Familia Real, esta semana se dio a conocer el palacio de Buckingham el nuevo ‘monograma real’, una suerte de logo que identificará el periodo monárquico de Carlos III, y que es parte de todas las comunicaciones reales, así como en las sedes de gobierno y los buzones.

Así, la inscripción ‘CIIIR’, que significa Carlos III Rex, reemplazará el ya acostumbrado ‘EIIR’, que traducía Elizabeth II Regina.

El logo, a su vez, fue dado a conocer a través de las redes sociales, confirmando que este ya comenzó a ser usado en la correspondencia real, mostrando incluso una muestra de cómo se ve el monograma en los sobres de las cartas oficiales.

Según detallan medios internacionales, el monograma del rey Carlos III fue responsabilidad del “College of Arms”, una institución británica creada en 1484, y cuya labor es la de crear los nuevos escudos de armas, además de guardar la historia y registros oficiales de las eras anteriores, y guardar sus ‘genealogías’.

Así, a partir de este 27 de septiembre de 2022, el escudo real de la reina Isabel II ha pasado al recuerdo y a los museos, pues, este martes, entró en vigor el uso del nuevo escudo real del Reino Unido, el de la era de Carlos III.

Según explica la Casa Real, “aunque el soberano de hoy es fácilmente identificado a través de fotografías e imágenes, el cifrado real fue introducido por primera vez cuando el monarca fue visto por muy pocas personas, como un medio de crear identidad”.

Por su parte, este 27 de septiembre también se cumple el fin del decretado luto por el fallecimiento de Isabel II.

Aunque parece, a los ojos de muchos, una nimiedad, el cambio del monograma marca el inicio de sucesivos cambios de imagen que se derivan de la llegada de Carlos III al trono y que, entre otras muchas cosas, paulatinamente también supone el cambio de las estampillas del correo, e incluso los billetes de ese país, en los que la efigie de la monarca ha de ser reemplazada ahora por la del rey.

En ese sentido, uno de los primeros cambios que refirió la llegada de Carlos III al trono fue la renovación del himno británico, para readopción del ‘Dios salve al rey’ o ‘God Save The King’.

En ese mismo marco, hasta los pasaportes de los británicos deberán ser reemplazados, al igual que el de los nacionales de los otros 14 países que componen la Commonwealth, en tanto el rey Carlos III es su jefe de Estado.