transporte público

La NASA financiará proyecto de taxis voladores que estarían disponibles en los próximos años

Este nuevo sistema está a cargo de un equipo de ingenieros dirigido por la Universidad de California en San Diego.


La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) anunció una subvención a un equipo de ingenieros dirigido por la Universidad de California en San Diego que lleva a cabo un proyecto con el que busca desarrollar un sistema de taxis voladores.

En total, la NASA le entregó a este equipo US$5,8 millones, con los cuales podrán crear herramientas de diseño computacional “que ayudarán a las empresas estadounidenses a desarrollar diseños de taxis aéreos más eficientes, más rápido”.

De acuerdo con John Hwang, profesor de ingeniería mecánica y aeroespacial en la Escuela de Jacobs de Ingeniería en UC San Diego e investigador principal del proyecto: “Esta iniciativa es parte de un campo en crecimiento llamado movilidad aérea urbana, una visión emocionante que permite viajes aéreos de punto a punto y bajo demanda dentro de áreas densamente pobladas”.

“Combinaremos modelos computacionales multidisciplinarios de vehículos de movilidad aérea urbana y algoritmos de optimización de diseño avanzados para desarrollar métodos y herramientas para diseñar rápidamente conceptos de vehículos seguros, silenciosos y asequibles”, agregó.

El proyecto está estipulado para durar aproximadamente tres años y se espera que dé como resultado un conjunto de herramientas de optimización y simulación de código abierto que las empresas pueden utilizar para diseñar la aeronave eléctrica de despegue y aterrizaje vertical (eVTOL) óptima para sus necesidades.

Teniendo en cuenta el número de pasajeros, la velocidad de crucero deseada y el requisito de alcance, las herramientas otorgadas permitirán a los ingenieros determinar el número y la forma óptimos de rotores, la forma del ala, el diseño estructural, el tamaño del sistema de propulsión y otros aspectos de diseño que producen vehículo más rentable al tiempo que garantiza que sea seguro y funcione silenciosamente.

Del mismo modo, los investigadores utilizarán estas herramientas para realizar estudios comerciales de configuración de vehículos sobre seguridad, ruido y costos, para ayudar a las empresas a tomar decisiones de diseño.

“Dado un modelo computacional, los algoritmos de optimización de diseño de última generación pueden buscar de manera eficiente los valores óptimos de hasta decenas de miles de parámetros de diseño que minimizan o maximizan algún objetivo específico, como el costo operativo del vehículo”, dijo Hwang.

“Desarrollaremos modelos para todos los aspectos de la aeronave, como aerodinámica, estructuras, acústica, batería y rendimiento del motor, y aprovecharemos estos algoritmos de optimización para abordar los aspectos más complejos y poco intuitivos del problema de diseño de aeronaves eVTOL”, añadió.

Se espera que el lanzamiento temprano de este nuevo medio de transporte sea en cinco años, con un estudio de mercado encargado por la NASA que dice que estos servicios serán rentables para la década de 2030.

En días pasados se conoció que la empresa estadounidense Archer, que se dedica al desarrollo de eVTOL, que consisten en aeronaves eléctricas de despegue y aterrizaje vertical, se unió con inversores para desarrollar un ‘taxi volador’ para 2024. El proyecto comenzó luego de la sociedad de la compañía con Atlas Crest Investment Crop, una start-up ubicada en Palo Alto, California.

Uno de los inversionistas más destacados del proyecto es Stellantis, empresa creada a partir de la fusión entre PSA Peugeot y Fiat Chrysler, que se encargará de producir el fuselaje de fibra de carbono para los vehículos; de igual manera, la aerolínea estadounidense United Airlines encargó 200 unidades del vehículo eVTOL en un acuerdo cercano a los US$1.000 millones, con la opción de adquirir 100 más por US$500 millones.

Cuando la aerolínea tenga los vehículos en su poder, planea lanzar un servicio de taxi aéreo en áreas densamente pobladas cerca de los aeropuertos. Así las cosas, se ha calculado que este modo de transporte puede bajar a la mitad las emisiones de carbono por pasajero en el trayecto de Hollywood al aeropuerto internacional de Los Ángeles.

Al respecto, el cofundador y codirector general de Archer, Brett Adcock, aseguró que en la empresa confían en que su nuevo medio de transporte revolucionará el mercado de transporte compartido y manifestó que buscan crear “una solución de transporte masivo realmente asequible”. Del mismo modo, destacó el apoyo de American Airlines, pues sin este, el objetivo no sería posible.