mundo

Ayudas al Líbano tras explosiones que dejaron cerca de 300 mil personas sin casa

Por: AFP

Según las autoridades, más de 100 personas murieron, unas 4.000 resultaron heridas y cientos de miles se quedaron sin techo tras las dos enormes explosiones ocurridas en la capital de Líbano este martes. La cifra de afectados podría ir en aumento en el transcurso del día.


Unas 300.000 personas se encuentran sin techo en Beirut tras las explosiones que sacudieron el puerto este martes, indicó el gobernador de la capital libanesa Marwan Aboud, quien estimó el costo de los daños en más de 3.000 millones de dólares.

"He recorrido Beirut, los daños pueden elevarse a entre 3.000 y 5.000 millones de dólares", indicó a la AFP el gobernador, precisando de todos modos que esperaba una evaluación de expertos e ingenieros. "Cerca de la mitad de Beirut está destruida o dañada", dijo, y precisó que hay entre 250.000 y 300.000 personas sin techo.

Además, muchos países se han preparado para enviar ayuda a Líbano, en donde las gigantescas explosiones causaron más de 100 muertos y 4.000 heridos. El primer ministro libanés, Hasan Diab, lanzó un "llamado urgente a todos los amigos y a los países hermanos".

Francia, antigua potencia mandataria, enviará ayuda desde el miércoles en dos aviones militares, según el Elíseo. El presidente Emmanuel Macron anunció también en Twitter el envío de un destacamento de seguridad civil y de "varias toneladas de material sanitario".

Países del Golfo, algunos de los cuales mantienen estrechas relaciones diplomáticas y económicas con Líbano, ofrecieron ayuda rápidamente. Por su parte, Kuwait anunció la llegada de un avión con "ayuda médica".

El emir de Catar, el jeque Tamim bin Hamad Al Thani, llamó al presidente libanés, Michel Aoun, para darle el pésame, según la agencia de prensa oficial QNA, que añadió que enviarán hospitales de campaña al Líbano. 

Explosión en Beirut / (AP Photo/Hassan Ammar)

Pirámides y torres iluminadas

El príncipe heredero de Abu Dabi, Mohamed Bin Zayed, ofreció en Twitter la "solidaridad" de Emiratos Árabes Unidos con Líbano y la famosa torre Burj Khalifa de Dubái, la más alta del mundo, se iluminó con los colores de la bandera libanesa.

Arabia Saudita declaró que seguía la situación con "gran preocupación" y ofreció su pésame a las víctimas; Irán, gran rival de Riad y muy influyenete en Líbano, ofreció una "ayuda médica", indicó su presidente Hasan Rohani en un comunicado.

Israel, pidió "superar el conflicto" al proponer "una ayuda humanitaria y médica" para Líbano, vecino con el que tuvo fuertes tensiones militares recientemente, y el rey de Jordania, Abdalá II, ordenó la preparación de un hospital militar de campaña para enviar a Líbano.

El presidente egipcio, Abdel Fatah al Sisi, dirigió su "pésame" a los libaneses y las famosas pirámides de Giza se iluminaron con los colores del país. El presidente estadounidense, Donald Trump, transmitió las "condolencias" de su país al Líbano y repitió que Estados Unidos estaba "preparado" para enviar su ayuda.

La ONU expresó sus "condolencias" y propuso un "apoyo activo", además de desear una "pronta recuperación a los heridos", entre los que hay personal de las Naciones Unidas. También el papa Francisco pidió "rezar por las víctimas, por sus familias y por Líbano" y el envío de "ayuda de la comunidad internacional".

Explosión en Beirut / (AP Photo/Hassan Ammar)

"Dolor"

En Europa, la canciller alemana, Angela Merkel, prometió ofrecer "apoyo al Líbano". Miembros del personal de la embajada alemana resultaron heridos en las explosiones. Holanda anunció en la radio pública que 67 trabajadores humanitarios holandeses saldrían hacia Beirut el miércoles por la noche, incluido médicos, policías y bomberos.

El Reino Unido declaró que estaba dispuesto a "apoyar de todas las formas posibles, incluido a los ciudadanos británicos afectados", tuiteó el primer ministro Boris Johnson; el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, afirmó en Facebook que su país "hará todo lo posible para ayudar".

Canadá, por su parte, hizo lo propio. "Estamos dispuestos a ayudaros", tuiteó el primer ministro canadiense Justin Trudeau; "Rusia comparte el dolor del pueblo libanés", reaccionó el presidente ruso, Vladimir Putin, en un telegrama de condolencias a su homólogo libanés, Michel Aoun.

Aoun también recibió una llamada del presidente iraquí, Barham Saleh, quien transmitió al Líbano su solidaridad y se ofreció a ayudarlo, y una carta de condolencias de su homólogo sirio, Bashar al Asad. Misma expresión de solidaridad desde Túnez, donde el presidente Kais Saied envió una carta a su homólogo libanés expresando su "apoyo" a un "pueblo hermano".

El jefe de la Liga Árabe, Ahmed Abul Gheit, expresó su "sincero pésame" y pidió arrojar luz sobre los "responsables" de estas "terribles explosiones".

Las explosiones del martes tuvieron lugar en un momento en el que el Líbano atraviesa su peor crisis económica en décadas, marcada por una depreciación monetaria inédita, hiperinflación, despidos masivos y drásticas restricciones bancarias, que alimentan manifestaciones desde hace meses.

Explosión en Beirut / (AP Photo/Hussein Malla)