Tendencias

Home

Mundo

Artículo

La violación del menor de edad fue encubierta por la Iglesia Católica de Costa Rica por 19 años. - Foto: Getty Imágenes

mundo

Condenan a Iglesia católica en Costa Rica y a sus jerarcas por encubrir abuso sexual

La Iglesia había encubierto la violación de un menor de edad de apenas 11 años.

Un tribunal civil condenó este martes tanto a la Iglesia católica de Costa Rica como a sus autoridades, al pago de una indemnización de unos 100.000 dólares a una persona abusada sexualmente por un sacerdote cuando era menor de edad.

El fallo, emitido en primera instancia, condenó a la Conferencia Episcopal de Costa Rica, a las Temporalidades de la Arquidiócesis de San José (figura jurídica de la Iglesia) y al arzobispo de San José, José Rafael Quirós, por encubrir al hoy exsacerdote Mauricio Víquez, y a pagar las costas del juicio, unos 16.000 dólares.

Víquez fue condenado en marzo de 2022 a 20 años de prisión por otro caso de violación, cometido en 2003, contra un menor de 11 años, Josué, quien dejó el anonimato a sus 30 años, cuando se conoció aquella sentencia.

El resto de acusaciones en contra de Víquez, por crímenes cometidos entre 1996 y 2003, prescribieron en el plano penal. Sin embargo, tres de sus acusadores, Anthony Venegas, Michael Rodríguez y Carlos Muñoz, iniciaron un proceso civil, por encubrimiento. El fallo de este martes favoreció a Muñoz.

“Es un fallo inédito que recoge la justicia costarricense, ejemplar, en donde viene a indicar las responsabilidades que tuvo la Iglesia católica, que supo desde el año 2002 que acontecían estos hechos y que nunca realizó absolutamente nada para detenerlos o paralizarlos”, dijo Rodolfo Alvarado, abogado de Muñoz, según publica el portal crhoy.com.

La sentencia reprocha el daño moral de la víctima, quien sufrió los abusos cuando era un menor. Las quejas de los afectados no fueron atendidas oportunamente, según los denunciantes, y al excura únicamente se le trasladó a diferentes parroquias.

La Conferencia Episcopal, en un comunicado de prensa, aseguró que apelará el fallo bajo el alegato de que el caso también está prescrito en lo civil. “La justicia de Costa Rica condena históricamente al arzobispo y a la Iglesia católica por encubrimiento de abuso y daño moral, ante lo cual ellos responden que apelarán por prescripción del delito. ¿Dónde está el deber moral por el daño que han hecho, por su complicidad, encubrimiento y silencio?”, escribió en Twitter Anthony Venegas, cuyo proceso aún está en marcha.

“La curia acepta con su respuesta que encubrieron, que nos dañaron, pero siguen desde su posición de orgullo, sin asumir la responsabilidad que tienen en esto”, agregó.

Presuntamente alertado de las investigaciones que se realizaban en su contra, Víquez huyó a México en 2018, donde fue detenido un año después y extraditado a Costa Rica en mayo de 2021. Fue juzgado y sentenciado en marzo de este año.

Papa Francisco rompe su silencio sobre represión católica en Nicaragua

Luego del clamor, la Iglesia católica de Nicaragua y millones de personas alrededor del mundo que se preguntaban por el silencio que guardaba el papa Francisco ante la represión de los miembros de esta fe en el país centroamericano tuvieron respuesta.

Sucedió este domingo 21 de agosto, pues el sumo sacerdote se pronunció. Fue justamente en el Ángelus de la Plaza de San Pedro cuando el Papa aprovechó para hacer referencia a la situación de Nicaragua. Además de hablar sobre su vigilancia continua a este país, le pidió a la Virgen Purísima, una de las figuras representativas en Managua, que acompañara a esta población en su tribulación.

“Sigo con cercanía, con preocupación y dolor, la situación que se ha creado en Nicaragua que afecta a personas e instituciones”, comenzó, lo que sorprendió a los feligreses, ya que desde hace algún tiempo se estaba pidiendo la intervención del líder religioso en la persecución de Daniel Ortega a la Iglesia católica.

Agregó: “Quisiera expresar mi convicción y mi deseo de que por medio de un diálogo abierto y sincero se pueden encontrar la bases para una convivencia respetuosa y pacífica”, haciendo referencia a su deseo de terminar las represiones contra el pueblo nicaragüense a través de la diplomacia.

Sin embargo, uno de los grandes faltantes en el discurso fue, sin duda, el que no pidiera literalmente por el obispo Rolando Álvarez, quien fue arrestado el viernes 19 de agosto luego de que un grupo de agentes de la Policía fuera hasta su casa y lo sacara a la fuerza.

Incluso, el sumo sacerdote aprovechó la oración de este domingo para hacer su petición con la intercesión de la Virgen Purísima, que es la representación religiosa nacional del país centroamericano.

*Con información de la AFP.