mundo

Daniel Ortega, fuera de control: “Tienen secuestrados a venezolanos porque lo ordenan los yanquis”, le dice a Argentina

El presidente de Nicaragua lanzó duras acusaciones al gobierno argentino.


Daniel Ortega le reclamó al gobierno de Argentina por la retención de un avión venezolano y de su tripulación a pedido de Estados Unidos, y pidió su inmediata liberación.

“Tienen secuestrados a 11, 12 hermanos venezolanos porque así lo ordenan los yanquis desde Washington y se lavan las manos diciendo que es asunto de la justicia”, dijo Ortega, aliado de Venezuela, durante un acto por el 42 aniversario de la fuerza naval.

“Quien ocupa la presidencia de la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), que es Argentina, está traicionando los principios de la Celac, se convierte en un instrumento del imperio yanqui”, agregó Ortega en una ceremonia en la que también asistía el encargado de Negocios de la embajada de Argentina, a quien el presidente identificó como Jorge Stevens.

Ortega, un exguerrillero en el poder desde 2007, invocó al gobierno del socialista Alberto Fernández a que libere “a los hermanos venezolanos que los tiene presos en Argentina, como si Argentina fuese un distrito de Miami”, y que regresen “el avión a sus verdaderos dueños”.

“El presidente de la Celac (...) está haciendo un papel más vergonzoso, más triste, más degradante que el que hace Almagro [secretario general de la Organización de Estados Americanos], que es abiertamente un instrumento de los gringos”, consideró.

El Boeing 747 de mercancías Emtrasur, filial de la aerolínea estatal venezolana Conviasa, sancionada por Washington, fue retenido en junio después de aterrizar en el aeropuerto de Ezeiza, procedente de México, con una tripulación de venezolanos e iraníes y una carga de autopartes.

El pasado 2 de agosto, Estados Unidos pidió a Argentina incautar el avión tras una orden judicial que consideró que “se violaron las leyes de exportación” estadounidense cuando Emtrasur compró la aeronave a Mahan Air, aerolínea afiliada al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, que la Casa Blanca considera una organización terrorista. La solicitud fue aceptada por la justicia la semana pasada.

La semana pasada, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, también cuestionó a Argentina por la retención del avión.

El gobierno de Fernández, quien en algún momento criticó la exclusión de Managua de la Cumbre de las Américas de parte de Washington, apoyó la semana pasada en la OEA una resolución que condenó en Nicaragua “el cierre forzado de organizaciones no gubernamentales, así como el hostigamiento y las restricciones arbitrarias de organizaciones religiosas y de las voces críticas del gobierno”.

Organismos humanitarios contabilizan unos 190 opositores presos en Nicaragua, a quienes Ortega acusa de quererlo derrocar con el apoyo de Washington. En tanto, un obispo católico crítico del gobierno permanece retenido por la policía en su residencia hace más de diez días.

Arrestos, suspensiones de celebraciones religiosas, redadas y acusaciones en contra de los miembros de la comunidad religiosa se han convertido en el pan de cada día en el país centroamericano.

Tan solo el pasado domingo 14 de agosto, según informó Aciprensa, se registraron tres nuevos hechos en contra de la iglesia. Uno de ellos fue la detención del párroco de la Parroquia Espíritu Santo, en el área de Mulukuku, mientras que a otros dos sacerdotes se les prohibió asistir a la catedral de Matagalpa.

*Con información de AFP.