política

Federico Gutiérrez señala al Gobierno Petro de ser cómplice del aterrador Daniel Ortega y de ser “prodictadura”

El excandidato presidencial sigue de cerca las acciones del nuevo mandatorio.


Gustavo Petro y su nuevo gobierno se encuentran en el ojo del huracán luego de que Colombia fuera un gran ausente en la votación en la OEA para condenar a Nicaragua por perseguir a la iglesia, la prensa y las ONG de ese país.

El hecho causó sorpresa en esta organización, pues este país, durante el anterior gobierno, llamaba a Daniel Ortega a frenar los ataques contra los nicaragüenses opositores. Es por eso que Federico Gutiérrez, excandidato presidencial que se declaró en oposición al gobierno de Petro, mostró su voz de protesta ante el hecho.

“La ausencia de Colombia en la OEA no es otra cosa diferente a la complicidad con Nicaragua. Posición muy diferente a la de gran mayoría de Colombianos. Lamentable!”, se lee en su perfil oficial de Twitter.

Sergio Fajardo también se mostró preocupado por lo ocurrido y calificó el hecho como una “gran vergüenza”. “La posición de Colombia frente a la situación en Nicaragua, al abstenerse de condenar la aberrante y violación sistemática de derechos humanos del gobierno de Ortega, es una gran vergüenza. Así no”, expresó.

Andrés Forero, del Centro Democrático, fue otro de los que se sumó a las críticas. Manifestó que en la decisión de ausentarse de la votación “pesaron más las afinidades ideológicas” del gobierno que “la defensa de la Carta Democrática”.

“Vergonzoso debut de Gustavo Petro en la OEA. La delegación colombiana se ausentó mientras se votaba resolución que condena violación de DD. HH. y persecución contra la iglesia católica en Nicaragua. Pesaron más las afinidades ideológicas que la defensa de la Carta Democrática”, dijo.

A través de Twitter, el embajador designado ante la OEA por el nuevo gobierno, Luis Ernesto Vargas, se refirió este domingo a las críticas. Señaló que no ha sido nombrado y, por lo tanto, aún no ha presentado los documentos para la posesión. Además, rechazó que lo culpen de decisiones que no ha tomado.

“Alguien empezó a culparnos como funcionarios sin que aún lo seamos. No hemos sido nombrados, mucho menos hemos presentado documentos para la posesión, pero ya nos están imputando omisiones. Tengan la decencia de investigar. Y, fui juez de carrera: solo decidí con base en pruebas”, afirmó Vargas en respuesta a un usuario en la red social, quien le preguntó por lo ocurrido.

La del pasado viernes 12 de agosto fue la primera sesión de la OEA desde que asumió el Gobierno de Colombia el presidente Gustavo Petro. En la resolución, este organismo multilateral rechazó los ataques que han sufrido los sacerdotes nicaragüenses, quienes han sido duramente criticados por el gobierno de Ortega desde las protestas opositoras de 2018, por haber dado refugio a los manifestantes que resultaron heridos o huían de la represión de ese gobierno que se saldó con 355 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Además, la OEA insiste en que Nicaragua “libere de inmediato a todos los presos políticos, cese la persecución y la intimidación de la prensa independiente y garantice el ejercicio del derecho a la libertad de expresión”.

Se refiere a unos 190 opositores detenidos, entre ellos, siete exaspirantes a la Presidencia que buscaban retar a Ortega en las elecciones de noviembre pasado, en las que el exguerrillero obtuvo su cuarto mandato consecutivo.