Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Editora de canal de noticias ruso fue detenida por enviar un video en contra de la guerra en Ucrania.
Marina Ovsiannikova. la periodista de un canal de noticias ruso que fue detenida por enviar un video en contra de la guerra en Ucrania - Foto: Twiter: @maxseddon

mundo

El nuevo trabajo de la periodista que irrumpió en un noticiero ruso con pancarta sobre Ucrania

Marina Ovsiannikova, comunicadora social, se hizo famosa a nivel mundial tras lo que hizo. Fue detenida, interrogada y luego liberada.

El diario alemán Die Welt anunció que contrató a la periodista rusa Marina Ovsiannikova, que se dio a conocer al irrumpir en un noticiero para denunciar la ofensiva de su país en Ucrania. La reportera será corresponsal para Ucrania y Rusia, escribiendo para el diario y reportando para su cadena de información televisiva.

Ovsiannikova, de 43 años de edad, “tuvo el coraje, en un momento decisivo, de confrontar a los telespectadores en Rusia a una imagen no edulcorada de la realidad”, explicó Ulf Poschardt, redactor en jefe del grupo Welt, a través de un comunicado. “De esta manera defendió las virtudes más importantes del periodismo y eso a pesar de la amenaza de una represión del Estado”, añadió el responsable del diario conservador.

En el mismo comunicado, Ovsiannikova aseguró que “Welt representa lo que precisamente defienden con tanta vehemencia en Ucrania por las valientes personas allí: la libertad”. Y agregó: “Como periodista, considero que es mi deber defender esta libertad”. A mediados de marzo, la periodista irrumpió durante la emisión del noticiero más visto de Rusia, el de la cadena Pervy Kanal, en la que trabajaba como productora, con una pancarta que criticaba la operación militar de Rusia en Ucrania y denunciaba la “propaganda” de los medios controlados por el poder. Fue detenida, multada y liberada. Sin embargo, Ovsiannikova, que desde entonces dejó de trabajar en la cadena, podría ser acusada por lo penal y ser condenada a fuertes penas de cárcel, en virtud de una ley reciente que reprime cualquier “información falsa” sobre el ejército ruso.

“Detengan la guerra. No crean en la propaganda. Les están mintiendo”, afirmaba Marina Ovsyannikova el 14 de marzo anterior, afirmándole a la ciudadanía que desde el gobierno central estaban mintiendo y que lo que estaban promoviendo era la propaganda. “Lo que está pasando en Ucrania es un crimen y Rusia es el agresor. La responsabilidad de esta agresión cae sobre un hombre: Putin. Mi padre es ucraniano, mi madre es rusa, y nunca fueron enemigos”, fueron las palabras de la editora Ovsyannikova en el video difundido antes de su detención, haciendo énfasis en que los pueblos no son enemigos y que el dirigente ruso sería el culpable del conflicto bélico desatado.

“Desafortunadamente, a lo largo de los últimos años he trabajado para Channel One. He hecho propaganda del Kremlin y estoy muy avergonzada por ello, por haber permitido a la gente mentir desde las pantallas de televisión y que el pueblo ruso haya sido zombificado”, expresó en ese momento la comunicadora. “No protestamos cuando el Kremlin envenenó a Navalny. Simplemente observamos en silencio este régimen inhumano. Ahora todo el mundo se ha alejado de nosotros y diez generaciones de nuestros descendientes no limpiarán esta guerra fratricida”, concluyó Ovsyannikova.

Posteriormente, aunque se creía que la mujer sería sometida a 10 días de prisión, señalada por delitos relacionados con revolución, posteriormente se informó de su libertad después que una corte le impusiera una multa de unos 30.000 rublos (aproximadamente 1′050.045 pesos colombianos). Al salir de la audiencia, Ovsyannikova les dijo a los medios que pasó dos días sin dormir y que fue interrogada durante más de 14 horas sin ayuda legal. “Fue mi decisión contra la guerra. Tomé esta decisión yo sola porque no me gusta que Rusia iniciara esta invasión. Fue realmente terrible”, dijo.

Posteriormente, dio a conocer su rechazo al ofrecimiento elevado por el gobierno de Francia para protegerla, ofreciéndole asilo diplomático, conscientes de los efectos que podría haber tenido su acción en rebeldía contra la administración Putin. En una entrevista entregada a medios alemanes, Ovsiannikov explicó que más allá de un acto de ingratitud, el rechazo al ofrecimiento del presidente Emmanuel Macron responde a que ella y su familia no quieren dejar su país.

“No quiero dejar nuestro país. Soy una patriota, mi hijo lo es aún más. En ningún caso queremos irnos, no queremos irnos a ningún lado”, advirtió la mujer en declaraciones entregadas a la revista Der Spiegel.

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania es de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA.

Noticias relacionadas