Home

Mundo

Artículo

REUTERS
El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, aseguró el domingo que Washington se opondrá a los asentamientos israelíes o a la anexión de Cisjordania. - Foto: REUTERS

mundo

Estados Unidos advierte al gobierno entrante de Israel contra nuevos asentamientos

Blinken, secretario de Estado de EE. UU. prometió que calificarán al nuevo gobierno israelí por las políticas que instauren y no por las tendencias políticas de sus miembros, pero aseguró que rechazará nuevos asentamientos israelíes y la anexión de Cisjordania.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, aseguró el domingo 4 de diciembre que Washington se opondrá a los asentamientos israelíes o a la anexión de Cisjordania, pero prometió juzgar al gobierno entrante de Benjamin Netanyahu por sus acciones y no por el perfil de extrema derecha de alguno de sus miembros.

Se espera que Netanyahu regrese al poder tras sellar un acuerdo de coalición con movimientos de extrema derecha, como Sionismo Religioso, que recibirá un puesto a cargo de los asentamientos en la Cisjordania ocupada.

En declaraciones a J Street, un grupo progresista pro-Israel de Estados Unidos, Blinken felicitó al líder israelí, que ha chocado con anteriores administraciones demócratas en Washington.

“Calificaremos al gobierno por las políticas que lleva a cabo y no por sus miembros”, dijo Blinken.

Sin embargo, adelantó que la administración del presidente Joe Biden trabajará “sin descanso” para preservar un “horizonte de esperanza” para la creación de un Estado palestino.

Alirio Barrera
Un palestino corre junto a un neumático en llamas durante los enfrentamientos con las fuerzas israelíes durante una protesta en Hebrón, en la Cisjordania ocupada por Israel, el 28 de octubre de 2022. - Foto: REUTERS

“También seguiremos oponiéndonos de forma inequívoca a cualquier acto que socave las perspectivas de una solución de dos Estados”, así como a “la expansión de los asentamientos, los movimientos hacia la anexión de Cisjordania, la alteración del statu quo histórico de los lugares sagrados, las demoliciones y los desalojos, y la incitación a la violencia”, advirtió el funcionario estadounidense.

Blinken dijo que la Casa Blanca insistirá en “los principios democráticos fundamentales, incluyendo el respeto a los derechos de las personas LGBTQ y la administración de justicia igualitaria para todos los ciudadanos de Israel”.

AFP
En esta foto de archivo tomada el 6 de abril de 2021, cientos de personas se manifiestan durante una ceremonia de juramento del nuevo parlamento en Jerusalén, contra un grupo de legisladores israelíes recién elegidos que se oponen a los derechos de los homosexuales en un país considerado progresista en la promoción de la igualdad LGBT. - Foto: AFP

La coalición de gobierno incluirá a grupos de extrema derecha como Noam, cuyo líder, Avi Maoz, se opone firmemente a los derechos LGBTQ.

Netanyahu se apresuró a decir que la marcha del orgullo gay de Jerusalén continuará, contradiciendo a Maoz, que había prometido cancelarla.

El líder de Sionismo Religioso, Itamar Ben-Gvir, que se espera que tenga un papel clave en el Ejecutivo, es un firme defensor de los asentamientos judíos y solía colgar en su salón un retrato de Baruch Goldstein, quien mató a 29 palestinos en una mezquita de Hebrón en 1994.

Las elecciones del 1 de noviembre fueron las quintas en menos de cuatro años y se produjeron tras el colapso de una variopinta coalición que trató de mantener fuera a Netanyahu.

Nuevo antisemitismo en las redes sociales de Estados Unidos

Discursos de odio y en contra de los judíos, proferidos por figuras públicas y difundidos en redes sociales, impulsaron una enfática condena del presidente de Estados Unidos Joe Biden al antisemitismo el pasado viernes, dijeron los expertos.

“Silencio es complicidad”, lanzó Biden en Twitter. “El Holocausto sucedió. Hitler era una figura demoníaca. Y en lugar de ofrecerles una tribuna, nuestros políticos deberían denunciar y rechazar el antisemitismo”, añadió.

El mandatario demócrata se pronunció un día después de que el magnate del hip hop y la moda Kanye West expresara su “amor” por los nazis en un pódcast y 10 días después de que el expresidente Donald Trump cenara con West y el supremacista blanco Nick Fuentes, hecho que fue duramente criticado por la Casa Blanca y parte de su propio Partido Republicano.

Twitter suspendió el viernes la cuenta de West tras publicar una imagen donde aparecen una esvástica y una estrella de David entrelazadas. “Yo amo a Hitler”, ha dicho West en varias ocasiones, desatando la ira en redes sociales.

Estas controversias ponen de relieve la difícil lucha de una nueva generación contra memes y teorías conspirativas, como la de la comunidad QAnon, sobre los judíos, o el movimiento MAGA, Make America Great Again, Hagamos Grande a Estados Unidos otra vez, de Trump, aseguran los expertos.

“Cuando tienes celebridades que promueven el antisemitismo clásico como Kanye West, que tiene más seguidores en Twitter que la cantidad de judíos en el planeta Tierra, eso va a hacer que sea parte de la discusión pública”, dijo a la AFP Oren Segal de la ADL, una organización que denuncia el odio y el antisemitismo.

“Esa normalización no es algo que apenas comenzó cuando Kanye perdió la cabeza. Es algo que hemos visto en la opinión pública, francamente, durante mucho tiempo”, recordó.

Con información de AFP