rusia

Ex asesor de Putin fue hospitalizado en Italia: estudian posible caso de envenenamiento

El funcionario identificado como Anatoly Chubais, salió de Rusia en el mes de Marzo tras manifestar su discrepancia con las acciones militares desplegadas por el Kremlin en Ucrania.


Los ojos del mundo nuevamente se posan sobre Rusia, luego de que en los últimos días se diera a conocer el caso de Anatoly Chubais, un ex asesor de Vladimir Putin, quien recientemente tuvo que ser hospitalizado en un centro asistencial de Italia, al comenzar a manifestar algunos síntomas que, aunque inicialmente fueron referidos a un posible caso de Guillain-Barré, posteriormente son estudiados bajo la lupa de un posible caso de ‘envenenamiento’, siendo similares a los manifestados en su momento por el líder opositor Alexei Navalni, quien fue tratado en Alemania.

Según detallan medios internacionales, Chubais, quien salió de Rusia en el mes de marzo tras discrepancias con el Kremlin por el despliegue militar en Ucrania, comenzó a sentir rigidez en sus extremidades, cuando se encontraba de vacaciones en la ciudad de Cerdeña, teniendo que ser trasladado al Hospital Mater Olbia de la ciudad, donde especialistas se han hecho cargo del estudio de su caso.

Una de las primeras personas en reaccionar al caso y darlo a conocer al mundo, es la ex periodista y ex aspirante presidencial rusa Ksenia Sobchak, quien emitió una serie de mensajes revelando el posible caso de envenenamiento del ex asesor de Putin, quien actualmente tiene 67 años.

Aunque el caso era visto como una patología que ataca al sistema nervioso, la particularidad del paciente, y la existencia de casos de envenenamiento en contra de personas que se han manifestado en contra del régimen de Putin, prendieron las alarmas en los especialistas, quienes han comenzado a estudiar el caso bajo la posibilidad de tratarse de un nuevo caso de ese tipo de ataques.

A través de un mensaje difundido por Ksenia Sobchak, esta dio a conocer que las autoridades italianas dispusieron un examen especial a la habitación en la que se encontraba el ex asesor de Putin, en una investigación que también incluyó recolección de testimonios por parte de personas allegadas y funcionarios del hotel.

De igual modo, la opositora de Putin también reveló que tras dialogar con Avdotya Smirnova, esposa de Chubais, esta le habría asegurado que la salud de su esposo era ‘inestable’, y que se había visto aún más complicada con el inicio de otros síntomas referidos a problemas de movilidad.

Pese a las suspicacias que se tejen frente a un posible caso de envenenamiento, el mismo exfuncionario del Kremlin, las ha desestimado en diálogo con medios locales de Italia, e incluso, a periodistas del Financial Times, les afirmó que aunque las sospechas son ‘comprensibles’, él descarta personalmente la opción.

El funcionario sobre el que ahora se centran las miradas, pendientes de su evolución y parte médico, es un hombre que durante, al menos, las últimas tres décadas, se ha desempeñado como funcionario de los gobiernos rusos, jugando roles importantes desde el gobierno de Boris Yeltsin.

En los últimos meses, el referido ex funcionario había sido noticia por que, con ocasión de su renuncia y retiro del aparato estatal, el presidente Putin había afirmado que Rusia requería ‘purificarse’, aludiendo a sus opositores, y funcionarios que no le respaldaron en su acción militar en Ucrania como ‘escoria y traidores’.

Tras darse a conocer la noticia de la enfermedad de Chubais, desde el Kremlin, el portavoz del presidente Putin, Dmitry Peskov, afirmó que esa era una ‘triste noticia’, enviando un mensaje de pronta recuperación al exfuncionario.

En el marco de las investigaciones, agencias internacionales como Reuters, también han referido que frente al caso también se desplegó la actuación de la Agencia de inteligencia Europea, sin que de momento se hubiesen podido conocer los resultados de esta.

Aunque el caso emblemático de envenenamiento a opositores de Putin es el de Alexei Navalni, medios internacionales han sembrado un manto de duda, refiriendo que desde el comienzo de la ocupación a Ucrania, varias voces disidentes han sido misteriosamente silenciadas, cuando oligarcas y exfuncionarios de Moscú han aparecido muertos en extrañas circunstancias, refiriendo al menos seis casos, algunos de ellos relacionados con empresas energéticas.

Frente al particular, algunos empresarios, como el oligarca Oleg Tinkov, han manifestado temor por su vida tras confesarse en contra de la que calificó como una ‘guerra loca’.

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania es de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA.