bahamas

Hallan tesoro de incalculable valor en Bahamas tras descubrir barco que naufragó en 1656

Autoridades refirieron que, pese al elevado valor que se estima tienen los tesoros rescatados, ninguna de las piezas será vendida, y todas serán exhibidas en un museo en Bahamas.


Tras una prolongada investigación, un grupo de exploradores, historiadores y expertos reportaron que, tras siglos de hundimiento, se logró el hallazgo de un invaluable tesoro de la época de la conquista en inmediaciones de las Bahamas, compuesto por joyas, medallones y demás elementos propios de la época.

El descubrimiento, realizado en el fondo marino, corresponde al tesoro propio de un legendario naufragio ocurrido en el siglo XVII, más precisamente en el año 1656, correspondiente a un galeón español conocido como Nuestra Señora de las Maravillas, el cual, según la historia, se hundió el 4 de enero de referido año, en inmediaciones de un sector conocido como Little Bahama Bank, cuando se desplazaba desde territorio cubano, con destino a Sevilla, España, llevando en su interior valiosos tesoros ‘privados’.

De acuerdo con la historia, el galeón se hundió tras haber chocado con otra embarcación, referida a la misma flota de barcos, y posteriormente contra un arrecife, lo que generó su rápido declive, yendo a parar al fondo del mar.

En ese mismo sentido, los expertos también han referido que su búsqueda histórica tuvo una gran dificultad, en tanto, tras la colisión, la embarcación se dividió en varias fracciones, esparciéndose por un área importante, sin que quedaran ‘porciones significativas’ que condujeran a su fácil identificación.

Ahora, con el hallazgo de parte del tesoro, se logran las primeras luces tras más de tres siglos y medio de exploraciones, en busca de un tesoro de valor incalculable.

Según detallan medios internacionales, este hallazgo se suma a otros conseguidos en la misma área pocos años después del naufragio, como consta en las bitácoras de la época, y a otros, conseguidos a comienzo de la década de 1990; no obstante, los actuales desarrollos han permitido la ubicación de nuevas piezas que se estiman pérdidas, gracias a sistemas de detección de metales, que condujeron a la Exploración Allen a encontrar tesoros que han descrito como ‘inimaginados’.

Se estima que el tesoro total, que era transportado en el galeón, estaba compuesto por 3,5 millones de piezas.

Según recoge una entrevista con los encargados de la misión, publicada por Fox, y retomada este fin de semana por el New York Post, la actual exploración comenzó en 2020, en inmediaciones de Walker’s Cay, y ya ha permitido la extracción de algunas piezas de alto valor.

La exploración, según explicaron sus responsables, también es posible gracias al permiso de las autoridades de Bahamas, quienes dieron luz verde a la expedición, que, además de cañones, y anclas, ha permitido la recuperación de algunas joyas con piedras preciosas como esmeraldas y amatistas.

Además, según refieren los expertos, también se habrían podido localizar cerca de 3.000 monedas de plata y poco más de 20 de oro.

Aunque la profundidad del área en que fue encontrada esta nueva porción del tesoro podría llegar a los 50 pies, se calcula que la arena y sedimentos marinos podrían esconder tesoros aún cerca de 20 pies más abajo.

“He estado pensando en esto toda mi vida”, señaló el encargado de la expedición, en declaraciones retomadas por el New York Post, quien dijo que, además de joyas, en la zona también han hallado otras piezas de valor como frascos de aceitunas, y hasta porcelana china de la época.

Dentro de los artículos que permitieron determinar la correspondencia de los tesoros al galeón hundido, está, según la historia recogida por medios internacionales, un arma, espada de la época, perteneciente a un soldado español, a quien se identificó como Don Martín de Aranda y Gusmán, además de otros adminículos reveladores de la época.

Dentro de los descubrimientos, también se encontraron joyas con presencia de piedras colombianas, más exactamente esmeraldas, que despiertan gran admiración por parte de los investigadores.

“Aunque el valor de estos artefactos probablemente sume millones de dólares, los artículos no tienen precio”, afirmó Bill Springer, portavoz de Allen Exploration, en un comunicado difundido por el New York Post, en el que también se aclara que “ninguno de los hallazgos de Allen Exploration será subastado o vendido”.

El destino de las piezas recuperadas

En ese sentido, y sumado a las piezas antes recuperadas, el tesoro del galeón español pasará a formar parte de una exhibición en el denominado Museo Marino de Bahamas, ubicado en Port Lucaya Marketplace en Freeport, el cual abrió una exposición especial el pasado 6 de agosto.

Uno de los hechos curiosos de la exploración, es que, después de siglos de exploraciones, en la zona, nunca se han logrado ubicar restos humanos.

Sobre el tesoro, la historia se refiere a un cargamento considerado como de los más valiosos que jamás salieron de las Indias, por lo que se cree que lo hallado hasta el momento es solo una incipiente muestra de lo que aún puede permanecer bajo el mar.

En ese mismo sentido, los investigadores también apuntan a que, otra de las prácticas de la época, era que en la bitácora del viaje solo se registraba una mínima parte de lo que realmente era transportado.

Noticias relacionadas