ecuador

Indignación en Ecuador por ataque sicarial y muerte de un periodista

El comunicador, quien se movilizaba con su hija, había sido atraído por los delincuentes hacia una zona apartada, reportando un caso de suicidio, para posteriormente emboscarlo.


En medio de la ola de violencia que se ha desatado en los últimos meses en Ecuador, y que despierta la preocupación manifiesta del presidente de ese país, Guillermo Lasso, el pasado jueves se presentó un nuevo hecho de muerte que prendió las alarmas de las autoridades locales, al tratarse de un acto sicarial en contra de un periodista que ejercía su profesión en una zona de provincia, más precisamente en la región de Manta.

Según reportaron las autoridades de ese país, la persona asesinada es un joven comunicador, identificado como Gerardo Delgado Olmedo, vinculado al medio digital Ola Manta Tv, quien al momento de ser abordado por los delincuentes que segaron su vida, se transportaba en compañía de su hija, una menor de edad, con el objeto de realizar un cubrimiento periodístico.

De acuerdo con las declaraciones entregadas por la menor, Delgado Olmedo habría sido informado, minutos antes, vía telefónica, de la ocurrencia de un caso de suicidio, que se ubicaría en una región apartada, por lo que las primeras hipótesis de las autoridades apuntan a que esa información fue usada como señuelo por parte de los delincuentes para poder emboscarlo en una región apartada.

Según precisaron medios locales, el hecho delictivo, que despertó la indignación del país, y que sugirió incluso el pronunciamiento de altos funcionario y exfuncionarios del Gobierno de ese país, ocurrió en inmediaciones de la carretera que conduce entre Manta y Portoviejo, en un sector conocido como Las Paolas, a aproximadamente 400 kilómetros de la ciudad de Quito.

Tras llegar al lugar, las autoridades se encontraron con la menor, quien entregó detalles de lo ocurrido, confirmando a su vez que ella salió ilesa del ataque sicarial.

Datos clave para la rápida aprehensión de los responsables

Gracias a los datos suministrados por la menor, y a la rápida acción de las autoridades, muy cerca del lugar del caso de sicariato, logró identificarse la presencia de un vehículo, que también estaba reportado como robado, en cuyo interior fueron hallados algunos elementos que confirmaron que se trataba del medio de transporte empleado por los delincuentes para emprender la huida.

A través de sus redes sociales, la Policía Nacional del Ecuador y el ministro del Interior de ese país, confirmaron que gracias a la oportuna acción de las autoridades, se había logrado la aprehensión de dos personas, como presuntos responsables del hecho violento, manifestando a su vez, las condolencias con los familiares del periodista asesinado.

Sobre las personas detenidas, la Fiscalía de ese país afirmó fueron identificados como “Juan E. y Germy V.”, precisando que el primero de ellos fue detenido gracias a la información que se tenía sobre el vehículo, que fue detenido en inmediaciones de un peaje, donde también se encontraron las armas usadas, presuntamente, para acribillar al comunicador.

En el caso del otro sospechoso, fue detenido horas después, en la localidad de Paján, cuando se encontraba a bordo de un bus de servicio público, presumiblemente, intentando huir de la región del asesinato.

Tras las primeras interrogaciones a los presuntos autores, uno de ellos confirmó que había sido contratado para asesinar al periodista, afirmando que para ello se trasladó desde otra región del país.

En ese mismo sentido, el hombre informó que a cambio de la muerte del periodista, recibió un pago de cerca de 2.000 dólares.

Los dos hombres fueron enviados por un juez a prisión preventiva.

¿Cuál fue la motivación real del crimen?

Esta es una de las grandes preguntas que se plantean ahora las autoridades, pues, de acuerdo con las declaraciones de los sicarios, estos apenas recibieron la orientación sobre la persona a ‘dar de baja’, afirmando que desconocían las motivaciones reales que condujeron a que fuese ‘ordenada’ su muerte.

Aunque las motivaciones podrían estar relacionadas con el ejercicio de su profesión como periodista, las autoridades también estudian la posibilidad de que el hecho estuviese motivado por razones políticas, pues, en semanas anteriores, el comunicador había manifestado su intención de participar en un proceso electoral para acceder al cargo de concejal de su ciudad.

Referida candidatura estaba avalada por el movimiento Revolución ciudadana, del que hace parte el expresidente Rafael Correa.

Precisamente, el exmandatario se pronunció a través de sus redes sociales para repudiar el crimen afirmando que “ya son 2 precandidatos de la Revolución Ciudadana asesinados”, y añadiendo que actos como este ‘destrozan’ “la Patria, la democracia y la vida”.

SIP pide garantías

Pese a lo anterior, a través de las redes sociales de la Sociedad Interamericana de Prensa, órgano que aboga por la protección de periodistas en nuestro continente, también se conoció una comunicación en la que se rechaza el crimen perpetrado en contra de Gerardo Delgado Olmedo, y se pide a las autoridades locales “no descartar la labor periodística como móvil de los asesinatos”.

En su comunicado, la SIP refiere que el de Delgado Olmedo no es el único crimen en contra de la prensa que se ha perpetrado en los últimos meses en Ecuador, recordando que, el pasado el 24 de julio, también en un acto sicarial, fue asesinado el periodista Mike Cabrera, adscrito al medio Nexo Digital.

En ese sentido, la SIP elevó un ingente mensaje a que el caso de asesinato no quede impune, exhortando a que las autoridades nacionales de Ecuador implementen medidas adecuadas para la protección de los comunicadores.

“Estos nuevos asesinatos son un poderoso argumento para que el gobierno active de inmediato un mecanismo de protección para reporteros como los que ya funcionan en Brasil, Colombia, Honduras y México”, apunta el comunicado de la SIP.

Sobre la situación de la prensa en la región la SIP ha afirmado que el 2022 “es uno de los más trágicos para la prensa latinoamericana”, afirmando que, hasta el momento, han sido notificados 23 asesinatos de periodistas, de los cuales, 13 de ellos ha ocurrido en México, tres en Haití, dos en Honduras, dos en Ecuador y uno en Brasil, Guatemala y Chile.