historia

Insólito: la historia de un perro que cayó de un piso 13 y cobró la vida de tres personas

Se trata de Cachy, un perro de raza caniche, que jugaba con su pelota en un barrio de Argentina y cayó al vacío, sin contar que de manera indirecta o directa iba a ‘matar’ a tres personas que no tenían nada que ver entre sí.


En Argentina ocurrió un hecho insólito, como si hubiera sido sacado de película, nadie había visto algo similar, y tan curioso fue que cada octubre, desde hace 33 años, los argentinos recuerdan las misma historia.

Se trata del accidente de Cachy, un perro caniche perteneciente a una familia de apellido Montoya, que vivía en un apartamento en el piso 13 en el barrio Caballito, ubicado en el centro de Buenos Aires.

Pero lo más insólito no fue que el animal cayera al vacío mientras jugaba con una pelota en el balcón, sino que su fatal accidente trajo consigo tres muertes más, indirectas, pero también directas. ¿Cómo un perro indefenso que sufrió un accidente y ‘mató' tres personas más que no tenían nada que ver entre sí?

El hecho ocurrió el 21 de octubre de 1988 y la prensa argentina ocupó varias páginas para explicar lo que había ocurrido. Mientras Cachy jugaba con su pelota, una señora llamada Marta Espina, de 75 años, caminaba cerca del apartamento de la familia Montoya con su bolsa de compras, lejos de pensar que algo extraño iba a ocurrir. En ese momento, el perro de raza caniche atravesó un hueco de la baranda de su balcón y cayó al vacío, pero antes de tocar el suelo, la señora Espina recibió un fuerte golpe en su cabeza y falleció de inmediato, era Cachy que iba en caída con todo el peso, ambos perdieron la vida en esa calle de Caballito.

Hasta ahí la historia ya parece sacada de un programa de ficción. Pero lo que ocurrió momentos después fue aún más difícil de creer. Edith Solá, una mujer de 46 años, transitaba justo por la misma calle donde se produjo el accidente y aparentemente por curiosidad de saber lo que había ocurrido o para ayudar a la mujer que estaba en el suelo, cruzó de manera apurada la avenida, pero sin fijarse de los costados venía un bus que circulaba por la zona y Solá murió arrollada convirtiéndose en la segunda víctima fatal que había dejado la caída de Cachy, según relataron varios medios locales.

En Argentina ocurrió un hecho insólito, como si hubiera sido sacado de película, nadie había visto algo similar, y tan curioso fue que cada octubre, desde hace 33 años, los argentinos recuerdan las misma historia.
En Argentina ocurrió un hecho insólito, como si hubiera sido sacado de película, nadie había visto algo similar, y tan curioso fue que cada octubre, desde hace 33 años, los argentinos recuerdan las misma historia. - Foto:

La tragedia no terminó allí. Un hombre, cuya identidad no fue identificada por los medios argentinos, transitaba por allí y sufrió un ataque cardíaco al ver este episodio donde había dos mujeres muertas y un pequeño perro en el suelo impactado por el golpe. De inmediato las personas que se encontraban en la escena llamaron a una ambulancia, el hombre fue trasladado a un centro médico, pero en el camino falleció.

Cachy jugaba con su pelota, cayó al vacío y se llevó consigo tres vidas más. Nadie lo podía creer, los medios ocuparon sus páginas con esta insólita historia y tres décadas después los argentinos siguen recordando al perro caniche.