coronavirus

La OMS calificó como “un riesgo muy alto” a la variante ómicron

La organización aseguró que los diferentes países del mundo deben estar alertas ante la posible propagación de la nueva cepa.


La pandemia del coronavirus está cercana a cumplir los dos años y cada vez son más las cepas que se conocen y los posibles riesgos de la evolución de la enfermedad.

Ahora, la nueva variante ómicron prende las alarmas del mundo ante un posible rebrote de la enfermedad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) se pronunció al respecto y afirmó que la variante representa “un riesgo muy elevado” para el mundo, y aseguró que hay todavía muchas incógnitas sobre esta, especialmente sobre el peligro real que representa.

“Hasta el momento, no se ha registrado ninguna muerte asociada a la variante ómicron”, dijo la OMS en un documento técnico publicado este lunes, en el que también da consejos a las autoridades para intentar frenar su avance.

“Dadas las mutaciones que podrían conferirle la capacidad de escapar a una respuesta inmunitaria, y darle una ventaja en términos de transmisibilidad, la probabilidad de que ómicron se extienda a nivel mundial es elevada”, indica la organización, mientras se amplía la lista de países donde la variante ha sido detectada tras los primeros casos producidos en África austral este mes de noviembre.

“En función de estas características podría haber futuros picos de covid-19, que podrían tener consecuencias severas (...)” agrega la OMS, que ya desde el viernes calificó la variante de “preocupante”.

Las incógnitas sobre esta variante siguen siendo numerosas, advierte sin embargo la organización: su contagiosidad, y si esta es inherente a las mutaciones constatadas o al hecho de que la variante elude la respuesta inmunitaria; el nivel de protección de las vacunas anticovid existentes, y la gravedad de la enfermedad, es decir, si la variante causa síntomas mas graves.

Recomendaciones de la OMS

Ante el surgimiento de la variante, la OMS recomendó a los países que hagan lo siguiente:

  • Mejorar los esfuerzos de vigilancia y secuenciación para comprender mejor las variantes circulantes del SARS-CoV-2.
  • Enviar secuencias genómicas completas y metadatos asociados a una base de datos disponible públicamente, como GISAID.
  • Notificar los casos/grupos iniciales asociados con la infección por COV a la OMS a través del mecanismo del RSI.
  • Donde exista capacidad y en coordinación con la comunidad internacional, realizar investigaciones de campo y evaluaciones de laboratorio para mejorar la comprensión de los impactos potenciales del COV en la epidemiología del virus de la covid-19, la gravedad, la eficacia de las medidas sociales y de salud pública, los métodos de diagnóstico, las respuestas inmunitarias, los anticuerpos neutralización, u otras características relevantes.

Respecto a si las diferentes vacunas funcionan contra esta cepa, los expertos aseguran que es muy pronto para saberlo, por lo que esto se podrá determinar en algunas semanas. El profesor de medicina experimental en el Imperial College de Londres, Peter Openshaw, aseguró en diálogo con New York Post que es “extremadamente improbable” que los biológicos actuales no funcionen, y destacó que son efectivas contra muchas otras variantes.

Vale la pena recordar que la variante fue notificada el 24 de noviembre en Sudáfrica y preocupa por su gran cantidad de mutaciones.

Una vez la información sobre los casos registrados en países como Botsuana y Sudáfrica salió a la luz, las naciones del mundo reaccionaron inmediatamente con el propósito de contener a ómicron y evitar su expansión.

Uno de los primeros en anunciar medidas fue Israel, donde se registró un caso positivo de la variante ómicron en un viajero proveniente de Malawi. En consecuencia, el primer ministro israelí, Naftali Bennett, ordenó incluir a varias regiones africanas en la lista roja de países por la situación sanitaria, prohibiendo la entrada de extranjeros procedentes de estas regiones.

El listado de países orientales que establecieron restricciones a vuelos provenientes del sur de África lo completan Irán, Japón, Arabia Saudita, India, Hong Kong, Filipinas, Bahrein, Emiratos Árabes Unidos, Jordania, Marruecos y Egipto.

Por su parte, Bélgica fue el primer país europeo en reportar un caso de la nueva variante ómicron. Previamente, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leye, había anunciado que se estudiaría la posibilidad de restringir los viajes con los países del sur de África, hecho que se materializó horas más tarde.

*Con información de AFP.