Home

Mundo

Artículo

Vladimir Putin
Vladimir Putin, presidente de Rusia, también aceptó que le tomará tiempo ganar la guerra. - Foto: Getty Images

mundo

Lo último: presidente Vladimir Putin admite que deberá “negociar” la paz con Ucrania, pero ahora con más condiciones

Eso sí, el mandatario ruso ya no solo está reclamando la soberanía de Crimea.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, reconoció que el fin de la guerra “requerirá algo de tiempo”, pues lograr sus objetivos en Ucrania “no será fácil”, y asumió que se deberán llevar a cabo “negociaciones”.

En el marco de una rueda de prensa en la capital de Kirguistán, Biskek, Putin advirtió que las dos partes deberán aceptar las “realidades” que se dan en territorio ucraniano, tal y como recoge la agencia rusa de noticias TASS.

El mandatario ruso dejó así entrever que Moscú ya no solo reclama la soberanía sobre Crimea, sino que se amparará en los resultados de los referéndum celebrados en septiembre en las regiones de Donetsk, Lugansk, Zaporiyia y Jersón, para reclamar su control sobre estos territorios.

Sin embargo, Rusia no controla totalmente estas regiones, especialmente la de Jersón, donde Ucrania ha logrado notables avances. Moscú también se enfrenta a la comunidad internacional, que no ha reconocido en ningún momento la legitimidad de los mencionados plebiscitos de adhesión.

Asimismo, Putin ha advirtió que Rusia debe ser consciente de con quién está negociando, pues la “confianza” en Ucrania y gran parte de la comunidad internacional está a día de hoy “casi a cero”.

“He dicho muchas veces que estamos listos para los acuerdos, estamos abiertos, pero esto nos hace pensar con quién estamos tratando”, advirtió. El mandatario ha aprovechado la ocasión para anunciar que Rusia podría valorar la posibilidad de “adoptar” la estrategia de seguridad de Estados Unidos, que contempla tanto los “ataques preventivos” como los de “desarme”.

Junto a esta modalidad de ataques, el mandatario ruso recordó que Moscú podría retomar el uso de misiles de crucero, un tipo de proyectiles que Rusia abandonó hace un tiempo, pero de los que ahora vuelve a disponer y que son “más modernos e incluso más eficientes” que los de Estados Unidos.

Putin explicó que el protocolo ruso apunta a una “respuesta de contraataque”, de tal modo que cuando los sistemas de alerta advierten de la llegada de misiles, ya hay “cientos” de proyectiles en el aire camino a territorio ruso. Así, el mandatario ha abogado por cambiar la estrategia hacia la de “ataques preventivos”.

Por otro lado, Putin ha descartado la posibilidad de decretar una nueva movilización parcial como la de finales de septiembre, en el marco de la cual Rusia reclutó a un total de 300 mil ciudadanos para unirse a las filas en Ucrania.

Así, Putin aseguró que a día de hoy “no existen las condiciones” para una nueva movilización, y detalló que unas 150 mil de las tropas reclutadas con el anterior decreto se encuentran en territorio ucraniano, si bien solo la mitad están en primera línea de combate.

De los 150 mil reclutas restantes, el presidente Putin informó de que se encuentran en “campos de entrenamiento”, confirmando así que la Fuerzas Armadas de Rusia cuentan con una suerte de “reserva de combate”.

Finalmente, el líder ruso ha confirmado que la “operación militar especial” en Ucrania sigue adelante con normalidad y bajo los planes previstos por Moscú. “Todo está estable para nosotros, no hay cuestiones ni problemas”, dijo.

“El Ministerio de Defensa se comporta de manera bastante transparente, todo lo que sucede en las realidades sobre el terreno se refleja en los informes diarios [...] Todo es realmente objetivo”, aseveró el presidente Putin.

Con información de Europa Press