Home

Mundo

Artículo

Ocurrió en el barrio El Recreo.
Mujer se ahorcó en Argentina frustrada luego de que la Policía no le atendiera en una denuncia de violencia doméstica. - Foto: Getty Images

argentina

Mujer se quitó la vida en Argentina después de que Policía no atendiera su denuncia de violencia doméstica

Familiares de la víctima advierten la existencia de algunas irregularidades en el proceso forense, y cuestionan si eventualmente la mujer no pudo ser ‘colgada’ por terceros.

Noelia Soledad Sosa es el nombre de una joven de 30 años, madre de dos hijos, quien, en medio de la desesperación que le generó el ser víctima de violencia de género por parte de su pareja, decidió poner su caso en conocimiento de las autoridades de su país; no obstante, la insuficiente respuesta por parte de estas, y la frustración y temor que ello suscitó, la llevaron a tomar una decisión final: quitarse la vida.

El hecho, según precisaron medios locales de Argentina, se presentó a mediados del pasado mes de octubre de 2022, revelando además que la ‘respuesta insatisfactoria’ por parte de las autoridades al llamado de auxilio de la mujer fue la no recepción de la denuncia bajo una excusa que muchos han considerado como increíble: no se encontraba la persona encargada de su recepción”.

En medio del lamentable panorama, y con la revelación de las motivaciones que llevaron a la mujer a ahorcarse ese mismo día, una ola de insatisfacción ha venido manifestándose en la localidad de Tucumana, provincia de Trancas, en Argentina, donde pobladores y amigos de la mujer decidieron adelantar una serie de protestas, no solo en contra del hombre que con sus maltratos llevó a que la mujer sintiera que su vida ‘no tenía sentido’, sino también frente a las instalaciones de la sede de las autoridades, denunciando la incompetencia de estos para la atención de un caso sensible.

En declaraciones recogidas por medios locales, familiares de la víctima reprocharon la falta de diligencia por parte de las autoridades policiales para atender la denuncia, así como la respuesta que en su momento entregaron a la mujer que acudió a ellos en busca de ayuda.

“No hay derecho a que hicieran eso”, advirtieron los familiares de la mujer quienes afirmaron que la mujer decidió ahorcarse.

Sobre la vida mujer, medios locales también señalaron que ella era empleada en una estación de servicio vehicular, y era madre de dos niños.

Familiares de la víctima también habían apuntado que la mujer recientemente había sido objeto de un caso extremo de maltrato por parte de su pareja, advirtiendo que ella se encontraba muy mal anímicamente luego de que su novio la hubiese tomado del cabello, arrastrado por toda la casa, y le hubiese roto uno de sus elementos personales: su celular.

Desde las autoridades se advirtió que la mujer no había recibido una negativa en la recepción de la denuncia, sino que le habían indicado que, para el momento en que ella acudió, la persona que podría hacerlo se encontraba ausente, por lo que sería necesario que acudiera horas después cuando se pudiera efectivamente radicar la denuncia.

No obstante, la familia reprocha que la Policía no hiciera nada, incluso cuando la mujer, según ellos, advirtió de la premura de la denuncia, acusando que su pareja estaba presionándola para que saliera del lugar donde vivían, y que seguramente iba a tener consecuencias cuando se enterara que había acudido en busca de ayuda.

“Les dijo a los uniformados que ella no podía salir de ahí porque tenía miedo de que le hiciera algo malo”, recoge un medio local, sobre lo afirmado por uno de los cuñados de la mujer, quien reveló que el agresor era el ‘novio de la víctima’, quien además tiene reconocimiento en la región.

En ese mismo sentido, el hombre advirtió a medios locales que esa podría no ser la primera vez que ella recibía maltratos por parte de su pareja sentimental, no obstante también apuntó que creo que ella nunca lo denunció porque lo amaba y aguantaba todo”.

También ha trascendido que otras personas allegadas a la mujer afirmaron que la joven les había contado que tenía sospechas de que su pareja le suministraba pastillas para dormirla, e incluso había llegado a retenerla contra su voluntad, encerrándola en un baño.

Los familiares pidieron a las autoridades que se estudiara la presunta negligencia en la atención de casos de violencia de género, y según el abogado, citado por medios locales, la excusa de “no está el oficial de turno”, es un hecho recurrente del que también dan testimonio otras mujeres que han intentado interponer quejas.

En ese sentido, la familia pide que las autoridades ‘no pongan más excusas’, y que de ser cierto que ‘no está el oficial encargado’, se investigue porqué no está, y si es el caso, se designen más personas que puedan estar capacitadas para ello, advirtiendo que ese tipo de necesidades de la comunidad, ‘no deberían tener horario’.

Manto de dudas

Si bien el caso ha sido reportado como un suicidio, y la familia no descarta que, en efecto, víctima de la desesperación, la joven hubiese podido recurrir a esa medida desesperada para poner fin a su viacrucis, también siembran un manto de dudas frente a la acción de los forenses advirtiendo que se debió haber practicado una autopsia, advirtiendo con ello que nada les puede asegurar que la mujer no hubiese sido colgada por manos de terceros.

En ese mismo sentido, también reclaman que se hubiese podido efectuar una evaluación al presunto victimario, para determinar si este eventualmente tenía lesiones.

En contraposición, también ha trascendido que la mujer tenía, por parte de su presunto agresor, una denuncia en la que este afirmaba que ella no estaba bien mentalmente, y que incluso había asumido una serie de conductas que “no lo dejaban vivir en paz”.