Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Mujer de nacionalidad argentina murió en grave accidente en costa italiana. Autoridades afirman que la víctima y su esposo habrían incurrido en una imprudencia al intentar tomarse una foto en medio de una tormenta.
Mujer de nacionalidad argentina murió en grave accidente en costa italiana. Autoridades afirman que la víctima y su esposo habrían incurrido en una imprudencia al intentar tomarse una foto en medio de una tormenta. - Foto: Instagram/ @inesgomila

italia

Viaje de placer terminó en ‘destino final’ para turista argentina en Italia: murió cuando se tomaba una selfie

El hecho ocurrió cuando la víctima y su esposo disfrutaban de una zona exclusiva en la región de Salerno, y una gigantesca ola los golpeó.

¡Vacaciones!, es una temporada ansiada por miles de personas en el mundo que desean unos días de descanso en medio de su rutina, y fue precisamente en medio de uno de esos periodos que una mujer argentina, identificada como Inés Gomila, encontró la muerte, mientras adelantaba un viaje a una exclusiva zona de Italia.

Según recogen medios argentinos, la tragedia ocurrió cuando Inés y su pareja decidieron aprovechar unos días libres para tomar un ‘viaje de placer’, sin imaginar que sería su último tiempo juntos, pues en medio del disfrute de la maravilla de los paisajes italianos, la muerte, disfrazada de ola del mar, les iba a sorprender cobrando la vida de ella.

Los hechos puntuales ocurrieron en la localidad de Furore, en la costa amalfitana, cuando la mujer, encantada por el paisaje, decidió tomar algunas fotografías en medio de una tormenta; no obstante, por estar concentrada en intentar captar un buen autorretrato, terminó siendo arrollada por una gigantesca ola producto del mal tiempo.

Aunque el hombre, de 52 años, también fue víctima del golpe del mar, logró evitar ser arrastrado por el oleaje gracias a que pudo aferrarse a algunas rocas que se encontraban en el lugar, para posteriormente ser rescatado por lugareños y conducido a un hospital cercano, Castiglione di Ravello, para ser valorado.

Contrario a la suerte que corrió su esposo, Gomila, de 36 años de edad, y procedente de la provincia de Córdoba, terminó afectada mortalmente, y tras ser arrastrada mar adentro, su cadáver tuvo que ser rescatado por miembros de la Guardia Costera.

De acuerdo con las declaraciones de los rescatistas locales, recogidas por medios locales en Italia, en el momento de la tragedia, “las olas eran demasiado fuertes”, razón que impidió que los cuerpos de emergencia pudieran actuar oportunamente para quizá haber podido rescatar con vida a la mujer.

Tras lo ocurrido, la Fiscalía de Italia desplegó una investigación para poder esclarecer los motivos que condujeron a la muerte de la mujer, y poder entender las razones por los que la pareja se encontraba en la zona costera pese a la inminente tormenta y el peligro que ello representaba.

Actualmente, la costa amalfitana se encuentra en medio de una peligrosa temporada invernal que ha estado marcada por las fuertes mareas, que han afectado el área comprendida entre la localidad de Viteri sul Mare, hasta Positano.

En medio de la emergencia por el aumento de las mareas, algunas localidades incluso han reportado serias afectaciones en sus costas donde el nivel del mar aumentó hasta adentrarse a algunos sectores aledaños a las playas, e incluso llegó a ‘tragarse’ estructuras como muelles.

Como consecuencia de la emergencia, autoridades locales han estimado la prohibición del uso de las zonas costeras, pidiendo incluso que las zonas en mayor riesgo sean acordonadas en señal de alarma ante la peligrosidad que ello puede representar, más aún teniendo en cuenta que la temporada de riesgo no ha mermado.

El nivel de alerta en la zona es ‘naranja’.

La muerte de la turista tuvo lugar el pasado miércoles, 23 de noviembre, despertando una gran conmoción no solo en el lugar de la tragedia, sino también en su país de origen, y de momento, la muerte ha sido referida a la imprudencia de la pareja que, en busca de ‘una selfie’ puso en juego la vida.

Medios internacionales refieren que no es la primera vez que un hecho similar tiene lugar en esa misma localidad, recordando que cerca de 4 años atrás, por la misma temporada, 4 turistas fueron arrastrados por las olas, derivando en la muerte de uno de ellos.