Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Portugal ya ha perdido este año más de 100.000 hectáreas por los incendios. - Foto: reuters

europa

Portugal ya ha perdido este año más de 100.000 hectáreas por los incendios

Europa se enfrenta a la peor sequía en los últimos 500 años, según han alertado este martes expertos de la Comisión Europea.

La cifra de hectáreas de terreno destruidas este año en Portugal por los incendios ya ha superado el umbral de las 100.000, según datos oficiales del Instituto para la Conservación de la Naturaleza y de los Bosques (ICNF).

En concreto, el recuento da cuenta de más de 103.000 hectáreas destruidas, incluidas más de 22.000 en la última semana. De ellas, un 51 % corresponden a áreas forestales, un 39 % a matorral y un 10 % a superficie agrícola, informa la agencia lusa. El ICNF tiene registrados 9.100 incendios desde que comenzó 2022, si bien solo en la recién extinguida conflagración de la sierra de la Estrella ardieron más de 22.000 hectáreas, aproximadamente una cuarta parte de esta zona natural.

En relación con las causas, los expertos estiman en el 22 % la proporción de fuegos desatados por la acción de pirómanos. La ministra de Justicia, Catarina Sarmento e Castro, descartó este martes que el Gobierno prevea elevar las penas para estas personas, ya que considera que están ya “ajustadas” a la gravedad de los hechos.

Europa se enfrenta a la peor sequía en los últimos 500 años, según alertaron este martes expertos de la Comisión Europea en un informe, en el que señalan que el 47 % del territorio de la Unión Europea se encuentra en agosto en aviso por sequía y el 17 % en situación de alerta por la escasez de precipitaciones.

En total, el 64 % del continente europeo se encuentra en aviso o alerta, lo que aumenta el peligro de la expansión de incendios en el territorio de la UE. Estas son las conclusiones del informe del Centro de Investigación Conjunta de la Comisión Europea (JRC, por sus siglas en inglés), tras analizar los datos aportados por el Observatorio Europeo de Sequías.

El informe viene a confirmar la situación de emergencia registrada el mes de julio y consolida la evolución y el impacto de la sequía prolongada que azota a Europa. “Según los expertos del JRC, la sequía actual parece ser la peor desde hace al menos 500 años”, destacó Bruselas en un comunicado.

Las previsiones para las cosechas este verano apuntan a una caída del 16 % en la producción de maíz, un 15 % en la soja y un 12 % en el caso del girasol, mientras que el déficit de lluvias ha afectado a casi todos los ríos de Europa con un impacto importante en el sector hidroeléctrico, de transporte fluvial y en los sistemas de refrigeración.

“La combinación de una sequía severa y de las sucesivas olas de calor ha creado una presión sin precedentes sobre los niveles de agua en toda la UE. Actualmente, registramos incendios sensiblemente por encima de la media y un importante impacto en las cosechas”, avisó la comisaria de Cultura e Innovación, Mariya Gabriel.

Según la política búlgara, el cambio climático es “sin duda” más perceptible cada año que pasa y por ello ha defendido el trabajo del Ejecutivo europeo para estudiar la crisis, poniendo su mejor tecnología al servicio de la protección del medioambiente y para evitar crisis que golpeen a los ciudadanos de la UE.