ucrania

Rusia usa el hambre como arma de guerra en la invasión a Ucrania, según Alemania

El ministro ucraniano de Agricultura expresó su temor a que se produzcan “grandes pérdidas” en la cosecha de trigo este año.


El ministro de Agricultura de Alemania, Cem Özdemir, acusó este viernes al presidente ruso, Vladimir Putin, de utilizar el hambre como arma en su guerra con Ucrania, después de que decidiera bloquear las exportaciones de trigo de ese país.

Özdemir consideró que la invasión iniciada el pasado 24 de febrero es “particularmente pérfida”, puesto que Ucrania tiene un gran peso en el mercado internacional de exportación de alimentos y recordó que la mitad del trigo usado por el Programa Mundial de Alimentos (PMA) proviene de ese país.

“La escasez y el consiguiente aumento de los precios han sido una estrategia militar deliberada”, aseguró Özdemir, que sostuvo en un encuentro este viernes en la ciudad de Stuttgart con sus homólogos de Agricultura del resto de países del G7, con la presencia también del ucraniano, Mikola Solski.

El ministro ucraniano de Agricultura expresó su temor a que se produzcan “grandes pérdidas” en la cosecha de trigo de este año, por lo que pidió a los países del G7 que insisten, en su ayuda a ese país, para permitir que pueda seguir exportando a pesar de los intentos de Rusia por impedirlo.

La invasión a Ucrania ha provocado un aumento a gran escala de los precios de los cereales, que se ha dejado sentir en especial en los países en desarrollo.

Un total de 25 millones de toneladas están actualmente atascadas en los puertos ucranianos, principalmente en Odesa, según denunció esta semana la ministra alemana de Exteriores, Annalena Baerbock.

Problemas en transporte de gas ruso a Europa tienen aún efectos limitados

Entre tanto, los problemas en el transporte de gas ruso hacia la Unión Europea no tienen por ahora consecuencias importantes, pero plantean la urgencia de buscar alternativas y obligan a interrogarse sobre las intenciones tanto de Rusia como de Ucrania.

En 2021, la Unión Europea (UE) importó alrededor de 155.000 millones de metros cúbicos de gas ruso, de los cuales 140.000 se suministraron por gasoducto y solo 15.000 eran de gas natural licuado (GNL).

Esto representa 45 % de sus importaciones de gas y casi 40 % de su consumo total.

La Comisión Europea propuso un embargo progresivo sobre el petróleo ruso, rechazado por el momento por Hungría, pero no propuso nada similar respecto al gas.

Algunos países, como Alemania, que dependen en gran medida de estas importaciones, se resisten a los llamamientos ucranianos a un embargo total de la energía.

Nord Stream / Rusia
los problemas en el transporte de gas ruso hacia la Unión Europea no tienen por ahora consecuencias importantes. (AP Photo/Michael Sohn, File) - Foto: AP

Flujos perturbados

El tránsito de gas ruso a través de los gasoductos que atraviesan Ucrania se redujo desde el miércoles, puesto que una estación de tránsito en la frontera ruso-ucraniana está cerrada.

Ucrania afirmó que ya no puede garantizar las entregas a través de Sokhranivka, en la región de Lugansk, debido a la presencia de las fuerzas armadas rusas.

Kiev pidió al gigante ruso del gas Gazprom que aumente los volúmenes que pasan por otro sitio, Sudzha. Moscú respondió que es imposible.

“Normalmente, 30 % del gas natural ruso que llega a Europa a través de un gasoducto pasa a través de Ucrania, y 30 % de este flujo pasa por Sokhranivka”, señaló Ole Hvalbye, del banco escandinavo Seb.

La pérdida equivale al 2 % del consumo total europeo, según sus cálculos. No es “dramático”, pero “envía una señal sobre lo que podría suceder después”, explica.

Además, Gazprom anunció en la víspera, jueves, que dejará de utilizar otro gasoducto para el tránsito de gas a Europa a través de Polonia.

Esta decisión tiene efectos limitados, ya que este gasoducto Yamal-Europa transportaba poco volumen desde hacía varios meses, y solo gas al contado, según una fuente de mercado.

Promigas producirá hidrógeno verde para inyectarlo en la red de gas natural en la zona de Mamonal en Cartagena. Foto: MinEnergía - Cesar Nigrinis
Gazprom anunció en la víspera, jueves, que dejará de utilizar otro gasoducto para el tránsito de gas a Europa a través de Polonia. Foto referencia: MinEnergía - Cesar Nigrinis - Foto: Foto: MinEnergía - Cesar Nigrinis

¿Qué quieren Rusia y Ucrania?

Algunos analistas sugieren que Ucrania, frustrada por el hecho de que los europeos no imponen un embargo drástico sobre la energía rusa, perturba conscientemente las exportaciones que transitan por su territorio.

“Es posible que Ucrania intente presionar a Hungría para que acepte un embargo petrolero de la UE contra Rusia”, afirma Carsten Fritsch, de Commerzbank.

En cuanto a Rusia, ¿podría decidir cerrar el grifo para siempre, sin perjuicio de privarse de ingresos cruciales para llevar a cabo su guerra?

“El suministro (de gas) podría ser interrumpido unilateralmente por Gazprom”, subraya Kaushal Ramesh, de la firma especializada Rystad. “Las posibilidades de que esto ocurra son escasas, pero no nulas”, destaca.

“Existen precedentes históricos sobre la interrupción de los flujos de gas por parte de Gazprom, habiéndose producido varias veces entre 2005 y 2014″, y las tensiones actuales “preparan el terreno para un nuevo episodio”, juzga el analista.

Las alternativas

Los países europeos buscan diversificar sus proveedores. Alemania afirma poder compensar el reciente descenso de los suministros rusos con compras en Noruega y los Países Bajos para llenar sus existencias antes del próximo invierno.

Los europeos apuestan en particular por el GNL, que puede ser transportado por barco desde todo el mundo.

Algunos países desean aumentar temporalmente su producción de gas, como Dinamarca en yacimientos ya explotados en el mar del Norte. Los senadores rumanos aprobaron un proyecto de ley que allana el camino para la extracción de gas en el mar Negro.

Esta situación es un nuevo argumento a favor de una transición energética acelerada, subrayaron los expertos.

“Las soluciones limpias pueden reemplazar dos tercios del gas ruso para 2025″, calculó el centro de reflexión sobre el clima E3G.

El biogás procedente de residuos alimentarios o de estiércol, que actualmente suministra 18.000 millones de metros cúbicos al año, según la Asociación Europea de Biogás (EBA), es una buena pista.

El sector se declara “dispuesto a producir 35.000 millones de metros cúbicos de aquí a 2030″, es decir, 10 % de la demanda actual de gas de la UE y más del 20 % de sus importaciones procedentes de Rusia.

* Con información de Europa Press y AFP

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania es de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA.