Home

Mundo

Artículo

el cierre de Shanghái
El personal en equipo de protección personal (EPP) trabaja junto a una barrera de un área bloqueada en medio de la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), en Shanghái, China. Foto REUTERS/Aly Song - Foto: REUTERS

mundo

Shanghái admite preparación “insuficiente” ante la covid-19

Los habitantes de la parte oriental de la ciudad están confinados en sus hogares desde el lunes y son objeto de un examen general de detección del virus.

Un alto funcionario de Shanghái reconoció el jueves que la capital económica china está “insuficientemente preparada” para el actual brote epidémico de covid, que obliga a la ciudad a confinar por fases a sus 25 millones de habitantes.

En medio de la baja continua de casos y muertes por el virus en la mayoría de naciones del mundo, la metrópoli se enfrenta a su peor ola de contaminación desde el inicio de la epidemia.

En el caso puntual de este país, es la variante ómicron, altamente contagiosa y mucho más que su predecesora delta, la que pone a prueba la estrategia nacional “cero covid”, que pretende hacer todo lo posible para prevenir nuevos casos.

Los habitantes de la parte oriental de la ciudad están confinados en sus hogares desde el lunes y son objeto de un examen general de detección del virus.

Este confinamiento durará hasta el viernes, fecha en la cual el oeste vivirá la misma suerte. Si bien la logística de confinamiento funciona bien en general, los habitantes de Shanghái se quejan de que no pueden acceder a los hospitales.

Al menos dos pacientes que necesitaban diálisis y una persona con asma habrían fallecido, según mensajes de familiares publicados en las redes sociales.

el cierre de Shanghái
Un oficial de policía con traje protector vigila junto a un puente que conduce al área de Pudong a través del río Huangpu, después de las restricciones de tráfico en medio del bloqueo para contener la propagación de la enfermedad coronavirus (COVID-19) en Shanghái, China. Foto REUTERS/Aly Song - Foto: REUTERS

Frente al descontento, un alto responsable del ayuntamiento, Ma Chunlei, reconoció el jueves, en un comunicado oficial, que “ante el fuerte aumento del número de personas infectadas, nuestros preparativos son insuficientes”.

El funcionario señaló que las autoridades estaban reforzando sus existencias de equipo de detección, la construcción de centros de cuarentena y la instalación de camas. “Aceptamos con humildad las críticas y hacemos todo lo posible para mejorar”, afirmó.

El ministerio de Salud informó el jueves sobre 5.600 nuevos casos positivos en Shanghái, la gran mayoría asintomáticos. Cifras que podrían parecer bajas a nivel mundial, pero que en la región han generado preocupación entre las autoridades, luego de la estabilidad que se presentó a finales de 2021.

Una de las alternativas a las que han recurrido es utilizar algunos parques de exposiciones de la ciudad, y convertirlos en centros de cuarentena. Los videos difundidos por los medios oficiales muestran grandes salas con filas de camas separadas por tabiques.

En medio del confinamiento, los residentes de Shanghái compraban alimentos en estantes casi vacíos en los supermercados, mientras las autoridades iniciaban un cierre de dos fases en la ciudad, para llevar a cabo pruebas masivas.

“El precio de las mercancías aumenta y la gente entra en pánico”, indicó a AFP Yang, un jubilado que no quiso dar su nombre completo.

Las autoridades justifican este confinamiento en dos tiempos por el impacto económico que tendría encerrar toda la ciudad.

A más de 2.000 km de Shanghái, también hay millones de habitantes confinados en el noreste de China.

La provincia de Jilin, en la frontera con Corea del Norte, es una de las regiones más duramente afectadas por la epidemia. Según medios locales, se han levantado allí 19 hospitales temporales en la última semana.

*Con información de la AFP.