Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Tribunal chino admite denominar la homosexualidad como un trastorno mental
Tribunal chino admite denominar la homosexualidad como un trastorno mental - Foto: AP

mundo

Tribunal chino admite denominar la homosexualidad como un trastorno mental

El juzgado en el país asiático dice que la descripción de un libro que define la homosexualidad como un trastorno psicológico es una opinión académica.

Un tribunal en China confirmó la decisión de adoptar como “opinión académica” a la descripción que da un libro a la homosexualidad como un “trastorno psicológico”.

Integrantes de la comunidad LGBT de ese país, así como la trabajadora social que puso una demanda, mostraron su decepción contra la decisión adoptada por el Tribunal Popular Intermedio de Suqian en la provincia oriental de Jiangsu.

Sobre el tema, Ou Jiayong, quien también usa el nombre Xixi, explicó que la decisión tomada por el tribunal sobre lo que argumentó como un “error de hecho” fue “aleatoria y sin fundamento”.

Xixi decidió imponer la demanda puesto que en su primer año de estudios en la Universidad Agrícola del Sur de China en Guangzhou, en la provincia de Guangdong, vio que en un libro de texto de psicología estaba estipulado que la homosexualidad era la consecuencia de un trastorno mental.

El hallazgo de Xixi estuvo en la edición de 2013 del texto “Educación en salud mental para estudiantes universitarios”, publicada por Jinan University Press, donde la homosexualidad estaba entre los “trastornos psicosexuales comunes”, de igual manera estaba el travestismo y el fetichismo.

El texto afirmaba que la homosexualidad “se creía que era una alteración del amor y el sexo o una perversión de la pareja sexual”, y la preocupación radica en que un gran número de universidades de ese país hacen uso de dicho libro, lo que impulsaría a más personas a creer que ser gay está mal, según dice el South China Morning Post.

La trabajadora social ya había interpuesto una demanda sobre el mismo caso en 2017, cuando fue sobre el editor del libro de texto y el minorista en línea JD.com.

La acción exigía al editor eliminar esta referencia y disculparse públicamente por las afirmaciones que hace ese “trabajo de mala calidad”, ya que la declaración no era cierta y tampoco contaba con una base científica que la respaldara.

Al respecto, el fallo del Tribunal Popular del Distrito de Suyu en Suqian fue a favor de la editorial, pues aseguraba que las opiniones opuestas de Xixi y el editor se debían a diferencias de opinión más que a un error de hecho.

En esta ocasión, Xixi, quien se desempeña como trabajadora social en Hong Kong, apeló contra el fallo, pero la decisión fue de mantener el fallo anterior.

La mujer explicó que al momento de apelar, pensaba que la evidencia que había proporcionado era suficiente para probar que la descripción que tiene el texto de homosexualidad no es trastorno mental.

“Quizás este fallo sea para reducir la controversia. “Pero también ha permitido que sigan circulando libros de texto que considera la homosexualidad una patología, lo cual es una lástima”, explicó.

No obstante, la acción de Xixi trajo el apoyo de la comunidad LGBT de China, que expresó su decepción por el resultado del caso.

Sobre el tema también se refirió Ah Qiang, portavoz de la organización no gubernamental PFLAG cuya sede principal es en Guangzhou, y dijo que esta descripción de la homosexualidad en los libros de texto es equivalente a decir que el sol gira alrededor de la tierra en su inexactitud.

“El editor del libro de texto aparentemente utilizó puntos de vista que no coinciden con la percepción que tiene la sociedad de las minorías sexuales en la actualidad”, dijo el portavoz Ah Qiang.

En China se despenalizó la homosexualidad en 1997 y fue eliminada de una lista de enfermedades mentales en 2001, mientras que la Organización Mundial de la Salud desclasificó la homosexualidad como un trastorno mental en 1990.

Pese a que agotó todas las vías legales disponibles para revocar el fallo, la profesional manifestó que aún queda mucho trabajo por hacer para abordar la situación.

“Mi abogado y yo tendremos algunas sesiones de intercambio público, escribiremos notas con otros miembros de la comunidad y veremos si hay algo más que podamos seguir”, expresó.