Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Momento en que un hombre con un mazo le parte el brazo a otro, para que evite ir a la guerra de Ucrania. Pantallazo de redes sociales de video compartido por@SchengenStory
Momento en que un hombre con un mazo le parte el brazo a otro, para que evite ir a la guerra de Ucrania. Pantallazo de redes sociales de video compartido por@SchengenStory - Foto: Pantallazo de redes sociales de video compartido por@SchengenStory

mundo

Impactante: joven ruso prefirió romperse un brazo con tal de no participar en la invasión a Ucrania

Imágenes sensibles. Un nuevo episodio de un joven ruso que prefirió el dolor de partirse un brazo antes que enlistarse a la guerra, como lo decretó Putin, se ha viralizado en internet. La situación es crítica para muchos ciudadanos.

En redes sociales se difundió un video que muestra cómo un joven ruso le rompe un brazo a su amigo, quien le pidió que con un martillo se lo fracturara para no ser parte de los 300.000 reservistas que tienen que ir a la guerra.

Las imágenes son muy impactantes. El video inicia con una advertencia de imágenes sensibles; uno de los hombres está sentado, sin camisa, tapándose la cara mientras mira hacia abajo. Llega otro joven con un mazo de gran tamaño y apunta al lado izquierdo del hombre, lo golpea muy fuerte y con contundencia, a la altura de su hombro. Inmediatamente, quien dio el golpe se va y el hombre que estaba sentado se pone en pie, camina y es evidente, por la forma en que le cuelga su brazo, que el golpe le ocasionó una fuerte lesión. Luego de este suceso, se queja de dolor y llegan algunas personas para hablar con él.

Esta es una de las acciones que están llevando a cabo muchos hombres rusos, quienes están incluidos en la movilización parcial anunciada por Putin la semana anterior, que involucra el alistamiento de 300 reservistas.

Desde el anuncio de la medida, que incluye a reservistas de hasta 35 años y suboficiales de hasta 45 años, ha habido violentas protestas en más de 30 ciudades rusas, que han significado la captura de más de 2.000 personas. En las protestas se ha visto un mensaje reiterativo y es el de “No quiero morir por Putin”. Apenas en la primera semana después del anuncio, un total de 260.000 rusos salieron de su país para evitar el reclutamiento.

Se han conocido varios casos de hombres que toman medidas extremas, con tal de evitar el reclutamiento. El pasado 26 de septiembre en la ciudad de Riazán, en el centro de Rusia, se conoció el caso de un hombre que se prendió fuego mientras gritaba que no quería ir a la guerra.

El momento llenó de pánico a las personas que estaban alrededor de la estación de buses, porque de un momento a otro el hombre comenzó a echarse un líquido inflamable desde la cabeza. Cuando ya tenía lo suficiente encima, se encendió por completo y comenzó a correr gritando del dolor.

Castigos para quienes no vayan a la guerra o quienes se conviertan en desertores

El Kremlin no es ajeno a estos intentos, y ha endurecido las penas para quienes quieran evadir la norma. Desde que se decretó la orden de movilización, el Parlamento y el Consejo de la Federación rusa determinaron que los rusos en edad militar obligatoria se podrían enfrentar a penas de prisión de hasta 10 años, en caso de negarse a ir al combate.

Sobre aquellos que se encuentren ya en combate y voluntariamente se entreguen al cautiverio ucraniano, como ha pasado ya en cientos de casos, pueden enfrentarse a penas de hasta 10 años de prisión. Por esa razón, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, habló recientemente en ruso por televisión, en una comunicación dirigida claramente a los reservistas, pidiendo que se nieguen a ser enlistados.

“Ha llegado el momento clave para ti, ahora mismo se está decidiendo si tu vida terminará o no. Es mejor no tomar una carta de reclutamiento, que morir en una tierra extranjera como criminal de guerra”, dijo Zelenski, y prometió que en caso de entregarse al cautiverio ruso, es decir, rendirse ante Ucrania en su territorio, respetará tres puntos: el buen trato, mantener en secreto las circunstancias de la captura para que Rusia no puedan saber si el soldado se entregó o lo capturaron, y colaboración, en caso de que el combatiente no desee regresar a su país.