Home

Mundo

Artículo

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, se encuentra en la ciudad de Bucha, al noroeste de la capital de Ucrania, Kiev, el 4 de abril de 2022. - El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, dijo el 3 de abril de 2022 que los líderes rusos eran responsables de los asesinatos de civiles en Bucha, en las afueras de Kiev, donde se encontraron cuerpos tirados en la calle después de que el ejército ucraniano retomara la ciudad.
El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky. - Foto: AFP

mundo

Zelenski pide unión entre los ucranianos ante la reconstrucción del país por la guerra

Las autoridades han señalado que el Ejército de Ucrania ha perdido aproximadamente 10.000 militares como consecuencia de la invasión rusa.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, afirmó que el país se está preparando para una reconstrucción del Estado a gran escala, tras la invasión por parte de las tropas rusas desde el 24 de febrero.

A pesar de que “las batallas todavía continúan”, el líder ucraniano ha asegurado –en su discurso diario dirigido a los ciudadanos– que “se están preparando para una restauración” del Estado “a gran escala”. Asimismo, el mandatario ha explicado que la reconstrucción ya comenzó en el territorio liberado.

Adicionalmente, Zelenski criticó que “Rusia quiere destruir todas las ciudades del Donbás”. “Las tropas ucranianas están haciendo todo lo posible por terminar con la ofensiva de los ocupantes”, añadió.

El presidente ucraniano, que se reunió este viernes con el ministro de Defensa de Reino Unido, Ben Wallace, pidió a los británicos ayuda para el Ejército ucraniano con la intención de “poner fin a la agresión rusa”.

“Ahora es el momento de que los ucranianos se unan por la lucha que están llevando a cabo”, instó Zelenski, a lo que añadió que “no es el momento de que el mundo desvíe la atención de lo que está pasando en el campo de batalla”.

10.000 los soldados fallecidos entre sus tropas

Las autoridades ucranianas señalaron este viernes, por primera vez desde el inicio de la guerra el pasado 24 de febrero, que el Ejército ucranio ha perdido aproximadamente 10.000 militares como consecuencia de la invasión rusa de Ucrania.

El asesor de la Presidencia ucraniana, Alexei Arestovich, detalló que al inicio del conflicto se registraban 100 fallecimientos al día de media y que alrededor de 10.000 soldados habrían perdido la vida desde que dio comienzo el conflicto, según declaró en una entrevista en el programa Fegin Live y posteriormente recogió el diario ucraniano TCH.

Arestivich criticó la lentitud de los aliados occidentales en cuanto al envío de armas: “Si hubiésemos tenido tres veces más de fondos para la misma artillería, habríamos resuelto los problemas con estas terribles ofensivas rusas en todos estos terribles lugares de forma muy rápida y eficaz”, subrayó Arestovich.

“El Ejército ruso tenía pérdidas de 1.000 soldados al día durante los 20-30 primeros días. Ahora fallecen entre 200 y 300″, explicó el portavoz. Asimismo, Arestovich añadió que las pérdidas en el frente fluctúan continuamente.

Ciudad de Ucrania está al borde de sufrir un fuerte brote de cólera

El recrudecimiento de las hostilidades entre las fuerzas ucranianas y el Ejército de Rusia en el este de Ucrania han situado a ciudades como Mariúpol, ocupada parcialmente por fuerzas rusas, al borde de sufrir una epidemia de cólera, así como brotes de otras enfermedades como la disentería.

Datos de Naciones Unidas indican que la guerra desatada por Rusia en suelo ucraniano ha provocado que entre tres y cuatro millones de personas necesiten medicación en todo el país, mientras que otros 15 millones de personas requieren apoyo psicológico para enfrentar las secuelas provocadas por el conflicto.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que la situación sanitaria en Mariúpol es especialmente alarmante debido a la ausencia de agua potable y material sanitario en el sur de la localidad, que se encuentra bajo ocupación rusa.

Asimismo, los últimos datos recabados por la Inteligencia británica indican que el acceso al agua potable es inconsistente y que las comunicaciones siguen estando gravemente afectadas en las áreas ocupadas por Rusia desde el inicio de la guerra.

Los servicios médicos en Mariúpol están a punto de colapsar y un brote de cólera empeoraría la situación”, indicó el Ministerio de Defensa en su último informe bélico. Ucrania sufrió una fuerte epidemia de cólera en 1995 y ha experimentado pequeños brotes desde entonces, especialmente en la zona costera que da al mar Azov, donde se encuentra Mariúpol.

Las autoridades ucranianas estiman que miles de personas, incluidos niños, han muerto en Mariúpol, mientras que más de un millar de militares ucranianos han sido capturados en la ciudad y transferidos a Rusia.

A esto se suma la escasez de medicamentos en la región de Jersón, que también está ubicada en el sur de Ucrania, si bien Rusia está centrando sus esfuerzos en avanzar en la ciudad de Severodonetsk, en la provincia de Lugansk.

“Rusia está haciéndose con el control de la ciudad, pero sus fuerzas no han logrado cosechas grandes avances en los últimos tiempos para cercar el área hacia el norte y el sur”, indicó la Defensa británica.

*Con información de Europa Press.