mundo

Además de la invasión rusa, esta ciudad de Ucrania está al borde de sufrir un fuerte brote de cólera

Desde la invasión de Rusia a Ucrania, la ONU estima que 4.266 personas han muerto.


El recrudecimiento de las hostilidades entre las fuerzas ucranianas y el Ejército de Rusia en el este de Ucrania han situado a ciudades como Mariúpol, ocupada parcialmente por fuerzas rusas, al borde de sufrir una epidemia de cólera, así como brotes de otras enfermedades como la disentería.

Datos de Naciones Unidas indican que la guerra desatada por Rusia en suelo ucraniano ha provocado que entre tres y cuatro millones de personas necesiten medicación en todo el país, mientras que otros 15 millones de personas requieren de apoyo psicológico para enfrentar las secuelas provocadas por el conflicto.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado que la situación sanitaria en Mariúpol es especialmente alarmante debido a la ausencia de agua potable y material sanitario en el sur de la localidad, que se encuentra bajo ocupación rusa.

Asimismo, los últimos datos recabados por la Inteligencia británica indican que el acceso al agua potable es inconsistente y que las comunicaciones siguen estando gravemente afectadas en las áreas ocupadas por Rusia desde el inicio de la guerra.

Los servicios médicos en Mariúpol están a punto de colapsar y un brote de cólera empeoraría la situación”, ha indicado el Ministerio de Defensa en su último informe bélico. Ucrania sufrió una fuerte epidemia de cólera en 1995 y ha experimentado pequeños brotes desde entonces, especialmente en la zona costera que da al mar Azov, donde se encuentra Mariúpol.

Las autoridades ucranianas estiman que miles de personas, incluidos niños, han muerto en Mariúpol, mientras que más de un millar de militares ucranianos han sido capturados en la ciudad y transferidos a Rusia.

A esto se suma la escasez de medicamentos en la región de Jersón, que también está ubicada en el sur de Ucrania, si bien Rusia está centrando sus esfuerzos en avanzar en la ciudad de Severodonetsk, en la provincia de Lugansk.

“Rusia está haciéndose con el control de la ciudad, pero sus fuerzas no han logrado cosechas grandes avances en los últimos tiempos para cercar el área hacia el norte y el sur”, ha indicado la Defensa británica.

Desde el inicio de la invasión rusa, 4.266 personas han muerto y otras 5.178 han resultado heridas, según el último balance de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, que ha alertado de que estas cifras podrían ser mucho mayores.

Luego de más de 100 días de guerra, existe un creciente peligro de inseguridad alimentaria a nivel global, lo que ha llevado a organizaciones internacionales a pedir que se garantice la exportación de grano y fertilizantes desde territorio ruso y ucraniano.

Para ello, la ONU ha instado a asegurar el traslado de estos productos a través de los puertos ucranianos en el mar Negro, si bien ha insistido en que la exportación desde Rusia es igual de importante para los agricultores de todo el mundo.

Zelenski agradece las palabras del Gobierno británico

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, ha agradecido este viernes al ministro de Defensa británico, Ben Wallace, que las palabras lanzadas desde Londres “siempre se convierten en hechos”, poniendo así en valor el apoyo a Kiev en el marco de la guerra.

“Armas, finanzas y sanciones son tres cosas en las que Reino Unido muestra consistentemente su liderazgo en el apoyo a Ucrania”, ha enfatizado el jefe de Estado ucraniano en el marco de la visita de Wallace a Kiev.

Así, Zelenski ha incidido en que Reino Unido se ha tornado como un “verdadero amigo y socio” por su apoyo durante la guerra, y ha informado de que a menudo mantiene conversaciones con el primer ministro británico, Boris Johnson, según informa la agencia de noticias Ukrinform.

Por su parte, el funcionario británico ha trasladado sus impresiones sobre la guerra y ha apuntado que Rusia está al borde del colapso, especialmente en términos militares, pues considera que Ucrania es capaz en estos momentos de “expulsar a Rusia del Donbás”.

El Gobierno de Reino Unido anunció a comienzos de semana que procederá al primer envío a Ucrania de un sistema de lanzacohetes múltiples con un alcance de 80 kilómetros, muy por encima de la artillería que posee Kiev.

Además, el Ministerio de Defensa británico señaló que militares ucranianos recibirán entrenamiento durante las próximas semanas en Reino Unido para aprender a utilizar estos sistemas.

Por otro lado, Londres se ha adherido a alguna de las rondas de sanciones anunciadas por la Unión Europea contra Rusia, señalando principalmente a funcionarios rusos, afines al presidente Vladimir Putin y magnates.

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania será de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA.

*Con información de Europa Press.