bogotá

Alcaldía de Claudia López se raja en la construcción de viviendas de interés prioritario

En el Plan de Desarrollo, la Administración propuso la creación de 10.000 viviendas de interés prioritario, pero de momento se han iniciado 2.367, es decir, tan solo el 23,6 % en dos años de gobierno.


En el 2020, cuando el Concejo de Bogotá aprobó el Plan Distrital de Desarrollo Nuevo Contrato Social y Ambiental para la Bogotá del siglo XXI’ presentado por la administración de la alcaldesa Claudia López, se aseguraron millonarios recursos a favor de la Secretaría Distrital de Hábitat para adelantar diferentes proyectos en materia de vivienda a favor de los más vulnerables.

En total, se aseguraron $197.162 millones para 10.500 soluciones de vivienda que serían entregadas en los 4 años de gobierno, donde la prioridad serían los hogares con jefatura femenina, personas con discapacidad, víctimas del conflicto armado, población étnica y adultos mayores.

Así mismo, la administración propuso la construcción de 50.000 viviendas de interés social y prioritario (VIS y VIP), de las cuales el 20 % debían ser de interés prioritario, es decir, enfocadas a asistir a quienes viven en condiciones de extrema pobreza.

“En este cuatrienio gestionaremos 90 hectáreas de suelo útil para el desarrollo de vivienda social y usos complementarios; conformaremos y ajustaremos 250 expedientes urbanos para legalizar y regular los asentamientos informales; diseñaremos instrumentos de planeación y política del Hábitat; e invertiremos $4.000 millones para vivienda VIS y VIP. Es vital, para Bogotá, tener vivienda y entornos dignos en sus territorios urbano y rural”, afirmó Nadya Rangel, secretaria del Hábitat, en su momento.

Pues bien, a la fecha la Alcaldía de Claudia López se raja en el cumplimiento de esta meta. En la anterior administración del alcalde Enrique Peñalosa se iniciaron 34.882 viviendas VIS y en la actual administración, con corte al 2021, se han iniciado 27.932 viviendas.

“Para el cierre de 2021, se observa un avance del 46% de la meta de plan de desarrollo, considerando la información oficial de la Secretaria Distrital de Hábitat. Este porcentaje equivale a 27.932 viviendas VIS iniciadas, de las cuales 2.367 son VIP, lo que corresponde al 8,4 %”, aseguró Felipe Mariño, director de Bogotá Cómo Vamos.

Sin embargo, al mirar en detalle las cifras, el cumplimiento de la construcción de vivienda VIP es demasiado inferior a la meta que se propuso la Alcaldía. Como se dijo, para el cuatrienio, el Plan de Desarrollo propuso construir 50.000 viviendas y el 20 % debía ser VIP, es decir, 10.000 viviendas tienen que ser de interés prioritario, pero a la fecha solo se han construido 2.367, es decir, tan solo el 23,6 % en dos años de gobierno.

Irónicamente, se trata de un muy bajo cumplimiento de la meta en un plan de desarrollo que la propia Alcaldía denominó contrato social, pero que a la fecha no le ha cumplido a los más vulnerables que viven en extrema pobreza.

Para Mariño, “son varios los retos que enfrenta la ciudad en materia de vivienda. Por un lado, la red de expertos con los que trabaja Bogotá Cómo Vamos considera que el principal desafío está en el diseño de incentivos para la construcción de este tipo de viviendas tan necesarias para la ciudad. A lo anterior, se suma las apuestas que el nuevo POT ha hecho en cuanto a las cargas urbanísticas; el efecto de no tener la oferta de vivienda en la ciudad se va a ver nuevamente en las periferias o en los municipios vecinos, profundizando las brechas de los que tienen acceso a vivienda y los que no”.

Cifras del sector privado

Las cifras más recientes de Coordenada Urbana, con corte al mes de mayo, exponen que en lo corrido del año en Bogotá se ha iniciado la construcción de 19.196 unidades de vivienda, lo que significa un crecimiento de 46,7 % respecto al mismo mes del año anterior.

Por segmentos, la vivienda social participó con 15.313 unidades (79,8 %) del total comenzado, mientras que el segmento No VIS logró 3.883 (20,2 %). Las localidades que más iniciaron unidades de vivienda fueron: Teusaquillo (6.697), Usaquén (2.540) y Chapinero (2.386).

Camacol dejó claro que este buen panorama de iniciaciones es la respuesta al volumen de ventas de vivienda registrado en los años anteriores; indicador que en el año corrido, a mayo de 2022, registró la comercialización de 22.164 unidades, lo que significó un ajuste del -4 % con respecto al año anterior, período que había alcanzado el máximo histórico. Este ritmo de ventas representa una inversión de los hogares del orden de 5,4 billones de pesos.

Por otra parte, la renovación de la oferta (lanzamientos) alcanzó las 24.115 unidades en los primeros cinco meses del año, lo que equivale a una variación positiva de 23,7 % frente al año anterior. En este indicador también se destaca el comportamiento de la vivienda social, la cual aportó el 78,3 % de los lanzamientos (18.882 unidades), mientras que el segmento No VIS registró un crecimiento anual de 25,7 %.