nación

Atención: a la cárcel presuntos asesinos de la periodista Natalia Castillo

La Fiscalía imputó tres delitos contra alias Ányelo y alias Porky por el asesinato de la periodista Natalia Castillo, a quien los delincuentes en medio de un atraco asesinaron con un arma de fuego.


En una investigación que gozó de detalle y rigurosidad, la Fiscalía logró la captura de dos personas: Ángel Rolando Colina alias Ányelo y Javier Enrique Gómez alias Porky, como presuntos responsables del asesinato de la periodista Natalia Castillo, el pasado 24 de diciembre en el sector de Galerías en Bogotá. Ahora un juez ordenó que estas dos personas deben estar en una cárcel por considerar que representan un peligro para la sociedad.

La Fiscalía relató las circunstancias de modo, tiempo y lugar de ocurrencia del crimen. Explicó de qué manera las víctimas fueron seguidas luego de salir de un establecimiento comercial y de camino a su casa, para asaltarlas, hecho que efectivamente ocurrió, pero que además incluyó el asesinato de Natalia.

“Que se encontraba departiendo en el establecimiento comercial, que a eso de las 12:30 salieron y cruzaron. Cuenta que cruzaron la calle 54 y continuaron caminando hacia el oriente y al llegar a una esquina las abordaron dos hombres. Uno de ellos nos amenazó con un arma de fuego y les dice que entreguen los celulares”, dijo quien acompañaba a la víctima ese trágico día.

Los investigadores recaudaron pruebas de sobra para dejar a alias Ányelo en la hora y lugar del crimen. En poder de la Fiscalía hay videos, audios y declaraciones que detallan como alias Ányelo, supuestamente, alardeaba del asesinato, de cómo mató a la periodista, solo porque ella no soltó el celular en el momento del atraco.

“Se le acercó un cliente a comprar un ‘cuero’ (es una sustancia para fumar). Llegaron tres muchachos por la Avenida Caracas con calle 20 y se saludaron con el muchacho que le compró el ‘cuero’, que le dicen monito o se llama monito, según dice. Se saludaron con dialecto venezolano y uno de los hombres que estaba vestido con una chaqueta azul y tenía una gorra le dijo: “marica, ganado, pero tocó pegar a la piroba porque no quería entregar el teléfono por los lados de Galerías“, dijo la testigo a la Fiscalía.

Las indagaciones llegaron a la ciudad de Medellín, sitio donde fueron retiradas fuertes sumas de dinero de las cuentas bancarias de la víctima de robo, un amigo de Natalia que la acompañaba esa madrugada, el trágico día en que fue asesinada. Los delincuentes ingresaron a su celular y autorizaron retiros que un cómplice, alias Porky, hizo en Medellín.

La Fiscalía concluyó y así se lo expuso al juez, que es necesario mantener a estas dos personas privadas de la libertad tras considerar que son un peligro para la sociedad. Los dos llevan varios años en Colombia y tienen en su contra antecedentes criminales y aún así permanecían en el país.

La solicitud del ente acusador fue acompañada por la Procuraduría al advertir que las pruebas presentadas por el fiscal del caso dan cuenta de una inferencia razonable de autoría o participación de los ahora capturados. Por eso era necesaria la medida de aseguramiento, uno para proteger a las víctimas, dos para evitar su fuga.

El juez concluyó, luego de escuchar los argumentos de la Fiscalía y la defensa, que se cumplen los requisitos de la medida de aseguramiento y por tanto lo dispuso en este sentido. Ordenó que alias Ányelo y alias Porky deben estar privados de la libertad mientras avanza el proceso en su contra.