nación

Capturan a sacerdote señalado de presunto abuso sexual contra una menor de edad en Cundinamarca

Los hechos sucedieron en Sibaté, Cundinamarca.


Por decisión de juez de Control de Garantías, un sacerdote fue enviado en las últimas horas a la cárcel, señalado como presunto autor del delito de actos sexuales con una menor de edad.

Según la Fiscalía, el religioso habría realizado tocamientos indebidos a una niña que frecuentaba su templo ubicado en un barrio del municipio de Sibaté, Cundinamarca.

El ente acusador indicó que el religioso está siendo procesado, en etapa de juicio, por hechos similares ocurridos en Ocaña, Norte de Santander, hace menos de cuatro años.

La captura del sacerdote se hizo efectiva por una orden emitida por el Juzgado Sexto Penal Municipal de Garantías Mixto de Soacha, subrayó la Fiscalía.

En otro caso similar, ocurrido la semana pasada, Gentil Vargas Morales, pastor de una iglesia cristiana en el municipio de Inírida, Guainía, fue enviado a la cárcel al ser señalado de abusar sexualmente de una menor de tres años de edad.

De acuerdo con la Fiscalía, el hombre fue judicializado por el delito de acceso carnal abusivo con menor de 14 años agravado.

“En el marco de la investigación se pudo establecer que el hoy judicializado, quien tiene una tienda en ese sector, el pasado 21 de enero sometió a vejámenes sexuales a una niña de tres años, cuando ella fue con su hermano menor de edad al establecimiento comercial”, agregó el ente acusador. Según la denuncia de la madre, la niña le manifestó que el hombre la tocó en sus partes íntimas.

El pastor fue capturado el pasado miércoles por miembros del CTI y no aceptó los cargos imputados por la Fiscalía.

Niña de seis años fue abusada por entrenador de fútbol

En otro caso registrado recientemente, un hombre de 64 años fue condenado a 14 años y nueve meses de cárcel por el delito de abuso sexual contra una menor de seis años. Los hechos se registraron en el barrio Manrique de la ciudad de Medellín.

Desde la Fiscalía del Centro de Atención Integral a Víctimas de Abuso Sexual (Caivas), se adelantan investigaciones que demuestran que entre los años 2013 y 2017, el victimario se desempeñaba como entrenador de fútbol, cuando cometió este delito.

Los abusos se iniciaron desde que la niña contaba con seis años de edad. El proceso de investigación dio a conocer que el hombre aprovechaba que era amigo de la familia de la menor para acercarse a ella y cometer los abusos. Además, la menor declaró que fue amenazada de muerte en varias ocasiones si contaba lo ocurrido.

En primera instancia, el adulto mayor fue sentenciado por el delito de acceso carnal abusivo con menor de 14 años agravado, en concurso homogéneo y sucesivo. La defensa del condenado apeló la decisión ante la Sala Penal del Tribunal Superior de Medellín.

Este no es el único caso donde un entrenador abusa de su poder, para acceder a un menor de forma sexual. En lo últimos días, en el departamento de Santander fue llevado a la cárcel un entrenador de atletismo que abusó sexualmente de menores.

Los hechos ocurrieron entre 2014 y 2021. Se trata de Giovanny Vega Blanco, entrenador de atletismo, quien habría abusado a por lo menos siete menores de edad. Así lo señaló la Fiscalía General, que indicó que el hombre habría sometido a las jóvenes deportistas, que tenían entre 15 y 17 años, a toda clase de vejámenes sexuales.

Con toda esta evidencia, el ente investigador logró su captura para presentarlo ante un juez. En la diligencia judicial que inició el pasado jueves 14 de julio, el fiscal del caso señaló que las jóvenes tomaron la valiente decisión de denunciar al entrenador por actos y abusos sexuales.

Estos hechos se habrían realizado en el club deportivo que él dirigía y el cual está ubicado en la ciudad de Bucaramanga. En la audiencia, la Fiscalía General le imputó los delitos de acceso carnal violento agravado y acto sexual violento agravado.

“Estando en el descanso se acerca el profesor Geovanny Vega Blanco, que para ese momento era profesor de educación física, y le dice ‘quiero proponerle algo, pero queda entre los dos; si se acuesta conmigo al menos tres veces al mes, yo le ayudo a buscar un motel por los lados de la universidad y yo le voy a dar un mercado mensualmente’”, relató la fiscal al citar la denuncia de una de las jóvenes deportistas.

Tras la pregunta del juez de Control de Garantías, el entrenador se declaró inocente. Debido al riesgo para la sociedad, la gravedad de los hechos y el riesgo de fuga, el funcionario judicial ordenó cobijarlo con medida de aseguramiento en centro carcelario.