Tendencias

Home

Nación

Artículo

1. Ana María Castro, la víctima. 2. Video del bar, de donde sale en compañía de los ahora capturados. 3. Video del parqueadero. Todos los implicados se suben, junto con Ana María, a la camioneta.

nación

Caso Ana María Castro: ¿Hubo manipulación por parte de Mateo Reyes?

Greis Páez, esposa de Paul Naranjo, manifestó su rechazo ante la condena a su pareja.

El pasado 16 de diciembre la juez 42 penal del Circuito anticipó la lectura del fallo en el que se condenó a Paul Naranjo y Julián Ortegón como los responsables del feminicidio de Ana María Castro, ocurrido el 5 de marzo de 2020. Según la juez, es claro que la víctima fue lanzada de un vehículo en movimiento y las lesiones provocadas de esa caída causaron su muerte.

“Fueron quienes causaron la muerte a la víctima. Analizados de manera individual y en conjunto los anteriormente referenciados, permite determinar que efectivamente fue expulsada violentamente del vehículo cuando disminuyeron la velocidad”, señaló en la lectura del fallo.

La funcionaria judicial hizo referencia a todas las declaraciones que fueron escuchadas a lo largo del juicio, entre ellas de quienes estaban en el lugar de los hechos y hasta de Mateo Reyes, el hombre que acompañaba a la víctima cuando, según la juez, fue expulsada del vehículo conducido por Paul Naranjo.

“En concordancia con la acusación y demás elementos materiales probatorios debidamente incorporados al diligenciamiento, así como los argumentos y alegaciones de partes intervinientes para con fundamento en remitir la decisión que se anuncia desde ya habrá de indicar el despacho, será condenatoria”, leyó la juez.

En las últimas horas Grace Páez, esposa de Paul Naranjo, se refirió al fallo de primera instancia. En entrevista con Caracol Radio, Paéz manifesó su inconformidad con la decisión. “Es algo que a nosotros nos destrozó, como destrozó a mi pareja. Esto no ha parado, vamos a ir hasta las últimas instancias judiciales. Lo tenemos muy claro”, sostuvo.

“Para nosotros, el fallo no fue de creencia total porque pensamos en este momento que en la Fiscalía hay muchas dudas (...) ¿dónde está la verdad? ¿Dónde quedó Mateo Reyes? Por qué la Fiscalía, en este momento, coloca a Mateo Reyes invisible y ahorita es el testigo ocular de ellos”, subrayó.

La pareja de Naranjo, al ser cuestionada sobre si Mateo Reyes, quien fue vinculado a la investigación como testigo, sabe la verdad de lo que sucedió en la noche en la que perdió la vida Ana María Castro, dijo: “Sí, totalmente”.

La mujer manifestó que la familia de Reyes habría manipulado el caso. “Mateo Reyes es un chico de mucho poder. Su familia es de muy buena economía. En este momento, puedo decirlo con certeza que fueron manipulados tanto Fiscalía como jueces. Y no sé cuánto dinero habrán puesto ellos para sacar a un chico de este tema”, dijo.

También cuestionó que Reyes dio tres versiones sobre los hechos. “Mateo Reyes se queda con ella (Ana María), da tres versiones y de la noche a la mañana sacan a un médico que da un veredicto que él tiene una amnesia parcial. O sea, que hoy todos podemos emborracharnos y tener una amnesia parcial y matar la gente”, sostuvo.

Condenados

Paul Naranjo y Julián Ortegón, conductor y copiloto de la camioneta de la que, según los testigos, con dudas, fue lanzada Ana María, se declararon inocentes. Se defendieron en un juicio que avanzó rápido y ahora se exponen a penas que pueden llegar a los 40 años de cárcel.

Para la juez, la Fiscalía logró derrumbar la presunción de inocencia y confirmó la responsabilidad de Naranjo y Ortegón en el crimen. De cómo ellos se movilizaban en la camioneta y luego de dejar a Mateo Reyes siguieron la marcha con Ana María para luego expulsarla del vehículo en un zigzagueo que confirmó un testigo con dudas al respecto.

El abogado de la familia de Ana María, Abelardo de la Espriella, afirmó que “no íbamos a permitir que la muerte de Ana María Castro quedara en la impunidad. Una juez de la república ha condenado a los asesinos, a quienes segaron la vida de esta inocente muchacha. Me siento satisfecho con la decisión, se ha condenado a este par de infames delincuentes por el delito de feminicidio y pasarán de seguro el resto de sus días tras las rejas”.

La defensa de los acusados, por razones obvias, convencida de que no hubo un feminicidio, sino un accidente de tránsito, apelará la condena. Insistió en que las pruebas de la Fiscalía y que usó la juez para condenarlos son conjeturas, testigos que dudan de lo que vieron o dictámenes forenses que solo confirman la muerte, pero no cómo ocurrieron los hechos.

La juez reconoció que algunos testigos dudaron en sus respuestas, que los resultados de Medicina Legal no eran concluyentes y que faltó indagar en una herida en la rodilla de Ana María, aun así los condenó. “Debemos darles credibilidad a esos testimonios”, dijo la juez.

¿Qué faltó?

Aún con la condena, Nidia Romero, madre de Ana María Castro, insiste en conocer la verdad. Saber realmente qué pasó esa madrugada, pues lo único claro es que su hija fue asesinada, pero cómo terminó ella en el pavimento es un asunto que no tienen explicación. “Cuando vi su carita ella tenía una expresión de angustia, de miedo”.

Para la mamá de Ana María no había necesidad de ser experto forense o un avezado investigador para saber que a su hija la asesinaron. “Solo eran tres los que estaban con ella, no era necesario buscar mucho, ahí estaban”.

Nidia Romero lamenta la situación que atraviesan los ahora condenados y sus familias, sin embargo los invita a hablar, a contar lo qué pasó realmente con su hija, que no carguen con una responsabilidad. “Me pregunto qué pasó con Mateo Reyes, él estaba con ellos y no puede ser invisible”, sostuvo.