judiciales

Caso grafitero | Aplazan imputación al general Patiño, ¿para cuándo quedó?

La audiencia de imputación de cargos en contra del oficial en retiro estaba prevista para el 28 de octubre, pero la aplazaron.


La noticia de la imputación al general en retiro Francisco Patiño se conoció luego de un fallo condenatorio en contra de un grupo de oficiales de la Policía en el marco del caso del asesinato del joven grafitero Diego Felipe Becerra, el menor que terminó muerto en 2011 en medio de un procedimiento policial en el norte de Bogotá. Sin embargo, casi 10 años después, se aplazó la imputación que pidieron constantemente las víctimas contra el general Patiño.

Lo que se ha informado, preliminarmente, es que la defensa del oficial solicitó el aplazamiento de cara a estudiar los elementos de prueba en contra del general y así definir con qué pueden llegar a la audiencia. Se trata de una movida que las víctimas esperaban, aunque advierten que es particular en el sentido de que la imputación, dicho por el Código Penal y en cada audiencia similar, es un acto de mera comunicación, donde la defensa solo puede pedir algunas aclaraciones.

La Fiscalía tomó la determinación de imputar cargos por fraude procesal en contra de Francisco Patiño tras considerar que, efectivamente, incurrió en varias irregularidades y al parecer conoció lo que estaban haciendo sus subalternos, mismos que ahora fueron condenados.

“La Fiscalía General de la Nación imputará al general en retiro de la Policía Nacional, Francisco Patiño Fonseca, por su posible participación en el ocultamiento y la destrucción de pruebas en el caso del homicidio de Diego Felipe Becerra, ocurrido el 19 de agosto de 2011″, señaló el fiscal Francisco Barbosa tras tomar la determinación de citar a imputación al oficial.

De acuerdo con la información de la Fiscalía, el general Patiño, como comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, habría dado instrucciones a los otros uniformados para ocultar la verdad de lo ocurrido esa noche en el norte de la capital del país, al parecer, para beneficiarse con esas versiones.

“Los elementos materiales de prueba recopilados permiten evidenciar que el investigado, en su calidad de Comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, habría dado instrucciones de ocultamiento de la verdad en beneficio propio, lo que posiblemente provocó la desviación de la investigación por falsas versiones”, señaló la Fiscalía.

El contexto del caso se remonta al 19 de agosto de 2011, cuando Diego Felipe y varios amigos pintaban un grafiti debajo de un puente en Bogotá. Fueron increpados por la Policía y decidieron correr antes de enfrentarse, seguramente a una multa o arresto temporal. Los uniformados del cuadrante los persiguieron y cuadras más adelante se escucharon los disparos. En el suelo quedó el grafitero y en ese momento arrancó el montaje.

La información preliminar indicaba que Diego Felipe participó de un atraco a un bus y en su huida fue abordado por la Policía tras el llamado de auxilio del conductor. Incluso en el lugar de la escena se encontró un arma de fuego, la que supuestamente usó el grafitero en el atraco. Luego los resultados de Medicina Legal revelaron detalles que no coincidían con el relato de los uniformados.

La audiencia de imputación contra el general Patiño quedó para el 12 de noviembre, cuando la Fiscalía expondrá todo el material probatorio que tiene y por qué consideran necesario vincularlo formalmente a la investigación.