Tendencias
- Foto: Archivo SEMANA

nación

Cinco policías condenados por el homicidio del grafitero Diego Felipe Becerra

La juez dio a conocer hoy el sentido del fallo en el que además de las condenas contra estos cinco uniformados, un abogado también fue encontrado responsable. Fueron absueltos otros dos miembros de la Policía

Diez años tuvieron que pasar para que la justicia tomara decisiones de fondo frente al homicidio en noroccidente de Bogotá, del joven grafitero, Diego Felipe Becerra, quien fue asesinado en la calle 116 con Boyacá por parte de miembros de la Policía quienes luego de los hechos se habrían puesto de acuerdo para modificar la escena del crimen y hacer parecer al joven como un atracador.

Los condenados por estos hechos son el Coronel Nelson de Jesús Arévalo, el Teniente Rosember Madrid, el Intendente Juan Carlos Leal, el patrullero Wilmer Antonio Alarcón. Además del civil, abogado, Héctor Hernando Ruíz.

Según relató la juez y se ha venido documentando en el transcurso del juicio, cada uno de los miembros de la Policía que fueron condenados, tuvo un rol o responsabilidad en el homicidio, bien sea como autor o cómplice del montaje posterior, con el que pretendía evadir la responsabilidad.

El coronel Arévalo, el de más alto rango entre los miembros de la Policía que serán condenados, su sanción se da porque tenía conocimiento de lo ocurrido y en su momento dio apoyó la idea de poner un arma en el lugar de los hechos para distraer o entorpecer la investigación.

Por estas mismas razones también serán condenados el teniente Madrid Orozco, Juan Carlos Leal; el intendente Fleiber Zarabanda, y el patrullero Wilmer Antonio Alarcón.

Entre estos condenados se resalta el abogado Héctor Hernando Ruiz, quien aunque no estuvo en el lugar de los hechos y tampoco forma parte de la Fuerza de Policía, pero, según los hallazgos de la investigación y lo explicado por la jueza, habría hecho las recomendaciones para alterar la escena del crimen y evitar el proceso contra los policías.

La jueza también tomó decisiones en favor de algunos de los investigados por el homicidio ya cometido hace 10 años. Determinó la absolución de los coroneles Johan Peña y José Javier Vivas, en el caso de estos oficiales, de rango superior, no se demostró que ellos tuvieran noción o conocimiento de los planes de poner el arma para desviar la investigación. También se absolvió a Jorge Narváez y Nubia Mahecha por favorecimiento al homicidio.

El caso ocurrió el 19 de agosto de 2011 cuando Diego Felipe y varios amigos pintaban un grafiti bajo un puente en Bogotá. Fueron increpados por la Policía y decidieron correr antes de enfrentarse, seguramente a una multa o arresto temporal. Los uniformados del cuadrante los persiguieron y cuadras más adelante se escucharon los disparos. En el suelo quedó el grafitero y en ese momento arrancó el montaje.

La información preliminar indicaba que Diego Felipe participó de un atraco a un bus en su huida fue abordado por la Policía tras el llamado de auxilio del conductor. Incluso en el lugar de la escena se encontró un arma de fuego, la que supuestamente usó el grafitero en el atraco. Luego los resultados de Medicina Legal revelaron detalles que no coincidían con el relato de los uniformados.

Los disparos en el cuerpo de Diego Felipe explicaron el lugar y la posición en la que se encontraba cuando fue impactado, además en sus manos no se hallaron rastros de pólvora que indicara que disparó o usó algún arma de fuego. Después aparecieron testigos que confirmaban la hipótesis de los uniformados implicados, testimonios que luego se supo eran falsos.

El monto de la pena de los Policías y el abogado que fueron hallados culpables se conocerá en la tarde de hoy, cuando la jueza lea la condena que recibirá cada uno de los responsables, cuáles penas se pueden computar con las medidas de detención domiciliaria, y en que condiciones se dará la captura.