Home

Nación

Artículo

Indígenas corren peligro en Venezuela: asesinaron a uno por denunciar minería ilegal en ese país
Imagen de referencia. - Foto: Getty Images / hyejin kang

nación

Con pistola y cuchillo en mano, delincuentes atracaron a pasajeros de bus que cubría ruta Bogotá-Ubaté

Dentro de las víctimas se encontraba una mujer que cargaba a un menor, lo que no representó ningún impedimento para los rufianes.

El miércoles 30 de noviembre se registró un nuevo caso de inseguridad en la capital del país. Dos delincuentes abordaron un bus que cubría la ruta Bogotá-Ubaté, justo cuando transitaba en plena Avenida Boyacá. En un abrir y cerrar de ojos, despojaron a los pasajeros de sus pertenencias.

La cámara de seguridad del bus registró cómo sucedieron los hechos. Tan pronto se subió el primer delincuente, apuntó con un arma de fuego al conductor del automotor. En seguida, su compañero procedió a pasar por los puestos, amenazando con un cuchillo a cada pasajero y forzándolos a entregar sus objetos de valor.

En uno de los primeros puestos se encontraba una mujer cargando a un menor de aproximadamente dos años. Sin embargo, esto no fue impedimento para que los delincuentes la amenazaran, obligándola a entregar su celular.

De hecho, en el video se ve cómo la mujer intentó esconder su celular en su bolso, pero el delincuente se percató y prácticamente se lo rapó. Lo mismo hicieron con los demás pasajeros, guardando el botín en una maleta para proceder con la huida.

Llama la atención que, según declaraciones del conductor del bus, es la segunda vez que lo roban bajo la misma modalidad en lo corrido del año.

Los atracos masivos en vehículos de transporte público siguen siendo una modalidad recurrente. Los delincuentes aprovechan la soledad de las vías para abordar los buses y amenazar a los pasajeros con el objetivo de robar sus pertenencias.

El pasado miércoles 9 de noviembre, en horas de la noche, se registró un atraco masivo en un bus intermunicipal que viajaba desde Soacha a Sibaté, en la sabana de Bogotá. Según el testimonio de las víctimas a las autoridades, tres hombres se subieron al vehículo y los amenazaron con cuchillos y armas de fuego para que les entregaran sus pertenencias.

Inicialmente, dos de los ladrones se subieron en un sector conocido como El Altico, mientras que un tercero lo hizo metros más adelante, en el barrio Ducales.

Cuando uno de los pasajeros se disponía a bajarse, los tres delincuentes se levantaron de sus sillas y con cuchillos y un arma de fuego amenazaron a los ocupantes del bus y les pidieron celulares y pertenencias, amenazando con quitarles la vida.

Un joven que viajaba en el bus se opuso al robo y recibió un disparo de uno de los ladrones. Los testigos afirmaron que la víctima se desplomó y pensaron que había muerto. Inmediatamente después del disparo, los ladrones se bajaron del vehículo mientras los demás pasajeros auxiliaron al joven herido que fue trasladado al centro médico del municipio y luego a un hospital de Bogotá, donde fue internado en una unidad de cuidados intensivos.

Días antes, el miércoles 26 de octubre, ocurrió otro hecho similar en la localidad de Kennedy, en suroccidente de Bogotá. Usuarios del Sistema Integrando de Transporte Público (Sitp) esperaban a que llegara el bus, pero fueron atracados por cuatro sujetos que los amenazaron.

Ni estando en grupo pudieron evitar el robo. De acuerdo con una de las víctimas y reportes de la estación de Policía de Kennedy, los hombres llegaron en moto y se llevaron las pertenencias de los usuarios, entre ellas un celular y una maleta que llevaba dentro un computador portátil. Además, se dio a conocer que los delincuentes estaban armados y, por suerte, no hubo heridos.

El paradero con el serial 376A09 del barrio Jaqueline se convirtió en un punto estratégico para asechar a los ciudadanos que madrugan a tomar el sistema de transporte público.

Según vecinos del sector, se han registrado varios robos en la zona y, por eso, sus habitantes han optado hasta por no sacar su teléfono celular para evitar ser una víctima más. Por su parte, autoridades se encuentran revisando las cámaras de seguridad que hay en el barrio, para así dar con los responsables.