nación

Daniel García Arizabaleta, exdirector de Invías, se expone a una pena de hasta doce años de prisión por el caso Odebrecht

La Fiscalía General señaló que el exdirector del Invías habría recibido 360 millones de pesos por parte de la multinacional brasileña.


Después de tres intentos, este miércoles la Fiscalía General le imputó los delitos de enriquecimiento ilícito de particulares y falsedad en documento privado al exdirector del Invías, Daniel García Arizabaleta, en el marco del proceso que se le adelanta por su presunta relación con el escándalo de corrupción de Odebrecht en Colombia.

La fiscal del caso aseguró que, entre 2009 y 2013, el entonces director del Invías habría recibido pagos sistemáticos por parte de la multinacional brasileña como contraprestación por los servicios que le estaba prestando con la entrega de contratos y favorecer los intereses económicos de Odebrecht.

Debido a su cargo, se había convertido en una persona de “confianza y de gran interés” por parte de Odebrecht por “los proyectos en los que estaba interesada”. La multinacional sabía que el Invías tenía una notable participación en la entrega de los contratos de infraestructura en el país.

Daniel García Arizabaleta, exdirector del Invías
Daniel García Arizabaleta, exdirector del Invías. - Foto: Captura de video

Las pruebas recolectadas indican que la multinacional brasileña le pagó “honorarios a nombre propio” que le permitieron a García Arizabaleta lograr un incremento patrimonial de 360 millones de pesos. Sin embargo, debido a que para el momento de los hechos, el ahora procesado, era funcionario público (esto debido a que estuvo en el Invías entre el 25 de febrero de 2007 hasta el 27 de febrero de 2009), se hizo una triangulación con el fin de no llamar la atención de las autoridades.

Para esto se firmaron dos contratos ficticios con la empresa Consultores Unidos S.A., por temas relacionados con la asesoría comercial, y así “ocultar la relación existente con Odebrecht”. De esta forma, la multinacional le pagaba sus honorarios por intermedio de la mencionada sociedad que lideraba el empresario Eduardo José Zambrano, quien ya fue condenado.

La Fiscalía General citó que García cobró una decena de cheques ante Consultores Unidos, la cual concuerdan con los registros en las cuentas bancarias de García Arizabaleta, registrando que el exdirector del Invías hizo los cobros por ventanilla y otros por medio de transacciones a su cuenta de ahorros.

“Por vía del cobro de las facturas usted obtuvo un incremento injustificado 360 millones de pesos. Conocí que el dinero era por pagos por gestiones que estaba haciendo Odebrecht y con esta acción usted lesionó el bien jurídico al obtener un incremento derivado de una actividad presuntamente delictiva sin justa causa”, explicó la Fiscalía.

Sin embargo, se determinó que se presentó una variación injustificable en el objetivo del contrato, lo que demuestra que se presentó de acciones simuladas que nunca tuvieron una relación clara con la realidad. “Se evidencia que sus cuentas de cobro consignaron con un concepto completamente diferente al contratado como objeto contractual, en el cuerpo del documento se emitió un concepto ante el IDU cuando el objeto correspondía a otra razón”.

La fiscal llamó la atención de que, debido a su cargo y a su formación académica, García Arizabaleta sabía que su actuar no era conforme al Derecho. “Comprendía que los actos constituían actos ilícitos”, explicó la delegada del ente investigador.

La Fiscalía General manifestó que García Arizabaleta se expone a una condena entre los diez y los doce años prisión de ser hallado culpable por este caso. Tras la pregunta del juez 17 de control de garantías, García Arizabaleta se declaró inocente de los cargos imputados. “Soy inocente, creo que este es un tema político y no acepto cargos”, señaló.