Home

Nación

Artículo

Cada uno de los sectores presentes en la cuenca del río Bogotá tiene un papel fundamental en su recuperación.
Los cuerpos sin vida de un menor de año y medio y una menor de nueve años fueron encontrados en el río San Juan, Risaralda. | Foto: Nicolás Acevedo Ortiz

NACIÓN

Dos niños indígenas murieron tras ser arrastrados por creciente de un río en Risaralda

Los cuerpos de los menores fueron encontrados a la orilla del río San Juan, en zona rural de Mistrató, Risaralda.

26 de diciembre de 2021

Una tragedia ocurrió este sábado en zona rural de Mistrató, Risaralda, cuando dos menores de edad de la comunidad emberá chamí murieron. Las primeras hipótesis apuntan a que tras intentar cruzar el río San Juan, la creciente los arrastró y produjo su ahogamiento.

De acuerdo con el informe de la Policía, se conoció la situación luego de una llamada telefónica. Según el coronel Pablo César Cruz, comandante operativo de Seguridad Ciudadana, se encontraron dos cuerpos sin vida, “el de un niño de aproximadamente un año y medio y el de una niña, de nueve”.

El coronel señaló que los hechos ocurrieron luego de que la madre de los niños salió a horas tempranas del lugar donde departía con su pareja, el padre de los menores. ”Ella habría tenido una discusión con su pareja y decide irse con los niños, y al cruzar el río, por la inestabilidad del terreno y el nivel del caudal, perdió el equilibrio y cayó al río junto con los menores”, sentenció Cruz.

Hasta el momento se desconoce el paradero de la mujer, pero las autoridades continúan su búsqueda río abajo. ”Esto también es un llamado de atención no solo sobre el cuidado que tenemos que tener con los niños y niñas, sino también sobre el consumo responsable de alcohol. Y lo digo porque, dentro de las versiones que tenemos, al parecer, la noche del 24 hubo un consumo excesivo de licor, lo que habría generado la disputa familiar y esto pudo ocasionar descuidos que terminan en tragedias como la que lamentamos hoy”, señaló el coronel.

Otras tragedias

En el municipio La Esperanza, en Norte de Santander, la creciente de una quebrada arrastró el cuerpo de dos personas: una mujer que pocas horas antes había contraído matrimonio y el de su pequeña hija de dos años que aún no aparece.

El pasado domingo 19 de diciembre una pareja de novios, Dora Guerrero y Luis Pabón, contrajeron matrimonio tras varios años viviendo juntos. Eran padres de dos pequeñas niñas, una de dos años y otra de cinco años. La familia vivía en una finca lejos del casco urbano, por lo que al término de su boda decidieron regresar a su hogar a caballo. Sin embargo, las difíciles condiciones climáticas convirtieron el feliz regreso en una tragedia.

Cuando la familia cruzó la quebrada La Raya del corregimiento Pueblo Nuevo, la creciente los sorprendió. A pesar de que Luis y su hija mayor lograron resguardarse, Dora y su pequeña no tuvieron la misma suerte. De acuerdo con José Giraldo, funcionario de la Defensa Civil, la corriente se llevó el caballo en el que la mujer y la pequeña iban.

Organismos de socorro, familiares y campesinos del sector decidieron ayudar a la familia a buscar los cuerpos. Tras una intensa búsqueda, lograron hallar el cuerpo sin vida de la mujer a 12 kilómetros de distancia de donde fue vista por última vez. Sin embargo, su hija hasta el momento no ha sido hallada.

Por otro lado, se conoció otro hecho que enluta a una familia del departamento de Antioquia, luego de presentarse el ahogamiento de una menor de 2 años. La situación se registró en zona rural del municipio de Argelia.

Según lo reveló el alcalde del municipio del oriente antioqueño, Edwin Quintero, la familia se desplazó desde Medellín hasta una finca en Argelia, donde pretendía pasar sus vacaciones y la celebración de Año Nuevo.

Quintero dijo a Blu Radio que en el lugar del deceso se encontraban los padres de la menor y que “la Fiscalía General ya adelanta las averiguaciones de los hechos”, esto con el fin de esclarecer qué sucedió para que se presentara esta tragedia.

De acuerdo con Mi Oriente, los hechos sucedieron en una finca ubicada en la vereda Villeta Florida y se presume que la menor habría caído accidentalmente en un estanque de peces en este lugar.