foros semana

Equidad de género e inclusión laboral, la gran apuesta de Philip Morris International

Compañías como Philip Morris International han desarrollado políticas, prácticas y mecanismos de seguimiento y evaluación para fomentar el crecimiento personal, profesional y laboral de las mujeres, de forma que alcanzar la tan mencionada equidad de género sea una realidad.


Philip Morris International (PMI) está en plena transformación. No solo involucra su visión para construir un futuro libre de humo, apalancado en ciencia y tecnología, sino también el poder de la diversidad e inclusión como plataforma organizacional para impulsar un cambio que tiene la fuerza de transformar la sociedad. Así lo explica Lucie Claire Vincent, presidenta de PMI para el Clúster Andino. Ella enfatiza en que el éxito de una organización depende de una fuerza laboral diversa con garantías para aprender y prosperar individual y colectivamente, y que, además, refleje la diversidad existente en el mercado.

Contar con un ecosistema organizacional que promueva la diversidad y la inclusión permite tener compañías que pueden responder mejor a las necesidades de sus colaboradores y consumidores”, señala Vincent. En el caso de PMI, se ha consolidado una fuerza laboral en la que sobresalen las mujeres (41,7 por ciento de los empleados), y hay colaboradores de más de 125 nacionalidades. Para la organización, las personas son fundamentales en el modelo de creación de valor, y su trato equitativo es vital. Esta filosofía los ha acercado al objetivo propuesto de promover y privilegiar un entorno inclusivo, en el que todos los empleados se sientan considerados, respetados y apoyados.

Según ONU Mujeres, “El aumento de la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo produce un crecimiento económico más rápido”. En línea con lo anterior, PMI estableció dos prioridades inmediatas en sus sucursales a nivel mundial: construir una cultura inclusiva con igualdad de oportunidades, equidad y respeto por todos para, así, facilitar el cierre de la brecha de género, y, posteriormente, abordar otros retos de la cultura diversa e incluyente.

La equidad de género se convierte en el motor de la transformación cultural en PMI, y le atribuye un rol específico a todos los niveles de la organización por igual para hombres y mujeres, sin consideración de la función a la que pertenezcan. Por ello, el primer paso para delinear el camino hacia la equidad de género y la inclusión laboral han sido los estudios y diagnósticos que permitan conocer qué esperan sus colaboradores en términos de crecimiento y posicionamiento interno, y cómo PMI está en relación con su entorno empresarial. Promover un ambiente inclusivo es prioridad en el plan de negocios de la organización, y se refleja en la estructura, gestión, objetivos y formas de interactuar de todos los niveles y funciones, sin descuidar el balance vida laboral-personal y una verdadera contribución a la sociedad.

Hemos comprendido que la mejor herramienta para lograr ese crecimiento es contar con un acompañamiento constante entre colaboradoras de diferentes rangos que se apoyen para aumentar su confianza”, puntualizó Silvia Barrero, vicepresidenta de Asuntos Externos para el Clúster Andino de PMI. Recalcó que las redes de apoyo y relacionamiento, tanto interno como externo, son una herramienta muy poderosa.

Para Barrero, desde la visión externa de la organización, la equidad de género y la inclusión laboral son elementos que no solo contribuyen a construir reputación y marca empleadora; son determinantes a la hora de definir planes de responsabilidad social y generación de valor social en las comunidades y canales en los que PMI tiene presencia, claves para la sostenibilidad del negocio.

Bajo esta perspectiva, se creó la red de profesionales Empoderando a las Mujeres a Crecer. “Nuestro objetivo es que esta red ayude a construir una mentalidad de confianza que permita el avance de las mujeres en su crecimiento dentro y fuera de la organización”, añade Rodrigo Íñigo, VP de Gente y Cultura para el Clúster Andino. Él detalla que el desarrollo profesional es un proceso que empieza desde el reclutamiento, pasando por los ascensos y promociones, y “por supuesto, con la atracción, desarrollo y retención del talento femenino”. Durante todo el proceso, asegura, existe un acompañamiento constante con capacitaciones, tutorías, evaluaciones y retroalimentaciones, pero, sobre todo, la promoción de una cultura inclusiva. “Todos nuestros empleados son bienvenidos, valorados, respetados y escuchados”, añade Íñigo.

En los países del clúster andino (Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela), la representación de mujeres en cargos directivos es de 53 por ciento, y en cargos gerenciales, de 47 por ciento. En Colombia, particularmente, 45,7 por ciento ocupa empleos gerenciales. En lo que va del año 2021, más de la mitad de los nuevos ingresos fueron mujeres, de las cuales 50 por ciento se vincularon a cargos gerenciales, y hoy 53 por ciento de la junta directiva de la compañía la conforman mujeres.

Gracias a indicadores como estos, los mercados del clúster andino recibieron en 2019 la certificación de equidad salarial de la Fundación de Equidad Salarial. Este reconocimiento, que tiene una vigencia de tres años y es auditado por la firma PricewaterhouseCoopers (PwC), corrobora que existe un pago igualitario entre hombres y mujeres con funciones equivalentes en una compañía.

Junto con la política de igualdad salarial, sobresalen otras medidas y estrategias, como los espacios laborales flexibles, la generación de comunidades inclusivas enfocadas en grupos LGBT, raza, etnicidad y trabajadores con discapacidad.

También se implementan redes de apoyo en salud mental y acceso a licencias parentales que permiten tanto a madres como a padres criar a sus familias, al tiempo que adelantan sus carreras profesionales. Desde la compañía aseguran que día tras día seguirán ampliando y perfeccionando los programas de participación en el desarrollo de talento y comunicación interna, mientras trabajan por consolidarse como una empresa inclusiva, justa y diversa.

Lucie Claire Vincent, presidente de PMI para el Clúster Andino

Lucie Claire Vincent, Presidente de PMI para el Clúster Andino
Lucie Claire Vincent, Presidente de PMI para el Clúster Andino - Foto: Foros Semana

“Gracias a nuestras políticas de equidad de género e inclusión, hemos podido seguir creciendo y consolidando equipos diversos que nos permiten impulsar la innovación. En PMI, cada mujer contribuye para alcanzar la visión que nos hemos trazado de un futuro libre de humo”.

Silvia Barrero, vicepresidente de Asuntos Externos para el Clúster Andino.

Silvia Barrero, vicepresidente de Asuntos Externos para el Clúster Andino.
Silvia Barrero, vicepresidente de Asuntos Externos para el Clúster Andino. - Foto: Foros Semana

“Ya no es suficiente decir que somos buenos sujetos sociales empresariales y que apoyamos a las mujeres, sino que debemos demostrar con mensajes, traducidos en acciones concretas. Desde nuestra estrategia y su ejecución en el día a día, estamos respondiendo de manera acertada a los desafíos sociales que demandan mayor y más activa participación de las mujeres”.

Rodrigo Íñigo, VP de Gente y Cultura para el Clúster Andino

Rodrigo Íñigo, VP de Gente y Cultura para el Clúster Andino
Rodrigo Íñigo, VP de Gente y Cultura para el Clúster Andino - Foto: Foros Semana

“Desde PMI sabemos que debemos impulsar el desarrollo personal y profesional de nuestros empleados, entendiendo que deben tener las mismas oportunidades. Lograr un cambio cultural es un recorrido a largo plazo, pero estamos claros que este tipo de iniciativas nos llevarán al logro de una cultura diversa e inclusiva dentro y fuera de nuestra organización”.

*Entre Coltabaco SAS y SEMANA existen acuerdos comerciales a efectos de publicar este artículo.