Home

Nación

Artículo

Deisy Rodríguez y su esposo Pawel Camilo Restrepo.
Deisy Rodríguez y su esposo Pawel Camilo Restrepo. - Foto: Foto entregada a Semana por Deisy Rodríguez

bogotá

Estas son las investigaciones sobre la muerte del ingeniero Camilo Restrepo, víctima de robo con escopolamina en Bogotá

Deisy Rodríguez, esposa de Restrepo, dice que no descansará hasta esclarecer el caso de la muerte de su pareja.

Han pasado ocho meses desde que se registró el caso de Pawel Camilo Restrepo Torres, un ingeniero que fue drogado y robado por las denominadas ‘tomaseras’, en un bar ubicado en la Avenida Primero de Mayo, zona del suroccidente de Bogotá.

Restrepo inicialmente fue víctima de un grupo criminal que ejecuta robos empleando escopolamina, pero este atraco terminó en la trágica muerte del ingeniero, quien fue arrollado por un vehículo y presuntamente abandonado a su suerte por policías que habían atendido su caso.

Ahora Deisy Rodríguez, su esposa, asegura que dirigirá todos sus esfuerzos en hallar todas las respuestas que rodean la muerte de su pareja, mientras avanzan tres investigaciones en torno a los hechos que se produjeron en la noche y madrugada del pasado 12 y 13 de mayo.

¿Cuáles son las investigaciones sobre el caso?

La primera investigación se desarrolla en el juicio en contra del hombre que arrolló a Pawel Camilo Restrepo en la Avenida de las Américas, a quien la Fiscalía le imputó el delito de homicidio culposo por exceso de velocidad e infracción a las señales de tránsito. Sin embargo, el sujeto aceptó los cargos imputados por el ente acusador.

Un segundo proceso investigativo se desarrolla en contra de los dos agentes de la policía, pues testigos de la Clínica del Occidente aseguran que los uniformados abandonaron a su suerte al ingeniero, en la entrada del centro médico y sin considerar que evidentemente estaba afectado por una droga. Esta versión también señala que los policías no ofrecieron un reporte sobre el estado de salud del sujeto a algún funcionario de la clínica.

De hecho, en su momento Deisy Rodríguez indicó que se solicitó que dicha investigación fuera ejecutada por Procuraduría y no la Policía Nacional, para así impedir que se produjera un posible conflicto de intereses.

Finalmente, el último proceso que se adelanta en torno al caso de Restrepo pretende ubicar el paradero de las ‘tomaseras’ que emplearon ‘droga z’ para anular la conciencia de Camilo Restrepo y robarle a él y a su acompañante, un hombre conocido como Freddy.

Cabe subrayar que la denominada ‘droga z’ es un componente químico que deja a la víctima sin control de su cuerpo, además de afectar severamente la capacidad para hablar junto a su memoria. De hecho, en algunos casos las víctimas que son atacadqas con este compuesto requieren un considerable período de tiempo para poder recuperar el habla y generalmente tiene muchas dificultades para poder recordar los eventos que ocurrieron después de haber consumido la droga.

¿Cómo operan las ‘tomaseras’ en los bares de Bogotá?

En el argot criminal, las ‘tomaseras’ son conocidas como mujeres que se dedican a drogar a hombres para robarles sus pertenencias. Usualmente, ellas coquetean con hombres en discotecas o bares, rápidamente se ganan su confianza bailando, compartiendo una que otra copa de licor en medio de la rumba y aprovechando que a la víctima se le suben los tragos a la cabeza les proponen irse para su casa para seguir la fiesta; por ell,o muchos hombres acceden a la propuesta sin mucha resistencia, pues creen que tendrán una noche de diversión.

Cuando la víctima es llevada a un espacio más íntimo, las ‘tomaseras’ ponen en marcha su plan, al aprovechar el descuido de sus enamorados y mezclar sus bebidas con escopolamina para dormirlos; ya con ellos fuera de escena, les roban sus pertenencias, joyas, dinero y otros artículos de valor.

De hecho, esta modalidad de hurto ha sido registrada en varias zonas de la ciudad y el elemento común en esta modalidad es que se ejecuta en zonas de rumba, por lo cual las mujeres que participan en esta actividad delictiva operan en la ‘Zona T’, la Primero de Mayo y otros puntos de la capital del país.