Tendencias

Home

Nación

Artículo

Periodista Jineth Bedoya
El exintegrante de las Autodefensas Unidas de Colombia, no aportó a la verdad sobre el hecho de violencia sexual contra la periodista. - Foto: Cancillería

nación

Excluyen a alias Huevo e pizca de la ley de Justicia y Paz por caso de la periodista Jineth Bedoya

El exintegrante de las Autodefensas Unidas de Colombia, no aportó a la verdad sobre el hecho de violencia sexual contra la periodista.

El Tribunal Superior de Bogotá excluyó a Jesús Emiro Pereira Rivera, alias Huevo e Pisca, exintegrante del denominado Bloque Centauros de las extintas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), del proceso especial de la Ley de Justicia y Paz. Pereira Rivera fue condenado a 40 años y seis meses de prisión por el caso de violencia sexual contra la periodista Jineth Bedoya.

La Fiscalía General de la Nación demostró que el exintegrante de las AUC incumplió su compromiso de contar la verdad completa, con relación a los hechos de violencia contra la periodista Jineth Bedoya, en mayo del año 2000.

“Incumplió de manera sistemática y reiterada sus compromisos de esclarecer y obtener la verdad de los hechos que rodearon la agresión sexual, tortura y secuestro contra la periodista Jineth Bedoya Lima, ocurridos en mayo de 2000″, aseguró el Director de Justicia Transicional de la Fiscalía, Salomón Strusberg Rueda.

De acuerdo con el expediente, la periodista llegó en ese tiempo a la cárcel Modelo de Bogotá para realizar una entrevista a Mario Jaimes Mejía, alias Panadero, donde fue intimidada por dos hombres, entre ellos se encontraba Pereira Rivera, y posteriormente se la llevaron en un carro hacia Villavicencio.

Bedoya fue secuestrada, torturada y abusada sexualmente, y luego fue abandonada en una vía pública. Ante estos hechos, el paramilitar Huevo e Pisca recibió una condena de 40 años y seis meses de presión, decisión que está en firme.

Por su parte, la periodista alega que es inaudito que el caso se haya quedado en la condena de estos tres paramilitares, cuando ella supo desde el día que fue violentada que más de 20 personas se articularon para consumar el ataque, entre ellas, agentes del Estado que nunca fueron llamados a compadecer ante la justicia.

Cabe recordar que después de 21 años, el caso de la periodista se comenzó a mover. En el año 2021, la Fiscalía General de la Nación acusó al dragoneante del Instituto Penitenciario y Carcelario (Inpec) Marco Javier Morales Pinto por su presunta participación en los hechos que rodearon la retención ilegal de la comunicadora cuando se encontraba realizando un reportaje dentro de la cárcel La Modelo de Bogotá.

Según la investigación de la Fiscalía, el dragoneante tuvo una activa participación en el plan para engañar a la comunicadora mientras estaba esperando ingresar al pabellón para entrevistar al exjefe paramilitar Mario Jaimes Mejía, alias El Panadero, quien supuestamente le iba a contar sobre las actividades ilegales que se adelantaban dentro del establecimiento carcelario.

El funcionario, aparentemente, habría sido la persona que recibió a Bedoya en la puerta de entrada, puesto que era el encargado del filtro de acceso y, presuntamente, la mantuvo esperando media hora para autorizar su acceso. Según testimonios recolectados, le señaló a la comunicadora que pese a que su ingreso ya estaba autorizado, debía esperar la boleta de entrada.

Sin embargo, se comprobó que el permiso no estaba autorizado ni la entrevista se iba a realizar. La demora se hizo para que Bedoya se quedara sola en la entrada para ser abordada por un hombre armado que la amenazó para subirla a un vehículo rumbo a una bodega.

En la acusación se precisó que el secuestro de Bedoya fue planeado desde dentro del centro carcelario por un grupo de exintegrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia y narcotraficantes, todo esto bajo el conocimiento y aval de agentes de la fuerza pública y del Inpec.