nación

Extradición del hermano de Piedad Córdoba, a punto de decidirse en la Corte Suprema

La Sala Penal avanza en la definición del futuro judicial de Álvaro Córdoba Ruiz, pedido en extradición por tráfico de drogas. Así va la discusión.


La Corte Suprema de Justicia empezó a definir la suerte judicial de Álvaro Córdoba Ruiz, hermano de Piedad Córdoba. El alto tribunal ya decretó la práctica de pruebas en el estudio de la solicitud de extradición presentada por una Corte de Estados Unidos en contra del hermano de la electa senadora por el Pacto Histórico, Piedad Córdoba Ruiz.

En este caso, el despacho de la magistrada Myriam Ávila Roldán dio diez días hábiles para que los sujetos procesales presentaran las pruebas documentales y testimoniales que consideren pertinentes en este caso. Ese plazo ya se venció hace pocas semanas.

Córdoba Ruiz fue capturado el pasado 4 de febrero en plena vía del barrio El Poblado, en Medellín; es requerido por la Corte Distrital de Estados Unidos, para el Distrito Sur de Nueva York, por delitos relacionados con tráfico ilícito de drogas y porte ilegal de armas de fuego. Junto a Córdoba, fue detenida una mujer identificada como Libia Amada Palacio Mera, quien también es requerida por las autoridades de Estados Unidos.

“La embajada tiene el honor de informar al ministerio que los documentos que soportan una solicitud de extradición han sido certificados de conformidad con el Convenio Suprimiendo la Exigencia de Legalización de Documentos Públicos”, señala uno de los apartes del requerimiento de extradición que fue allegado a la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia por la Dirección de Asuntos Internacionales del Ministerio de Justicia y del Derecho el pasado 24 de marzo.

Según las evidencias, Córdoba Ruiz sería el encargado de conseguir la droga con el jefe de las disidencias de las Farc en el sur de Colombia, Miguel Botache Santillana, alias Gentil Duarte, con quien había establecido los contactos desde hace más de un año. Él habría asistido a reuniones para pactar negocios en Bogotá y Medellín.

Una vez se concretaba la compra de la cocaína por medio de Córdoba, las disidencias de las Farc se comprometían a llevar la mercancía hasta el Pacífico, en tres puntos claves: Tumaco (Nariño), Cauca y Buenaventura (Valle). No fue fácil para las autoridades dar con este eslabón porque manejaba un perfil distinto al habitual de los narcotraficantes, que acostumbran a estar rodeados de lujos. Por el contrario, Córdoba pasaba desapercibido y prefería hacer los contactos en lugares discretos y personalmente. Por obvias razones, evitaba hablar de estos temas por teléfono y solo lo hacía para concretar algunos encuentros.

En su momento, el director de la Policía, general Jorge Vargas, aseguró que la captura de Álvaro Córdoba cumplía todos los trámites legales. “La Fiscalía General de la Nación, a través de ese trámite, emite una orden de captura para ubicar físicamente a estas personas. La Policía lo que hace es cumplir con ese mandato judicial internacional y ponerlos a disposición de la autoridad competente”.

¿En qué va la investigación contra la senadora Piedad Córdoba?

El panorama judicial para la senadora Córdoba tampoco es alentador. La Corte Suprema, puntualmente el despacho de la magistrada Cristina Lombana, está terminando la etapa de práctica de pruebas en el marco de la investigación por la denominada farcpolítica que terminó incluso derivando en otro expediente: el de los nexos con Álex Saab.

La Corte Suprema, como SEMANA ha venido informando, ha tenido todo un desfile de testigos, a favor y en contra. Desde el expresidente Uribe e Ingrid Betancourt hasta Jaime Felipe Lozada y otros.

Cabe recordar que Córdoba, por decisión propia, envió por medio de su abogada un memorial en el que deja claro que no va a comparecer ni a entregar explicaciones al alto tribunal. Una de las primeras excusas que presentó es que por la agenda de campaña no le era posible asistir.