Tendencias

Home

Nación

Artículo

Héctor Olimpo Espinosa, gobernador de Sucre, es el nuevo presidente de la Federación Nacional de Departamentos.
Héctor Olimpo Espinosa, gobernador de Sucre, es el presidente de la Federación Nacional de Departamentos. - Foto: Gobernación de Sucre

nación

Gobernador de Sucre denuncia que los ciudadanos no tienen cómo pagar las altas facturas de la energía en el Caribe

El mandatario pidió al gobierno nacional reunirse “urgentemente” para revisar las tarifas del servicio.

Desde La guajira, sede de la Cumbre de la Federación Nacional de Departamentos, se denunció una necesidad urgente de revisar las tarifas de la energía eléctrica en el Caribe colombiano, porque según el gobernador de Sucre, Héctor Olimpo Espinosa, la población no tiene la capacidad para pagar las altas cuentas.

El gobernador además indicó la urgencia de que “se revisen las tarifas de energía en el Caribe”, ya que estas “desbordan la capacidad de pago de la población y nos está generando un problema económico serio”, aseguró Olimpo Espinosa, recalcando que era una amenaza latente para la región.

Y resaltó: “peor aún, en muchos de nuestros departamentos caribes los índices de pobreza superan el 40 %, incluso por encima del promedio nacional”, haciendo énfasis en la situación vulnerable que estaría pasando la región, en medio de los altos precios de energía, un recurso vital para la comunidad.

Ante estas cifras y tal preocupación, el mandatario, quien también es el presidente de su Consejo Directivo de la Federación, aseveró que tanto la empresa encargada del servicio, como el Gobierno nacional y las entidades que medien en el proceso, deben reunirse prontamente para discutir estrategias y soluciones que permitan “aterrizar” las tarifas de energía la región.

Uno de los motivos señalados en la intervención de Olimpo Espinosa fueron los sobrecostos que se estarían cobrando al consumidor en las facturas mensuales del servicio por los ajustes necesarios para hacer la transición a Electricaribe-Aire-Afinia.

Durante su estancia en la Costa, Electricaribe dejó de hacer inversiones en mantenimiento y actualización de equipos, que eran necesarias para garantizar la confiabilidad del servicio”, recalcó el funcionario, aclarando que se estaría cobrando un alto costo a los consumidores para poder afrontar los cambio necesarios, pero que estas personas no tendrían como pagarlos.

Hoy el incremento ya va entre 30 y 40 % y sigue el taximetro. El gobierno nacional debe asumir ese costo para no seguir afectando la economía de las familias del Caribe”, acotó Espinosa, como una de las soluciones para bajar los altos costos al consumidor final.

Por otro lado, en su discurso, el gobernador también aprovechó para hablar sobre la importancia de proteger las democracia en las próximas elecciones y felicitar al país por salir a votar durante la última jornada de comicios. Agregó que era importante tomar acciones desde cada departamento para continuar con los balances pacíficos y garantizar la transparencia.

“La necesidad de hacer un balance objetivo, propositivo, prospectivo y, además, en perspectiva, entendiendo que las acciones que engrandecen a una Nación no son solo responsabilidad del gobierno de turno, sino un asunto de Estado, que nos corresponde afianzar a todos, en cada uno de nuestros departamentos”, afirmó Espinosa.

Afinia, empresa encargada del servicio de energía en Bolívar, Cesar, Córdoba, Sucre y el sur del Magdalena, entregó recientemente un balance sobre los avances en las operaciones durante 2021. Aunque se han registrado varios avances relevantes en cuanto a este recurso vital en la región, no deja de ser una problemática el que los ciudadanos no puedan pagarlo.

Uno de los datos valiosos del informe fue que en 2021 se vincularon 28.030 nuevos usuarios al servicio de energía eléctrica, con lo que se alcanzó un total de 1.640.608 de usuarios y una cobertura del 96.96 % en la zona de influencia.

Por otro lado, los indicadores de calidad del servicio mostraron resultados satisfactorios: el tiempo de duración de las interrupciones (SAIDI) pasó de 121,7 horas en promedio en el 2019 a 89,3 horas en el cierre de 2021 y la frecuencia de las interrupciones (SAIFI) pasó de 122 a 72 veces en promedio.