Tendencias

Home

Nación

Artículo

Creciente súbita y fuertes vientos en el sur del Atlántico.
Creciente súbita y fuertes vientos en el sur del Atlántico. - Foto: A.P.I

atlántico

Impactante: fuertes vientos y creciente súbita en el embalse del Guájaro, amenazan con inundar a una población en el sur del Atlántico

Se trata del corregimiento La Peña, ubicado alrededor del embalse.

Un video que circula por las redes sociales deja en evidencia la crítica situación que afrontan los habitantes en el sur del Atlántico por cuenta de la creciente súbita del río Magdalena.

Las imágenes corresponden a un corregimiento llamado La Peña, situado en el centro del departamento, exactamente en el municipio de Sabanalarga. La Peña está ubicado alrededor del embalse del Guájaro, una represa que bordea varios municipios y en donde el río Magdalena vierte sus aguas.

En los últimos días, ese embalse alcanzó su cota máxima de 5,20 metros y la población aledaña se encuentra en inminente riesgo de inundación.

En la tarde de este martes, 4 de octubre, se registró un vendaval y los fuertes vientos provocaron minutos de angustia. Los embates de las olas que se formaron arrasaban con lanchas y canoas. La fuerza del viento fue de tal magnitud que el agua se filtraba por el malecón del sector y se aproximaba a las calles del corregimiento.

El último censo realizado por la Gobernación del Atlántico da cuenta que en La Peña viven 842 personas en condiciones de vulnerabilidad.

Candelaria Hernández, subsecretaria Prevención y Atención de Desastres, informó que este censo también se estará realizando en los municipios de Santa Lucía y Campo de la Cruz, al igual que sus corregimientos. Además, se llevará a cabo en Aguada de Pablo, Villa Rosa, Las Compuertas y Rotinet.

“Esta información es importante porque nos permite construir una evaluación de daños y análisis de necesidades que permitan diagnosticar y priorizar la intervención en los sectores, para posteriormente registrarlos en el Registro Único de Damnificados”, agregó Hernández.

La segunda temporada de lluvias que atraviesa el país ha mantenido en alerta a las entidades territoriales debido a los pronósticos que emite el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam).

Las emergencias por cuenta de las precipitaciones han sido evidentes y el Atlántico no es ajeno a la situación. Los municipios que se ubican al sur del departamento son los que más se han visto afectados.

Precisamente, la Gobernación entregó 85 mercados a igual número de familias en el corregimiento de San Juan de Tocagua, jurisdicción del municipio de Luruaco. Sus viviendas se inundaron después de que la ciénaga del Totumo se desbordara, a raíz de las fuertes lluvias.

Las autoridades departamentales se comprometieron a realizar revisiones en la laguna de Tocagua, la ciénaga del Totumo y de la intervención del arroyo Iraka, para empezar con las obras de mitigación.