Tendencias
El censo se inició en La Peña (Sabanalarga), y también se realizará en Santa Lucía, Campo de la Cruz y sus corregimientos.
El censo se inició en La Peña (Sabanalarga), y también se realizará en Santa Lucía, Campo de la Cruz y sus corregimientos. - Foto: cortesía Gobernación

nación

Más de 842 personas en riesgo de inundaciones por el embalse del Guájaro en Atlántico

Autoridades avanzan en el censo de viviendas cercanas al embalse del Guájaro y canal del Dique.

Las autoridades en Atlántico, a través de la Secretaría de Interior y la Subsecretaría de Prevención y Atención de Desastres, avanzan en el censo de las viviendas en condición de vulnerabilidad cercanas al embalse del Guájaro y el canal del Dique.

“Con este censo, queremos tener una caracterización de las poblaciones del sur, con la finalidad de presentar ante el Gobierno nacional un reporte detallado de la situación”, explicó la subsecretaria Prevención y Atención de Desastres, Candelaria Hernández, desde el corregimiento de La Peña, en Sabanalarga.

A la fecha, en el corregimiento de La Peña, jurisdicción del municipio de Sabanalarga y el sitio que se ha convertido en espacio turístico para el departamento, se han censado 842 personas en 248 viviendas de los barrios El Tamarindo y sus sectores aledaños, Los Cocos, Loma Fresca, Piedra China y la zona de Puerto Bello, ubicada en las laderas del embalse del Guájaro.

Jesús Peláez Coronado, pescador de La Peña, se mostró agradecido con la Gobernación por el censo que está realizando. “Este censo llegó en un momento adecuado para que conozcan nuestra situación”, indicó.

Candelaria Hernández informó que este censo también se estará realizando en los municipios de Santa Lucía y Campo de la Cruz, al igual que sus corregimientos. Además, se llevará a cabo en Aguada de Pablo, Villa Rosa, Las Compuertas y Rotinet.

“Esta información es importante porque nos permite construir una evaluación de daños y análisis de necesidades, que permitan diagnosticar y priorizar la intervención en los sectores, para posteriormente registrarlos en el Registro Único de Damnificados”, agregó Hernández.

La segunda temporada de lluvias que atraviesa el país ha mantenido en alerta a las entidades territoriales debido a los pronósticos que emite el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam).

La magnitud de las emergencias por cuenta de las precipitaciones ha sido evidente y el Atlántico no es ajeno a la situación. Los municipios que se ubican al sur del departamento son los que más se han visto afectados.

Precisamente, la Gobernación entregó 85 mercados a igual número de familias en el corregimiento de San Juan de Tocagua, jurisdicción del municipio de Luruaco. Sus viviendas se inundaron después de que la ciénaga del Totumo se desbordara, a raíz de las fuertes lluvias.

Las autoridades departamentales se comprometieron a realizar revisiones en la laguna de Tocagua, la ciénaga del Totumo y de la intervención del arroyo Iraka, para empezar con las obras de mitigación.

De igual manera, la Gobernación informó que se habilitó la vía que resultó afectada por el desbordamiento del arroyo Grande en el sur del Atlántico.

Según las autoridades, el corredor, que comunica al municipio de Repelón con el corregimiento de Villa Rosa, fue habilitado provisionalmente, tras labores con maquinaria pesada durante dos días en la zona. La subsecretaria de Prevención y Atención de Desastres, Candelaria Hernández, explicó que la vía tendrá paso peatonal, de motocicletas y de vehículos livianos.

Se espera que se adelanten los estudios con el fin de evaluar el presupuesto necesario para ejecutar obras, que permitan ampliar el box culvert y evitar que nuevamente se desborde el arroyo.

Cabe resaltar que el próximo martes 4 de octubre se realizará el simulacro nacional, liderado por la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres. En el Atlántico las autoridades aún no han revelado detalles respecto a la jornada. En el Caribe, hasta el momento, se conoce que Cartagena participará del evento en el que se desarrollarán ejercicios de evacuación en escenarios asociados a inundaciones y deslizamientos producto de fuertes lluvias.

Con este tipo de actividades se busca mejorar la planeación, coordinación y comunicación entre las entidades públicas, privadas y la comunidad, para la respuesta efectiva frente a eventos generados por diferentes fenómenos amenazantes.