nación

Duque denuncia lazos de Maduro con Hezbolá en visita a EE.UU.

Por: Dora Glottman

En un discurso ante el grupo de cabildeo pro-Israel AIPAC, el presidente de Colombia equiparó al ELN y a las disidencias de las Farc con los terroristas de Oriente medio.


“Somos una nación que conoce el valor de la resiliencia”. Con esa frase inicio el presidente colombiano Iván Duque su discurso ante AIPAC -el grupo de presión pro-israelí más poderoso de los Estados Unidos- y logró la primera de muchas rondas de aplausos de los más de 18 mil asistentes al evento en el centro de convenciones en Washington.

Somos una nación que aprendió a convertir la adversidad en la más importante de las oportunidades”, así continuó el mandatario y sus palabras fueron recibidas con entusiasmo por un auditorio que se identifica con esa “resiliencia”, pues su causa, desde su fundación,hace 57 años, es asegurar el apoyo bipartidista en el congreso de Estados Unidos al estado de Israel, que como Colombia, crece y se desarrolla en medio del conflicto.

El presidente Duque fue uno de los invitados este año a la conferencia anual del Comité de Asuntos Públicos de EE.UU. e Israel (AIPAC, por sus siglas en Ingles) y, aunque poco después se reunió con el presidente Donald Trump en la casa Blanca, esta fue su principal oportunidad durante su viaje a Washington de ser escuchado por grupos de “lobby” tanto demócratas como republicanos. Por eso, en su agenda el presidente de los colombianos traía dos temas que le interesa que sean tenidos en cuenta en el congreso en Washington y en el parlamento en Jerusalén: intercambio comercial y terrorismo internacional.

Tras exponer los logros de su gobierno durante sus 18 meses de mandato, en especial en temas de seguridad y economía, el presidente habló de la importancia de la transformación social para garantizar la libre industria, y de nuevo buscó un punto en común con quienes llamó sus aliados. “Hemos recibido apoyo de todos los partidos, tanto en Estados Unidos como en Israel por la visión que tiene hoy Colombia. Sabemos que al compartir esos valores con nuestros aliados podemos trabajar juntos”, dijo Duque, abordando de esa manera el tema del tratado de libre comercio entre Colombia e Israel, que se firmó en el 2012, pero apenas este año entrara en efecto.

“Este año empezará a funcionar el acuerdo que permitirá que juntos promovamos la inversión y el desarrollo en la agricultura, la ciencia y la tecnología”, dijo Duque al mencionar las tres industrias que se estima podrían alcanzar un intercambio de las de 500 millones de dólares anuales, y añadió que él mismo iría hasta Israel para poner en marcha el tratado que firmó su antecesor, Juan Manuel Santos, en 2012. “Este año quiero ir a Israel”, dijo Duque ante una nueva ronda de aplausos por parte de su público, “quiero ir a invitar a Israel a invertir en Colombia y para que nuestros productos también lleguen a su mercado y podamos lograr un impacto positivo mediante la amistad y las alianzas positivas”. Además, anunció la creación de una oficina en Israel para la innovación con miras a intercambiar información y aprovechar en Colombia los extraordinarios desarrollos de Israel en todos los campos de la tecnología, la agricultura, la medicina, etc.

Apelando de nuevo a los intereses que unen a Colombia, EE.UU. e Israel, el presidente Duque incluyó en la lista de valores compartidos la importancia de la seguridad y la lucha contra el terrorismo. El mandatario recordó a su audiencia que hace unas semanas, en medio de una cumbre antiterrorista en Bogotá, se adoptaron las listas de organizaciones terroristas de EE.UU y la Unión Europea, que incluye al grupo chiita libanés Hezbolla y al movimiento Palestino Hamas “Organizaciones como Hezbollah tienen que ser destruidas junto con el ELN, las disidencias de las Farc y Hamas porque no podemos tolerar el terrorismo como una forma de expresión” y acusó al régimen de Nicolás Maduro de fomentar el terrorismo y el antisemitismo en la región: “la dictadura de Venezuela tiene trazos de antisemitismo y ha abierto sus puertas para que Hezbollah opere en la región y los apoye en los crímenes que comete contra su población”.

En el evento, el presidente Iván Duque se encontró con el profesor Marcos Peckel (izquierda), director ejecutivo de la Confederación de Comunidades Judías de Colombia; Jean Claude Bessudo, presidente del Grupo Aviatur, y Christian Cantor, embajador de Israel en Colombia. 

Para el profesor Marcos Peckel, director ejecutivo de la confederación de Comunidades judías de Colombia, además del discurso, el solo hecho de que el presidente Duque se comprometiera con la lucha antiterrorista en un escenario internacional, es prueba de los avances en la relación de nuestro país con el gobierno de Jerusalén. “Es la demostración palpable de la fortaleza de las relaciones de ese país tanto con Israel como con Estados Unidos. Colombia confirmó que tiene una relación estratégica con ambos”, así concluye Peckel, quien viajó con una delegación de las comunidades judías de Colombia a Washington para acompañar al mandatario.

Durante su intervención de casi 20 minutos, el presidente resaltó el aporte de la migración judía a Colombia, haciendo especial mención de su contribución a la creación de las más importantes industrias en nuestro país en el siglo XX,y de organizaciones tan valiosas como el banco de sangre y aportes a la medicina en el país.